lunes, 11 de abril de 2016

CRISTINA YA VUELA A BUENOS AIRES

La despidieron en El Calafate cientos de militantes de La Cámpora, algunos de los cuales agredieron a periodistas 
de TN y Canal 13.

Nacionales - A partir de las 15:45hs, gente de La Cámpora, simpatizantes y vecinos de El Calafate, comenzaron a congregarse frente a la residencia de la familia Kirchner. A las 18:10 hs, a bordo de un Megane II y acompañada por dos camionetas de la custodia, salió de su casa, transitando en medio de dos hileras de gente que se agolpaban para saludarla. 

Unas 350 personas la saludaron y le dieron su apoyo, entre ellos varios militantes de La Cámpora, que desplegaron sus banderas y cantaron consignas partidarias durante toda la jornada, en contra de Clarín/Magnetto y Mauricio Macri.

Exactamente 18:40hs, la caravana arribó al aeropuerto Piloto Tola, en cuya explanada principal esperaban a la ex presidenta, alrededor de 150 personas, que le gritaban su apoyo, desplegaban carteles y la acompañaron hasta el pre-embarque. Allí, Cristina Fernández ingresó a la planta alta y saludó a la militancia a través del vidrio, disponiéndose luego al abordaje en el vuelo 1893 de Aerolíneas Argentina, ocupando la fila 2 de “Clase turista”. El avión despegó de esta ciudad a las 19:23 hs.

Prensa negra

La nota discordante, la pusieron algunos simpatizantes de La Cámpora, que mientras la prensa y el público esperaba la salida de Cristina Fernández, del interior de su casa, comenzaron a golpear e insultar a los camarógrafos de canal 13 y TN que se encontraban allí.

Grupos de inadaptados, se interponían con sus banderas a los reporteros gráficos, empujaban a los asistentes de cámaras y pateaban por abajo, a los propios camarógrafos. Discusiones, gritos, reclamos y desafíos se plantearon entre los que actuaban en patota y los trabajadores de prensa que intentaban captar imágenes de CFK saliendo del lugar. Había, obviamente, personas que trataban de apaciguar los ánimos y hasta el propio dirigente camporista Matías Bezi, pedía tranquilidad y cordura, a quienes a su alrededor, impedían que los periodistas hicieran su trabajo. En medio de esa confusión, fueron agredidos Matías Rebella, Leandro Giaconi y Marcos Barroca (cámara, ayudante y cronista) de TN y Canal 13.

Los gritos y reclamos, fundamentalmente, giraban en torno a la gente de Canal 13 y TN allí presente, reclamándoles que trabajaban para Magnetto y Macri, mientras les recriminaban que era “prensa negra” y que “luego publicarían cualquier cosa”, refiriéndose a la edición de los hechos, donde pondrían el acento en críticas a Cristina Fernández y no en la noticia de su salida hacia Buenos Aires.

Informe: OPI Santa Cruz

0 comentarios :

Publicar un comentario