viernes, 25 de marzo de 2016

La diplomacia de la dictadura en las Naciones Unidas

Por Rodrigo Lloret

Tras el macabro plan sistemático de represión y violaciones a los derechos humanos que se instauró en 1976, la dictadura militar logró silenciar las denuncias que se producían en el país. Sin embargo, el régimen no pudo evitar ser desafiado en el exterior por los organismos de derechos humanos y los exiliados radicados en Europa y en América Latina. 

En esa disputa que se realizaba en el mundo sobre lo que sucedía en la Argentina, los diplomáticos se convirtieron en una pieza clave del engranaje militar para justificar lo que explicaron como una “guerra” desatada por “terroristas” y “subversivos” que organizaron una “campaña antiargentina” desde el exterior.

A pocos días de la conmemoración por el 40° aniversario del sangriento golpe de Estado es importante dirigir la atención hacia los civiles que representaron a la última dictadura militar en el Comité de los Derechos Humanos que sesionó en la sede de Ginebra de la ONU entre 1976 y 1983. Para lograr ese objetivo, aquí se revelan documentos que han sido desclasificados recientemente por el Centro de Información de Naciones Unidas (CINU), sede de la ONU en Buenos Aires, bajo la carátula “Argentina Desaparecidos” y “Derechos Humanos”.

 El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas fue una subcomisión del Consejo Económico y Social (ECOSOC), fundada el 12 de agosto de 1947 y funcionó hasta el 15 de marzo de 2006, cuando fue disuelta tras el nacimiento del Consejo de Derechos Humanos como organismo de la ONU. Tenía sede en Ginebra, Suiza, y asistía en funciones a la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Estaba integrado por 53 Estados miembros, no había miembros permanentes y cada año, aproximadamente, un cuarto de los asientos del Comité eran electos y los representantes sesionaban por tres años.

 Entre 1976 y 1983, en su ámbito se discutieron denuncias vinculadas a las violaciones de los derechos humanos en varios países de Sudamérica en los que había gobierno de facto, como en la Argentina, Chile, Brasil, Uruguay, Bolivia y Paraguay. También se analizó la situación de represión en el régimen de apartheid de Sudáfrica, y en otros países, como Chipre, Siria e Irak. En la mayor parte del periodo de la dictadura argentina estuvo integrada por Antonio Cassese, de Italia; Nicole Questiaux, de Francia; Sergei Smirnov, de la Unión Soviética; Muhammad Yussef, de Irak; Monique Schreiber, de Bélgica; y Benjamín Whitaker, del Reino Unido. Entre 1977 y 1982, cuando la discusión sobre la situación argentina tomó mayor protagonismo, el holandés Teo Van Boven fue su director.

El holandés Van Boven reveló que un “rol clave en el plan de ocultamiento” de las denuncias por violaciones a los derechos humanos, lo tuvo el jefe de la misión en Ginebra, embajador Gabriel Martínez. En su declaración ante el Juicio a las Juntas, Martínez aseguró que la estrategia de la diplomacia que él representó fue evitar sanciones “desde el punto de vista de los derechos humanos” para que en la Argentina no se vean “afectados intereses comerciales, su prestigio internacional y su poder negociador”.

Primeras denuncias

La discusión sobre la situación argentina comenzó en agosto de 1976 cuando la presión de los exiliados y de países como Francia y Austria obligó al organismo de Ginebra a pedir un cuadro de situación sobre las violaciones a los derechos humanos en las dictaduras del Cono Sur. Por disposición de las Naciones Unidas, las organizaciones que lo redactaron, como Amnesty International o la Asociación Internacional de Abogados, debieron evitar cualquier mención directa de los países involucrados. Pero dado el fuerte rechazo que tuvo el informe en la diplomacia argentina, era evidente que aludía, en gran parte, a la dictadura de Rafael Videla.

