jueves, 22 de diciembre de 2016

ES LEY LA REFORMA DE GANANCIAS

Diputados aprobó el proyecto por 167 votos a favor, 4 en contra y 3 abstenciones. El kirchnerismo estuvo ausente 
en la votación.

Emilio Monzó condujo una caliente sesión en Diputados
que aprobó la reforma de Ganancias.
Nacionales - A exactamente un mes de que el Poder Ejecutivo enviara el proyecto que tuvo en vilo a la dirigencia política y gremial, la Cámara de Diputados convirtió en ley la reforma del mínimo no imponible, las escalas y las alícuotas del impuesto a las Ganancias, con 167 votos a favor, 4 en contra y 3 abstenciones.

Con el Frente para la Victoria ausente en el recinto al momento de la votación, la Cámara baja puso fin a una verdadera novela que inició con el envío tardío del proyecto, prosiguió con una victoria de la oposición y culminó con un acuerdo multisectorial entre el Gobierno, la CGT y los gobernadores.

Cambiemos consiguió el apoyo del Frente Renovador de Sergio Massa; el bloque Justicialista de Diego Bossio y Oscar Romero; el progresismo liderado por Margarita Stolbizer y Alicia Ciciliani; y el Movimiento Evita, referenciado en Leonardo Grosso. El rechazo vino del Frente de Izquierda, mientras que Compromiso Federal imitó lo hecho por los senadores Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre, y se abstuvo, al igual que Alcira Argumedo, de Proyecto Sur.

El dato de color fue la ausencia del Frente para la Victoria, que se retiró del recinto en forma de protesta, tras perder una votación con la que pretendía colocar el dictamen de minoría en primer lugar del debate. Pero hubo una excepción: los representantes de San Juan, liderado por el propio titular del PJ, José Luis Gioja, permanecieron en sus bancas.

Así, tras una catarata de cuestiones de privilegio por el caso Milagro Sala y la brutal represión en Jujuy, Diputados debatió durante apenas dos horas las modificaciones al impuesto a las Ganancias, que ahora se llamará “a los Altos Ingresos”, y que ahora pagarán alrededor de 400 mil trabajadores menos.

El debate

Al abrir la discusión, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Luciano Laspina, señaló que el proyecto “viene a reparar una injusticia histórica, las profundas inequidades y distorsiones que se fueron generando los últimos años, que implicaron subirles los impuestos a los trabajadores sin pasar por el Congreso nacional”.

El legislador del Pro vinculó el impacto del impuesto a las Ganancias a la inflación “que el anterior Gobierno ocultó” y observó que un 40% de los trabajadores alcanzados por el gravamen paga la cuota máxima, algo que será reparado con la flamante ley.

Además, destacó que “hubo una decisión valiente por parte del presidente (Mauricio) Macri, que fue primero convocar al diálogo y luego avisar que no iba a vetar la ley: que la dirigencia política debía hacerse cargo de sus decisiones”.

Aseguró Laspina que el proyecto que llega del Senado respeta lo votado en el Presupuesto 2017, y enumeró uno a uno los detalles del texto consensuado, al señalar entre otras cosas que “actualiza las escalas del artículo 90, congeladas desde el año 1990”.

El legislador resaltó la suba del mínimo no imponible para los jubilados, elevando ese mínimo no imponible al 6% de las jubilaciones mínimas. Recordó la deducción especial del 22% para las zonas patagónicas, y también citó que los nuevos jueces a partir de ahora “van a pagar el impuesto a las Ganancias como el resto de los argentinos”.

“Este es el primer Gobierno que les baja los impuestos a los trabajadores, no se dejen engañar”, advirtió Laspina.

A continuación, el radical Luis Pastori señaló que “ha primado la sensatez” en el tema Ganancias, y frente al planteo de si han habido ganadores y perdedores, aclaró que “acá ha habido un solo ganador, la política con mayúsculas, porque este proyecto nunca lo hubiéramos podido hacer si no fuera por la política”.

