domingo, 27 de noviembre de 2016

¡ARGENTINA GANA LA COPA DAVIS!

El combinado albiceleste obtuvo la Ensaladera de Plata 
por primera vez en su historia. 
Grandes victorias de Del Potro y Delbonis.

Con el triunfo de Federico Delbonis sobre Ivo Karlovic, la Argentina
obtuvo la Copa Davis por primera vez en su historia.
Deportes - El 2016 fue el año en que finalmente Argentina se metió en el Olimpo del tenis. Luego de cuatro finales perdidas, el equipo nacional se consagró campeón de la Copa Davis por primera vez en su historia al superar en condición de visitante a Croacia en la serie decisiva. Se trata de la primera vez que el país se alzó con la Ensaladera de Plata en los 116 años de vida del certamen.

El combinado "Albiceleste" estuvo integrado por Juan Martín del Potro, Federico Delbonis, Leonardo Mayer y Guido Pella, en tanto que Daniel Orsanic se desempeñó como capitán. Con un ajustado pero heroico triunfo por 3-2 en el Zagreb Arena, todo ellos imprimieron sus nombres en lo más alto del tenis argentino. A la consagración se suman Renzo Olivo, Carlos Berlocq y Juan Mónaco, quienes no estuvieron en la final pero participaron de las series preliminares.

La historia comenzó a escribirse el viernes, con la disputa de los dos primeros singles. Delbonis saltó a la cancha para jugar ante Marin Cilic, el tenista número uno de Croacia. Aunque el local logró una clara diferencia en los dos primeros parciales, el tenista de Azul se repuso e igualó el partido, pero no puedo evitar la caída ante el número seis del ranking en el quinto parcial.

Argentina comenzó con el pie izquierdo, pero Del Potro iba a traer tranquilidad. El tandilense impuso su jerarquía y, con su victoria en cuatro sets ante Ivo Karlovic, dejó la serie 1-1 al final de la primera jornada.

La caída en el dobles iba a complicar el panorama argentino. Orsanic dispuso que Del Potro juegue el sábado junto a Mayer, pero la presencia del as de espadas "Albiceleste" no pudo evitar la derrota ante la sólida dupla croata integrada por Cilic e Ivan Dodig.

El domingo traería la consagración argentina, aunque no sin pelea. En el primer duelo, se enfrentaron las dos primeras raquetas de ambos países. Del Potro perdía los dos primeros sets ante Cilic y parecía que la ilusión se desvanecía, pero el tandilense demostró una vez más su inigualable capacidad de superación para ganar tres parciales en fila, quedarse con el partido e igualar la serie 2-2.

Toda la responsabilidad del cierre recayó en Delbonis, quien debió enfrentar al gran sacador Karlovic y logró el triunfo consagratorio.

Todo fue emoción y festejos. Tras las decepciones de las finales perdidas en 1981, 2006, 2008 y 2011, Argentina por fin quebró el maleficio y gritó campeón. De una vez por todas, la historia hizo justicia con la jerarquía del tenis nacional.

El triunfo de Delbonis

Los milagros existen: acorralada y a centímetros de la derrota, la Argentina reaccionó este domingo con una extraordinaria actuación de Juan Martín Del Potro y una sólida definición de Federico Delbonis para conquistar la Copa Davis por primera vez en su historia.

Delbonis, 41 del ranking mundial, sumó el punto decisivo para el 3-2 con un 6-3, 6-4 y 6-2 sobre Ivo Karlovic, 20 de la clasificación.

Un par de horas antes, Del Potro cerraba una actuación que ya está grabada como una de las mayores hazañas del tenis nacional.

En un electrizante partido, el tandilense volvió de lo que parecía una derrota consumada para imponerse a Marin Cilic, número seis del mundo, por 6-7 (4-7), 2-6, 7-5, 6-4 y 6-3 y cerrar la batalla de cinco horas con el meñique izquierdo fisurado.

"Si todo esto termina bien, va a haber sido la victoria más importante de mi vida", diría Del Potro mientras Delbonis aún luchaba por la victoria.

Terminó bien: la Argentina logró ganar el trofeo tras cuatro finales perdidas y se suma como decimoquinto país campeón en la historia de un torneo que todas las grandes potencias del tenis ya habían alzado al menos una vez.

Delbonis, derrotado tres de las cuatro veces que se había medido con el gigante Karlovic (2,11 metros y dueño de un saque devastador), jugó el partido más importante de su vida y respondió a la perfección.

El jugador de Azul entró a la cancha decidido a mandar, a no jugar a merced del dictado arrasador de Karlovic, y lo logró para que 4.000 argentinos en el Arena Zagreb estallaran en una gran fiesta, en el cierre de un año deportivo que entregó sinsabores con la selección de fútbol.

Informe: Infobae y agencias

0 comentarios :

Publicar un comentario