El Comité de Derechos Humanos empezó a recibir informes sobre desapariciones y torturas cometidas en la Argentina luego de que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) manifestara su preocupación ya que debía velar por la seguridad de 16 mil latinoamericanos que se habían refugiado en la Argentina para escapar de las dictaduras de sus propios países. El 19 de agosto de 1976, bajo la carátula “Cuestión de la violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales”, se realizó una nueva sesión del Comité en la que Van Boven advirtió que el Grupo de Expertos ad hoc constituido para investigar la situación en Chile ya había elaborado dos informes acerca de la violación de los derechos humanos en ese país, por lo que remarcó que había “pasado la hora de limitarse a expresiones de inquietud y condenación” para “adoptar medidas concretas, quizá mediante una presión económica a Chile, o prestando ayuda jurídica a las víctimas de la opresión y a sus familias por conducto de las Naciones Unidas y por otras vías”.

Para 1978 la presión en el Comité de Derechos Humanos, liderada por Francia, se volvía insostenible para la Junta. Para entonces los debates reservados salieron de la esfera de Ginebra gracias a la difusión de un artículo en el diario francés Le Monde escrito por Isabelle Vichniac que hizo públicas las denuncias contra la Argentina en la ONU. Comenzó así una presión muy fuerte contra el gobierno argentino y el 13 de septiembre de 1978 Francia impulsó un nuevo proyecto de resolución en el que se manifestaba “profundamente preocupada por las alegaciones relativas a la desaparición de numerosas personas en Argentina”, por lo que “ruega al gobierno argentino que, por razones humanitarias, dé noticias de las personas señaladas a la atención de diversos miembros de la Subcomisión cuyas listas han presentado éstos a la secretaría”. La francesa Questiaux, autora del proyecto, había advertido en la sesión que tenía “el deber moral” de presentar esa resolución.

La respuesta del gobierno argentino llegó a través del diplomático Amadeo que dijo que no dudaba de las buenas intenciones de Questiaux pero “la cuestión está en determinar la forma en que se habrán de canalizarse los sentimientos humanitarios” a la vez que cuestionaba la implementación porque aseguraba que “el documento tiene un marcado contenido político”.

Gracias al respaldo de la URSS y de los países que integran el Movimiento de los No Alineados, en 1979 la Argentina tenía los aliados necesarios para mantener las críticas sólo en el seno de la Subcomisión y consiguió un lugar como miembro del estratégico Comité de Derechos Humanos.

Las “locas de la Plaza”

La presión de Francia continuó durante 1979, sobre todo, porque el caso de las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet, que habían sido desaparecidas en las Argentina, conmocionaba a la opinión pública francesa. El 28 de agosto de ese año, la representante Questiaux realizó una emotiva declaración en la sesión del Comité de Derechos Humanos de la ONU, aclarando que lo hacía en calidad de “testigo, analista y defensora” para mencionar, por primera vez en ese ámbito de primer nivel internacional a la figura de las Madres de Plaza de Mayo: “Como a muchos, me han sorprendido las manifestaciones de las que han llamado ‘las locas de la Plaza de Mayo’. Ahora bien hace algunas semanas me he enterado de que una de esas mujeres que se manifestaban para encontrar a su hijo desparecido, había desaparecido a su vez. Me dije entonces que no cesaría hasta suplir con otra la voz de esa mujer y que, si iban a desaparecer otras mujeres todavía, deberían saber que sus justas demandas serían recogidas en todas partes donde pudieran serlo”.