Definió la iniciativa como “un proyecto que satisface a todos, que viene a poner equidad y justicia”, e indicó que el impuesto en cuestión “había sido transformado en un impuesto regresivo, transformándolo casi en un impuesto al consumo”.

“Sin ninguna duda que con este proyecto estamos dando un poco más de justicia y equidad a cientos de miles de trabajadores de nuestro país”, aseguró el diputado misionero en su defensa enfática del proyecto que vino en revisión del Senado.

A continuación, la macrista Silvia Lospennato recordó los momentos difíciles que atravesó el debate sobre el tema, en cuyo transcurso “se había comenzado a resquebrajar” la relación alcanzada a lo largo del año con el resto de los bloques.

“Somos más los que queremos ver a una Argentina integrada a la región, abierta al mundo, competitiva y confiable; y también los que queremos un país federal, en serio, no solamente en la declamación”, señaló la diputada, que en la última sesión había entrado en ira por la avanzada de la oposición.

“Por suerte la Argentina comenzó a transitar este camino y quiero pensar que lo que nos pasó la semana pasada fue simplemente una recaída”, comentó, y aseguró que “este proyecto da un paso enorme para resolver esta inequidad, para hacernos caso de las promesas de campaña”.

A su turno, Héctor Daer –parte activa de las negociaciones como miembro de la CGT- sostuvo que “ningún trabajador involucrado en convenios colectivos de trabajo debe estar alcanzado por este tributo”.

El massista atribuyó a un “error político” del Gobierno no haber encarado correctamente el debate, y recordó el arduo camino recorrido tanto dentro como fuera del Congreso. “Por supuesto que no queríamos debatir en una mesa donde se nos tiraran las cuestiones de estabilidad o de situación fiscal de las provincias; creemos gratamente que las provincias tienen que ser sustentables y que nos debemos en este país un esquema que haga posible la sustentabilidad de las provincias, un esquema menos centralista”, explicó.

Pero aclaró que “lo que estábamos hablando era del dinero que pagamos los trabajadores, con distorsiones erosivas de nuestros salarios”, y reconoció: “Pudimos discutir escalas que venían desde más de una década y que el poder de turno se había negado a discutir”.

Daer subrayó que “incorporamos una fórmula de actualización”, porque “sistemáticamente los gobiernos de turno quieren llevarnos a discutir en el momento que discutimos paritarias, y poner e impuesto a las Ganancias como moneda de cambio”.

Otro sindicalista habló a continuación: el titular del bloque Justicialista, Oscar Romero, quien también celebró los acuerdos alcanzados aunque admitió que “no es el proyecto que queríamos”, ya que el proyecto anterior “era mucho más amplio”.

Más tarde, la diputada socialista Alicia Ciciliani anunció su apoyo al proyecto que “mejora la situación de los trabajadores”, y aclaró que su partido estará siempre de ese lado “no importa quiénes estén en la foto”, en alusión a la conferencia conjunta con Massa y el exministro de Economía, Axel Kicillof.

“Creemos absolutamente rescatable que hoy finalicemos nuestro año legislativo en el marco de diálogo y consenso”, puntualizó, lamentando que ese método se hubiera dejado de lado en la sesión anterior por parte del oficialismo.

Desde su banca, el titular del PJ, José Luis Gioja, defendió la posición de los diputados sanjuaninos del Frente para la Victoria que no sólo permanecieron en el recinto, sino que votaron a favor -Ramón Tovares, Graciela Caselles y Sandra Castro-.

“Que hayamos acordado no significa que estemos todos felices ni que este proyecto sea el mejor de todos. Al proyecto le falta muchísimo, deja mucho que desear”, aclaró, aunque reivindicó “la tarea de todos” los que participaron de las negociaciones, incluidos sus pares del FpV-PJ.

Gioja también defendió la quita de retenciones a la minería, que el grueso de la oposición pretendía eliminar. “Es la única actividad que ha hecho posible que mi provincia crezca”, dijo, y sugirió que en cambio se podría gravar “el complejo agroindustrial” y “la Pampa Húmeda”.

Informe: Parlamentario.com

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada