jueves, 15 de septiembre de 2016

Un foro para mejorar las expectativas

Por Gabriel Profiti
El Foro de Inversión y Negocios sirve al Gobierno, de mínima, para que los elogios sobre "la nueva Argentina" que la crema del mundo reparte en reuniones internacionales tengan una caja de resonancia local, donde el clima económico es adverso.

Según publicó la consultora Management&Fit, los índices de optimismo político y económico se desplomaron en las últimas semanas, justo cuando la administración macrista ve el punto de quiebre para una reactivación que se hace esperar.

La agenda económica estuvo dominada recientemente por los vaivenes en las tarifas de gas y luz, junto con índices de pobreza, desnutrición infantil, desempleo, consumo y ventas minoristas, empeorados durante estos nueve meses de gobierno.

Todas esas pálidas fueron enmarcadas por movilizaciones, principalmente de la izquierda, el kirchnerismo y el sindicalismo duro, en tanto la CGT reunificada suma argumentos para lanzar un paro general en el congreso del próximo 23.

Un auténtico parto con dolor que para los nuevos gestores del poder era necesario atravesar a fin de alumbrar un país distinto, "sin cepo, sin default, sin inflación y conectado con el mundo". Ese fue el eje del discurso que dio el Presidente al abrir el Foro ante unos 1900 empresarios de 67 países del mundo.

En el inicio de la reunión empresarial, el Indec difundió el índice de precios de agosto de solo 0,2%, tendencia bajista acelerada por el freno al aumento de tarifas.

Según los voceros oficiales, ese es el primer peldaño para volver a crecer, junto con otros factores como la incipiente reactivación de Brasil, la inversión "millonaria" en obra pública o la producción agropecuaria "récord".

Otros ítems que todavía se tornan dudosos para el prometido nuevo ciclo son el crecimiento del consumo -los salarios y jubilaciones se acercarían a la inflación a fin de año según el discurso oficial- y la "lluvia" de inversiones.

En materia económica las "expectativas" juegan un papel central. En los primeros paneles empresariales y en las reuniones con funcionarios, los líderes de las multinacionales desparramaron elogios para Macri y prometieron inversiones, pero al mismo tiempo deslizaron dudas subyacentes sobre "la estabilidad política" de cara al próximo turno electoral y la "competitividad" del país.

El gobierno promete encarar la competitividad sin afectar el poder adquisitivo de los salarios, vía reducciones impositivas, la búsqueda de "eficiencia" laboral y logística y una reinserción internacional "inteligente", entre otros cambios estructurales.

No obstante, cosechó muchas objeciones un primer intento llevado al Congreso por el proyecto de ley de Primer Empleo, al que seguirá otro sobre reforma de la Ley de Riesgos del Trabajo para reducir la "industria del juicio".

Para Macri el modelo es Australia, país que multiplicó su PBI en dos décadas desde 1983 (registró en 2015 un PBI per cápita de 50.962 dólares, mientras que el de la Argentina fue de 13.589 dólares, según el Fondo Monetario Internacional).

Pero claro, en el mecano argentino esas reformas dejarán heridos en distintos sectores y dependen de muchos factores, empezando por la "estabilidad política" y la contención social.

Paolo Rocca, cabeza del holding industrial más importante del país, habló en el foro de acuerdos políticos amplios para trabajar sobre bases firmes. Parece todo muy ambicioso. Primero habrá que mejorar las expectativas y empezar a mostrar otros índices.

Informe: NA

0 comentarios :

Publicar un comentario