jueves, 23 de junio de 2016

Moral republicana / EL PAÍS EN MANOS DE LOS JUECES

Por Martín Risso Patrón

« [...] Exigimos ética y probidad en los diputados argentinos 
ante el Parlasur  [...]» 
[Julio Sotelo, Diputado Parlasur argentino FpV, solicitando 
la expulsión de su par de bloque José Francisco López, el de 
las bendecidas bolsas]

« [...] Dicen que somos todos chorros y corruptos y no me banco la generalización. No nos enriquecimos, a nosotros la política nos costó amigos, parejas, años de libertad. Impunemente dicen cosas que no somos [...]» 
 [Agustín Rossi, Diputado Parlasur argentino, en las mismas circunstancias]» 

Soldados de la misma causa

Desde Jaime, pasando por Schiavi y Báez; continuando con Chueco, José López, y terminando con Pérez Corradi, asistimos a un desfile bizarro de soldados del s. XXI con casco de guerra, protegidos con chalecos antibalas; patéticos muñecos de pelotero custodiados por Gendarmes de verdad. No vaya a ser que los suicide un francotirador pago, muy bien pagado, interesado en reventarles la media excrementicia que llevan preparada para revolearla ante el juez ad-hoc. Soldados de antimonio combatientes de la misma causa, juramentados en no dar la vida por sus venerados Jefes de cuando la cosa iba de punta en blanco con la plata del Pueblo; y ahora, con los Jefes en desgracia arrinconados y pálidos, quisieran darla antes de entrar en capacha en la sórdida gayola, y ser carne, lo mismo pero sin casco ni chaleco. Pero les encasquetaron el casco y ahí van. Algunos se hacen los locos, como Chueco y López. Otro mascullando amenazantes misivas manuscritas a los jueces en un siniestro juego del gato y del ratón, en el que no se sabe quién es quién: Báez, reo, y Cassanello, Juez. Mientras, allá en el aguantadero los Recalde hacen fintas compadronas y hasta hablan de moral; todo para no darle lugar al sagrado recinto del Congreso republicano argentino, repleto de representantes populares, para poner a De Vido en manos de la Justicia, que ya lo tiene imputado. Hacen valer el fuero, que en sus manos es inmundicia inmoral; De Vido, víctima de la inmoralidad de su fiel segundón, santo cielo.

¿Y los curas?

Mire vea; no lo sé. Cállese Doña Clota con eso que va mascullando con lengua mota: “...qué pretende meter el Profe a los curas si ellos no son políticos cuimba y lo voy a hacer excomulgar...” etcétera, sin mencionar que tiró un carajo por ahí al que hago obvio en bien de mi imparcialidad.

Sí, Doña ¡los curas...! ¿...qué pito tocan en esta inmundicia de la autopista del dinero K? Resulta que ahora hay sotanas negras y de color morado y también las hay púrpura, como en desfile de moda ¿vio? Pero ninguno sabe nada de nada, ni la sotana blanca blanquísima, sabe qué es lo que está pasando. Confesores y asesores espirituales de De Vido & familia, de López, etcétera. El obispo de Luján Rubén Di Monte, muerto el 18 de abril de este año, señor de la mansión de General Rodríguez, su dorado exilio de los altares, quién sabe si se llevó a la tumba algún secreto de confesión. Confesor de De Vido y de Lopecito.

Di Monte hizo construir la mansión a la que llaman convento [será por su aspecto] una vez retirado de la actividad episcopal en el año 2007. Había asumido a inicios del milenio como titular de la diócesis de Luján-Mercedes, en la provincia de BA, impulsado por el entonces prelado de la Argentina Jorge Mario Bergoglio, y de inmediato se hace íntimo amigo de NCK y de Julio De Vido, también de Lopecito. En la mansión hay una capilla en cuyo piso fueron puestas al aire tres fosas [dos de ellas llenas de escombros, la tercera limpia como una patena]; esas fosas construidas a cal y canto, dado el volumen que tienen, exceden en medidas a una cripta sepulcral como las que tienen las catedrales y sirven para soterrar los cuerpos de los obispos. En este punto vale tener en cuenta que un templo católico debe tener rango de casa Matriz, o Catedral o Basílica, para contener sepulcros en su interior. En lo de General Rodríguez, al parecer fue el cura Di Monte el que encargó construir tales bóvedas.

