miércoles, 27 de julio de 2016

"EL MUNDO ESTÁ EN GUERRA"

El papa Francisco llegó a Polonia tras el asesinato de un sacerdote católico en Francia, ataque reivindicado 
por Estado Islámico.

El papa Francisco desciende del avió que lo condujo a Cracovia, en Polonia, donde
permanecerá cinco días. (Captura transmisión directa)
Internacionales (Cracovia, Polonia) - El papa Francisco advirtió este miércoles que "el mundo está en guerra debido a que perdió la paz", en declaraciones a bordo del avión que lo condujo a Cracovia, en Polonia, un día después del asesinato de un sacerdote en Francia por dos yihadistas.

"Se habla tanto de inseguridad, pero la palabra verdadera es guerra", dijo al comentar el degollamiento del sacerdote dentro de una iglesia en Francia, aunque inmediatamente precisó: "No se trata de una guerra de religión".

"Este santo sacerdote que murió cuando estaba orando por toda la iglesia es uno. Pero piensen en los numerosos cristianos, en los inocentes, en los niños. Piensen en Nigeria, la gente dice pero es en Àfrica´. Es guerra. No tengamos miedo de pronunciar esa palabra. El mundo está en guerra porque perdió la paz", reiteró el Papa a los periodistas que lo acompañan.

Francisco abrió así su primera visita de cinco días a Polonia, empañada por el ataque revindicado por el grupo Estado Islámico.

Francisco aterrizó a las 16H00 (14H00 GMT) tras dos horas de vuelo, en el aeropuerto internacional Juan Pablo II de Cracovia - Balice, donde fue recibido con una ceremonia sobria y sin discursos.

El Papa, quien presidirá a partir del jueves la Jornada Mundial de la Juventud, a la que asisten más de 200.000 jóvenes de todo el mundo, dijo que conserva "la esperanza" en ellos.

El Papa que prefiere las periferias del mundo, que ha visitado los países más olvidados de América Latina, que defiende una iglesia pobre para los pobres, permanecerá cinco días en Cracovia, la diócesis que el cardenal Karol Wojtyla dirigió antes de convertirse en Juan Pablo II.

Antes del baño de multitudes el jueves con miles de jóvenes católicos del mundo entero, que llegaron el martes para la inauguración de la JMJ, el papa encarará su primer encuentro delicado, con el presidente polaco, el conservador Andrzej Duda, en el Castillo Real de Wawel en Cracovia y con los obispos locales, una reunión a puertas cerradas que se desarrollará en la catedral.

Con un clero ultraconservador, con nostalgia del carismático Juan Pablo II, que reinó del 1978 al 2005, aclamado por su papel en la caída del comunismo, Polonia se resiste a aceptar el mensaje de Francisco a favor de una iglesia más flexible y compasiva.

Con este escenario, el  encuentro de este miércoles con las autoridades y los obispos será el momento más delicado para el líder del Vaticano, un verdadero test para su línea diplomática.

Las autoridades polacas no escatimaron recursos para evitar todo ataque durante la visita papal: 20.000 policías, 9.000 bomberos, 800 miembros de servicio de la protección del gobierno y 11.000 guardias fronterizos fueron movilizados para garantizar la seguridad.

Como sus dos predecesores, Juan Pablo II y Benedicto XVI, el excardenal algentino visitará el santuario mariano de Czestochowa y el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, donde alrededor de 1,1 millones de personas, entre ellos un millón de judíos, fueron asesinados por los nazis. La visita concluirá el domingo con una multitudinaria misa.

Informe: AFP-NA

0 comentarios :

Publicar un comentario