jueves, 2 de marzo de 2017

Intelectuales brasileños piden candidatura de Lula

Cientos de hombres y mujeres de la cultura de Brasil quieren que se presente como postulante presidencial en 2018.

Luiz Inácio Lula da Silva
Brasil - El mundo de la cultura y de las letras ha vuelto a dar su palabra en Brasil. En el gigante latinoamericano, no son pocos los hombres de la cultura que, desde hace meses, vienen manifestando su profundo malestar con el gobierno de Michel Temer. Los recortes sociales y la eliminación de distintos programas de apoyo a la cultura, han sido una seña de identidad del hombre que, hace pocos meses, impulsó el impeachment a la presidenta Dilma Rousseff.

El regreso de la derecha política a las más altas esferas brasileñas, la reintroducción de las políticas neoliberales más descarnadas y el ataque permanente a los sectores del mundo del trabajo, ha encontrado así, a diversos oponentes. Los artistas se encuentran entre ellos.

El cantautor Chico Buarque, junto a otros 400 activistas culturales, han decidido pedir que Luiz Inácio Lula Da Silva vuelva a presentarse a las elecciones por el Partido de los Trabajadores en 2018. Lo hacen, dicen, convencidos de que la figura de Lula, ex obrero metalúrgico que dirigió los destinos brasileños entre 2003 y 2010, continúa siendo relevante para la izquierda política del país y para los trabajadores y excluidos.

El documento presentado por los intelectuales pide que Lula evalúe de manera inmediata la posibilidad de presentarse a las elecciones. Según afirman, es el hombre indicado para brindarle “al pueblo brasileño la dignidad, el orgullo y la autonomía perdidas”.

Los intelectuales y artistas no ahorran elogios para Lula. Además de hacer eje en la todavía imponente imagen positiva del político, afirman que durante su mandato se produjeron importantes transformaciones que permitieron que el país avanzase en términos productivos pero, sobre todo, en la erradicación de situaciones de pobreza extrema. Entre los principales logros de Lula se destacan la posibilidad de acceso a los estudios universitarios de miles de hijos de la clase obrera así como el desarrollo de una política social importante que habilitó a que 30 millones de brasileros dejaran de ser pobres.

Los intelectuales lo afirman con contundencia: “Fue un trabajador, hijo de la pobreza del nordeste, que asumió algunos años atrás la Presidencia de la República y dio un significado importante y auténtico a la democracia brasileña”.

El documento ha sido firmado por figuras de la talla del teólogo Leonardo Boff, el líder del Movimiento de los trabajadores Sin Tierra (MST), Joao Pedro Stedile, y el escritor Fernando de Moraes. Los músicos también dijeron presente en el apoyo a Lula. Chico Buarque, Beth Carvalho y Martinho da Vila, son solo algunas de las firmas destacadas entre los cientos de actores, hombres de letras, académicos y personalidades que decidieron salir en apoyo del ex presidente.

La posible candidatura de Lula no es una mera voluntad de este grupo de artistas. Desde hace tiempo, el propio Lula manifestó la posibilidad de volver a la primera linea de la política. Su partido, el PT, no atraviesa su mejor momento. La destitución de la ex presidenta Dilma Rousseff, las críticas por presunta corrupción y por el manejo de la crisis económica durante su gobierno, han afectado su credibilidad. Aún así, sigue siendo el principal partido de la izquierda y el que cuenta con mayores posibilidades de éxito electoral si sabe reinventarse a tiempo.

Entre la dirigencia del PT no son pocos los que apuestan por Lula. La mayor parte de los dirigentes creen que el ex presidente es la figura necesaria para enfrentar los próximos comicios. Ahora mismo, Lula se encuentra sin embargo, en la mira de la Justicia por un escándalo de corrupción que involucra a la empresa petrolera Petrobras. Sin embargo, no son pocos los que apuntan que se trata de una persecución política al ex mandatario.

Lula mismo ha afirmado que su involucramiento en un caso de corrupción no es más que una “persecución política y judicial” que pretende acabar con su espacio político y allanar el camino para que Temer y la derecha puedan continuar con el plan de ajuste neoliberal.

Lo cierto es que, al día de hoy, Luiz Inácio Lula da Silva, lidera las encuestas electorales. Ahora habrá que ver si, finalmente, decide participar. La izquierda brasileña tendrá, entonces, la palabra.

Informe: La Vanguardia / Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario