miércoles, 24 de febrero de 2016

EVO RECONOCE SU “PRIMERA DERROTA”

“Perdimos una batalla, no la guerra”, dijo Morales quien no podrá volver a postularse tras el resultado del referendo 
que impedirá la reforma constitucional.

Bolivia - La Constitución boliviana no sufrirá por el momento reforma parcial alguna y el presidente Evo Morales cumplirá su tercer mandato consecutivo de un lustro el 22 de enero de 2020, ha confirmado este miércoles el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia luego de divulgar los resultados del referendo dominical.

El 'NO' a la reforma parcial de la carta política boliviana y la repostulación del presidente Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera en las elecciones de finales de 2019, que involucraba el referendo del domingo último, se impuso con el 51,3% de los votos frente a 48,7% del 'SÍ', en una final de infarto que crispó a la población y ciudadanía boliviana.

Este miércoles, tras varios días de silencio, Morales habló en conferencia de prensa para admitir su derrota electoral. "Algunos sectores de la derecha hicieron una campaña sucia. Dijeron que si ganaba el SI los indios serían inalcanzables", comenzó el mandatario.

Y resaltó: "Perdimos una batalla, pero no la guerra. La derecha intenta confundir a la población, pero no lo van a lograr. Pensé que el voto duro del MAS era del 35 al 40%. Ahora vemos que es del 50% pese a la guerra sucia y conspiración interna y externa".

"Nunca he buscado un cargo. El cargo me buscó a mí", se justificó en su intento de buscar un nuevo mandato.

También comentó: "Soy disciplinado socialmente y sindicalmente, perdimos una batalla, pero no estamos derrotados. Mientras exista capitalismo e imperialismo, la lucha sigue con mayor unidad. Cuando nos hayamos liberado del modelo de dominación neoliberal estaremos mejor".

"Los que dijeron SÍ, le dijeron si a Evo; los que dijeron NO, afirmaron no te vayas Evo", bromeó.

Y concluyó: "No porque ganó el NO se acaba la vida de Evo y la lucha. Les digo al pueblo boliviano que respeto la decisión y seguiré batallando por la liberación y la Agenda Patriótica. Esto no termina. A mí me ha fortalecido que casi 50% sea el voto duro de nuestra revolución. Impresionante, increíble".

Ante las preguntas de los periodistas, el jefe de Estado dijo que los movimientos sociales son "movimientos de valores" y criticó a la clase media: "Es una clase a medias". También se despachó contra las redes sociales y las acusó de ser "recolectores de basura". Ante la consulta sobre quién podría postularse por su partido, Morales dijo que "no es momento para hablar de sucesor".

La presidente del Tribunal Supremo Electoral, Katia Uriona, en un informe dado en la noche del martes, destacó que la institución ha respondido al compromiso asumido y ha avanzado "en el fortalecimiento de la democracia" al ratificar con la verificación de los votos la decisión tomada por los bolivianos en la consulta del domingo.

Se trata de la primera derrota electoral de Morales en los diez años que lleva en el poder, en los que hasta ahora solo había cosechado triunfos cuando su liderazgo estuvo en juego.

Hasta horas antes del resultado, Morales y el vicepresidente del país, Álvaro García Linera, expresaron su confianza en que el Sí iba a remontar y terminaría superando al No con los votos de los campesinos e indígenas, que fueron los últimos en computarse.

El resultado del referendo es un rechazo a la propuesta del oficialismo de reformar un artículo de la Constitución para ampliar el número de mandatos consecutivos permitidos de dos a tres.

Morales y García Linera pidieron apoyo a esa propuesta con el propósito de volver a ser candidatos en los comicios de 2019, para buscar un cuarto mandato para el período 2020-2025.

Ambos gobiernan Bolivia desde el 22 de enero de 2006, asumieron su segundo mandato en 2010 y el tercero en 2015, que terminará el 22 de enero de 2020.

Los dos gobernantes se presentaron a los comicios generales de 2014 con el aval de un fallo del Tribunal Constitucional que resolvió que el primer período 2006-2010 no debía contarse ya que Bolivia fue refundada como Estado Plurinacional en 2009.

El NO a la posibilidad de que Morales se postule a la Presidencia de Bolivia en 2019, no significa que el MAS no aliste un candidato para los comicios de fines de 2019.

El código político boliviano habilita a Morales y cualquier otro ciudadano boliviano a terciar en las elecciones de 2025, cuando Bolivia conmemore 200 años de vida independiente.

Morales y sus ministros y el alto y medio del funcionariado boliviano se abocarán el jueves a definir el curso de los casi 4 años que resta de gobierno y los ajustes que debe imprimir la Agenda 2025, la primera planificación estatal en de la historia del país, pergeñada por la actual administración.

La prensa internacional barruntaba este mismo miércoles una retahíla de nombres que el MAS podría postular en las elecciones de 2019 para suceder a Morales.

Lo mismo y pese al triunfo del NO, El País de Madrid precisó que la debilidad de la oposición boliviana de derechas estriba en su incapacidad de cohesionarse frente a una elección y en la carencia de nuevos líderes.

En tiempo ni plazo, la ley nacional no impide la celebración de una consulta incluso dentro del período constitucional que corre.

Informe: ABI y agencias

0 comentarios :

Publicar un comentario