jueves, 18 de febrero de 2016

NOTICIAS SOBRE DIOS

Científicos y filósofos ofrecen sus respuestas y opiniones sobre una de las primeras preguntas que se hizo 
el ser humano: la existencia de Dios

Ilustración: Daniel Paz
RICHARD DAWKINS (Biólogo, etólogo, escritor) - "Darwin arruinó toda posibilidad"
No creo en brujas, hadas, Alás o Espíritus Santos, siempre por la misma razón: no hay ninguna pizca de evidencia de su existencia. Podría no haber evidencia de un dios específico pero ¿podríamos pensar en alguna clase de “diseñador inteligente” o “arquitecto” o un razonamiento del tipo “mejor algo que nada”? El argumento biológico nos presenta a los seres vivos que hacen pensar en la ilusión del diseño superior. Pero esta versión fue arruinada por Darwin. Cualquier creyente que apele al “diseño” de los seres vivos simplemente ignora la biología. En cuanto al argumento cósmico, para el que Dios es “un primer movimiento” o “causa primaria”, los físicos han cerrado toda posibilidad. No cabe creer en un primer diseñador que implica más incógnitas que las que trata de solventar. En cualquier caso, sería un salto sin lógica alguna, pasar de alguna causa primaria a la Santísima Trinidad, con el hijo torturado y muerto por que el padre que quiere perdonar a los seres creados…
¿Por qué la religión tiene que ser inmune a los criterios standard de verificación que aplicamos en cualquier otro ámbito de la vida?.

EVANDRO AGAZZI (Filósofo) - "No es necesario renunciar a la razón"
La razón es limitada, así existen verdades que son superiores a ella (en cuanto tienen que ver con ciertos aspectos de la realidad que son sobrenaturales), pero estas nunca pueden ser contrarias a la razón. Como es entendido el misterio: cuando es defendido, uno se limita a afirmar que sobrepasa a la razón; se trata en primer lugar de mostrar que “no repugna” a la razón, bien que evidenciando luego cuáles son los aspectos que la razón no llega a esclarecer y que, por tanto, se aceptan por simple fe en la revelación.
Esto no es una renuncia a la razón sino, si acaso, la adopción de una profunda actitud que ya Pascal expresaba diciendo que el último paso de la razón consiste en reconocer que existen infinitas cosas que la superan. En sustancia se trata del ejercicio de una razón abierta. Esto no conduce a la negación de la racionalidad. Yo diría: todo cuanto llegáis a comprender vosotros lo comprendo yo también, mientras que yo también llego a comprender ciertas cosas que para vosotros son incomprensibles.

SAM HARRIS (Filósofo, neurocientífico) - "¿Cómo sabe un ateo que no hay Dios?"
¿Lo puede probar? Esas son las preguntas que debe esperar un no-creyente. Solemos oír: “Los ateos son tan fundamentalistas y dogmáticos como los creyentes”. Pero no son razonables esas críticas: en realidad todo creyente actúa como ateo respecto a todas las creencias y religiones que no son la suya. La falta de evidencia es todo y solo lo que uno necesita para desterrar un falso conocimiento. Y una falsa evidencia, ofrecida en un rasgo de euforia es igualmente mala.
En cuanto uno repasa los libros sagrados de cuyo origen no tenemos evidencia alguna, se pueden rechazar las doctrinas del judaísmo, cristianismo, islamismo. La más estúpida idea es admitir que los autores de los libros sagrados supieran algo de los orígenes de la vida, la relación entre mente y cerebro, etc. Necesitamos investigación honesta, solo eso. La fe, si acaso acierta en algo es por casualidad.

ROGER SCRUTON (Filósofo especializado en estética) - "Expreso la recuperación de mi fe con júbilo"
La religión, como Durkheim señaló, es un hecho social. La religión no es algo que te suceda, ni emerge como la conclusión de una investigación empírica o un argumento intelectual. Es algo a lo que tu te unes, a lo cual te conviertes o dentro de lo cual naces. Perder la fe cristiana no es un mero asunto de duda de la encarnación o la redención en la cruz. Significa cesar en la “comunión”, dejar de ser miembro de la cristiandad. Así es en todas las religiones.
No quiero decir que en la religión solo haya adhesión. También hay doctrina, ritual, oración, culto. Hay la visión de un Dios creador y la búsqueda de signos de revelación y trascendencia. Todo eso crece con la experiencia de la pertenencia a una comunidad, es ella la que te alimenta con un alma que te abraza.
Por mucho que estudiemos la evolución de la especie humana y descubramos los secretos de la naturaleza, no llegaremos a descubrir el camino de auténtica libertad. La libertad, el amor y el deber llegan a nosotros como una visión de la eternidad y comprenderlo es comprender a Dios. Este conocimiento atraviesa las barreras del tiempo y nos sitúa en contacto con lo eterno. Por ello, el salmista termina diciéndonos de Dios, que “su verdad pasará de generación en generación”.
Debo expresar la recuperación de mi fe, de la religión, no con palabras de arrepentimiento sino con tranquilas palabras de júbilo.

MICHAEL SHERMER (Historiador, escritor) - "Los seres humanos crearon a Dios"
No creo en Dios por cuatro razones:
Primera: no hay ninguna evidencia de la existencia de un ser omnisciente, omnipotente, que nos pudiera crear a nosotros, nuestra moral y, al tiempo, ofrecernos una vida eterna.
Segunda: cualquier ser de tal naturaleza superior estaría, por definición, fuera del alcance de nuestro conocimiento.
Tercera: cualquier posible inteligencia extraterrestre de nivel superior, sería para nosotros indiferenciable de un Dios.
Cuarta: hay una abrumadora evidencia histórica, antropológica, sociológica y científica de que fueron los seres humanos los que crearon a Dios y no a la inversa.

© Filosofía Hoy

Selección y notas aclaratorias: Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario