miércoles, 21 de septiembre de 2016

“Massa es uno de nosotros que se fue”

Cristina Kirchner advirtió a sus seguidores que el líder del Frente Renovador “no es nuestro enemigo” y aseguró que 
“no es el candidato del establishment”.

Cristina Kirchner dialogó con algunos de sus seguidores
y les dijo que "Massa es uno de nosotros".
Nacionales - Cristina Kirchner ya actúa como candidata. Recibió a un grupo de dirigentes kirchneristas periféricos a los que durante sus años en el poder enviaba mensajes a través de terceros y no sólo eso: se prestó de buen ánimo una discusión política cuerpo a cuerpo.

“Los escucho, critiquen”, canchereó Cristina de entrada, ante la mirada atónita de Gastón Harispe, Jorge Aragón y Federico Martelli, dirigentes que acompañaron el kirchnerismo, pero nunca se integraron formalmente a La Cámpora, algo que en su momento costaba caro y ahora fuera del poder parece que es perdonable.

El organizador del encuentro fue Máximo, que parece muy interesado en sumar hasta el último kirchnerista resentido. Cuando notó que desde estos sectores las críticas por la derrota electoral no cedían, simplificó: "Listo, los va a recibir Cristina así le plantean a ella todo lo que piensan". Y así fue.

“Massa no es nuestro enemigo”, descolocó la expresidenta, cuando acaso esperando una respuesta favorable, le plantearon que el diputado “era la reserva del establishment”, ante un eventual fracaso del gobierno de Mauricio Macri.

“Nada que ver, Massa no es el candidato del establishment, Massa es uno de nosotros que se fue”, agregó Cristina y aclaró que el único rival político está en la Casa Rosada.

No parece casual que un senador ultra kirchnerista, como el entrerriano Pedro Gustavino haya reclamado públicamente un acuerdo con Massa.

Divertida, Cristina incluso se permitió especular con una mano del poder permanente en la denuncia contra Gabriela Michetti, para garantizar una línea sucesoria más amena. "Lo que le están haciendo a esa chica es una típica operación del establishment porque ella les molesta", agregó la expresidenta, en otro inesperado giro que descolocó  a sus interlocutores.

La expresidenta minimizó las quejas por el protagonismo de La Cámpora o figuras como Martín Sabbatella, Luis D´Elía o el intendente de Avellaneda, Julio Ferraresi.

“Ustedes tienen que escuchar lo que digo yo, pero eligen escuchar a los gurkas que dicen lo que dicen los gurkas. Escúchenme a mí”, los instruyó. Y negó cualquier responsabilidad en la derrota de Daniel Scioli. “Tal vez el problema es que nos seguimos dirigiendo al electorado del 2003 y no nos dimos cuenta que había cambiado”, fue su única autocrítica.

Cristina, como anticipó LPO, dejó abierta su candidatura en la provincia de Buenos Aires. “Voy a estar donde tenga que estar”, respondió, pero sugirió ser cautelosos con los tiempos. "En la política hay que manejarse con los tiempos de la política que no son los de los medios que anticipan todo. Este es un momento de construir, de acumular poder, luego la parte de la comunicación va a llegar sola", aleccionó.

Informe: LPO

0 comentarios :

Publicar un comentario