Para 1980 la situación internacional presentará importantes cambios en el “frente externo” de la dictadura, lo que permite observar una posible reformulación de su estrategia en el organismo de Naciones Unidas de Suiza. Por un lado, la situación mejoró para la Junta gracias al apoyo que obtuvo del nuevo gobierno del republicano Ronald Reagan, que triunfó en la campaña presidencial de 1980 en los Estados Unidos dejando atrás la postura del demócrata Jimmy Carter en favor de los derechos humanos como herramienta para contrarrestar a la URSS en el marco de la Guerra Fría. Por el otro, la publicación de abril de 1980 del informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, que había recabado documentación sobre la represión interna en la Argentina durante su visita al país de 1979, obligará al Proceso a dejar atrás la etapa de menosprecio a las denuncias de violaciones a los derechos humanos. Para hacer frente a esa situación, la dictadura entendió que el nuevo contexto internacional le permitía justificar los “excesos” que, según lo manifestaba, se habían cometido con el objeto de establecer un marco definitivo para garantizar la paz para todos los argentinos.

Como lo demuestran los documentos de las sesiones reservadas realizadas en la sede de Ginebra de la ONU entre 1976 y 1983, los diplomáticos argentinos asumieron la defensa del régimen. Tal como se evidencia en otros contextos autoritarios, como el nazismo alemán de la primera mitad del siglo XX, y otras dictaduras sudamericanos de la segunda mitad del siglo XX, los funcionarios del servicio exterior argentino no eran miembros de las Fuerzas Armadas pero brindaron su aporte para garantizar la supervivencia de la dictadura.

En ámbitos de negociación internacional, frente a diplomáticos de otros países y hasta enfrentando a familiares de los desaparecidos, exiliados del régimen y representantes de los organismos de derechos humanos, estos diplomáticos argentinos manifestaron su rechazo a los “terroristas” y a los “subversivos”, pidieron comprensión para la “situaciones de excepcionalidad” y apoyo para la Junta que buscaba “imponer la paz interna”. Y, tal como quedó demostrado, no ocultaron su decisión de apoyar a una sanguinaria dictadura.

 Bibliografía
-Basconi, A. (2012). Elena Holmberg, la mujer que sabía demasiado. Sudamericana: Buenos Aires.
-Canelo, P. (2007). El proceso en su laberinto, la interna military de Videla a Bignone. Prometeo: Buenos Aires.
-Crenzel, E. (2008). La historia política del Nunca Más. Siglo Veintiuno Editores: Buenos Aires.
-Franco, M. (2002). La campaña antiargentina: la prensa, el discurso militar y la construcción de consenso. En Casali de Babot, J. y Grillo, M. V. (Ed.). Derecha, fascismo y antifascismo en Europa y Argentina. Universidad de Tucumán: Tucumán.
-Franco, M. (2008). El exilio, argentinos en Francia durante la dictadura. Siglo Veintiuno Editores: Buenos Aires.
-Guest, I. (1990). Behind the disappearence. Argentina’s dirty war against Human Rights and the United Nations. University of Pennsylvania Press: Filadelfia.
-Jensen, S. (2010). Los Exilados. La lucha por los derechos humanos durante la dictadura. Sudamericana: Buenos Aires.
-Jonas, M. (2012). “'Can One Go Along With This?' German Diplomats and the Changes of 1918-1919 and 1933-1934”. Recuperado Journal of Contemporary History. 47, (2), 240-269.
-Markarian, V. (2013). Una mirada desde los derechos humanos a las relaciones internacionales de la dictadura uruguaya. Banda Oriental: Montevideo.
-Moreno Ocampo, L. (2014). Cuando el poder perdió el juicio. Capital Intelectual: Buenos Aires.
-Novaro, M. y Palermo V. (2003). La dictadura militar argentina. Paidós: Buenos Aires.
-Oliveira, P. A. (2006). O corpo diplomático e o regime autoritário (1926-1974). Análisis Social. 178, 145-166.
-Sikkink, K. (2008). From Pariah State to Global Protagonist: Argentina and the Struggle for International Human Rights. Recuperado Latin American Politics and Society. 50, (1), 71-122.
-Tunks, M. (2002). Diplomats or Defendants? Defining the Future of Head-of-State Immunity, Duke Law Journal. 52, 115-147.

© La Vanguardia

0 comentarios :

Publicar un comentario