El mismo día en que López hace de las suyas de madrugada con bolsas llenas de pasta de la buena, y mucha, a las pocas horas cuando ya es de público conocimiento el hecho, Agustín Radrizzani, actual prelado de Luján-Mercedes, emite un comunicado muy breve en el que señala que las monjitas orantes y penitentes de Fátima no constituyen una orden religiosa, y que al parecer son agrupación laica no perteneciente a la Iglesia. Nada se sabe de cuál ha sido el destino de los huesos de Di Monte cuando la policía, munida de elementos contundentes profana intrépida y legalmente los pisos de la capilla de la mansión Di Monte y hallan los espacios huecos al pie del altar. Radrizzani, concurre hacia el mediodía, y dice que es un convento, que hay monjas y habla de “la Madre” al referirse a la monja senil que permanece en sus instalaciones. Pero lo destacado es que afirma seriamente que Rubén Di Monte, su predecesor, está sepultado en la cripta correspondiente de la Basílica donde tenía su sede, en Luján, lugar ad-hoc para su condición de obispo retirado. Da a entender que las bóvedas de la capilla serían para las monjas [laicas, no ordenadas por la ICAR]... Todo un despelote ¿no Doña...?

Entre frízeres y vizcacheras

Ayer nomás Don Sencillo Deapié, que toma el colectivo conmigo en el Barrio El Consuelo para venir al centro, me espeta. “¿...y, Profe, cómo anda la cosa del conventiyo...? Sabiendo el Viejo muy bien a qué se refería taimadamente. Bien nomás, díjele mirando el infinito por la ventanilla del bondi. “Cuidao, no se me vaya a mancar en alguna vizcachera...” cerró Don Sencillo, al bajarse en el hospital nuevo. Me quedé pensando.

¡Claro pues...! Justa la metáfora del Viejo. Son tantas las excavaciones a lo largo del país, que están haciendo los fiscales, y los descubrimientos de oquedades destinadas a la guita mal habida, que su grafismo me hizo parar los pelos de la nuca, mire vea.

Y así es como colijo que, según la pura lógica de la realidad, el dinero imposible de sacar del país por zurda vaya a saber por qué vendetta o lo que sea, debe permanecer oculto y custodiado. En frízer. ¿Cuántos hoyos de frizar plata habrá en tanto territorio K que permanece en nuestro soberano suelo, no?

Imagino que de vez en cuando hay que sacar alguito para pagar algunas cosas que están sucediendo, o pellizcar para el auto nuevo o cualquier cosa, o que el custodio de turno se pegue la avivada y entre viaje y viaje de un frízer a otro se quede con un bocadillo. Eso, además de rotar de cueva los bolsones, cuando los botones soplan la nuca.

En manos de los jueces republicanos

Se ha largado la maratón desde hace un tiempito nomás, y parece que faltarán togas pronto para contener tanto expediente, leerlo, y decidir sobre esto de tanto dinero frizado, propiedades de curas y de empresarios surgidos de la nada.

El paisanaje en manos de los Jueces, como debe ser, custodios de sus intereses. En la República, los magistrados obran conforme tres criterios de piedra: 1] Exactitud técnica judicial, 2] Solvencia doctrinaria, y 3] Moral republicana; las tres, son las puntadas firmes de las togas magistrales. Sin ellas, los Jueces quedan desnudos. Las tres sí o sí deben adornar sus actos. De otra manera, seguirán haciendo hoyos de vizcachera en todo el territorio patrio sólo pa’ que se manque el Paisanaje, y después, nada.

© Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario