jueves, 16 de junio de 2016

El FPV después de Hiroshima

Por Gabriel Profiti
Todo el Frente para la Victoria seguía malherido en las últimas horas por la estruendosa detención de José López y reaccionaba públicamente con disparidad, de acuerdo con la distancia o cercanía afectiva entablada con Cristina Kirchner.

Así, los kirchneristas duros buscaban alambrar las responsabilidades del hecho en el exsecretario de Obras Públicas, el Consejo del PJ conducido por los ortodoxos José Luis Gioja y Daniel Scioli emitió un comunicado más mesurado pero en sentidosimilar y quienes apuestan a cerrar la etapa K comenzaron a acelerar procesos iniciados a fuego lento.

La pesadumbre del exoficialismo pudo percibirse este miércoles en el Congreso, donde sesionaron la Cámara de Diputados y el Senado para aprobar el paquete ómnibus de jubilaciones y blanqueo y los nuevos jueces de la Corte Suprema de Justicia.

Dentro del grupo de emancipados se encuentran el exgobernador de Misiones, Maurice Closs, quien anunció su alejamiento del bloque del FPV-PJ junto a los diputados Jorge Daniel Franco, Silvia Lucrecia Risko y Daniel Di Stéfano, mientras que en el Senado hizo lo propio su comprovinciana Sandra Giménez.

Todos ellos fundaron su decisión en diferencias dentro del bloque -evidentes en el caso de Closs tras la derrota electoral- pero fue sugestivo el momento del anuncio, 24 horas después de que López fuera detenido lanzando bolsos con casi nueve millones de dólares y 150 mil euros al interior de un monasterio.

De todos modos, Closs no pudo desligarse del enchastre de la obra pública kirchnerista: acaba de ser citado a indagatoria, junto a López, Julio De Vido, Hebe de Bonafini, los hermanos Schoklender y otras figuras clave de la última década por presuntas irregularidades en el programa Sueños Compartidos.

También un grupo de intendentes bonaerenses que tomó distancia del kirchnerismo en los últimos meses se preparaba para acelerar su posicionamiento como la renovación de PJ.

Ese escuadrón compuesto por Gabriel Katopodis, Martín Insaurralde y Juan Zabaleta, entre otros, tomaron como referencia al exministro de Interior y Transporte Florencio Randazzo, quien también podría zafar de las secuelas de Hiroshima: durante años los hombres fuertes del Ministerio de Planificación fueron sus adversarios acérrimos en el Gobierno.

"Ya se venía hablando, pero esto obliga a acelerar los plazos: este grupo se prepara para hacer un lanzamiento público como una opción dentro del peronismo, con la idea de defender las políticas de inclusión pero separándose de toda esta basura.

Solo falta definir el nombre del espacio, la fecha y el contenido que sustentará su creación", dijo uno de los armadores de este embrión postkirchnerista con base en el conurbano bonaerense.

Por el momento, el kirchnerismo evitó enviar a De Vido al mismo leprosario que López, porque reconocen en el exministro un estilo político de cercanía que no cultivaba su subordinado, aunque esa conducta podría cambiar porque al ex hombre fuerte de la Planificación Federal las balas judiciales le pican cerca.

La fidelidad se observó en la decisión del FPV de no dar quórum a un intento del oficialismo de acelerar el permiso a los allanamientos previstos por el juez Luis Rodríguez a las propiedades de De Vido, quien goza de fueros parlamentarios.

Los ultrakirchneristas, en tanto, esperaban un pronunciamiento de su jefa política, que se hacía esperar.

© NA

0 comentarios :

Publicar un comentario