viernes, 22 de enero de 2016

Máximo sigue enojado por el despacho

Dijo que el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, tomó una decisión “de mal gusto” que se convirtió en 
“una revancha personal”.

Nacionales - El diputado Máximo Kirchner consideró este viernes "de mal gusto" la decisión del presidente de la Cámara Baja, Emilio Monzó, de clausurar el despacho que, según él, tenía asignado y acusó al legislador macrista de tramar "una revancha personal".

Según el hijo de la ex presidenta Cristina Kirchner, la reasignación del que hasta ahora era su despacho es "una revancha personal del propio Monzó”. 

Máximo dice que Monzó está convencido de que fue el expresidente Néstor Kirchner el que lo echó del Ministerio de Asuntos Agrarios bonaerense en 2009 pero que, en realidad, el que lo hizo fue el entonces gobernador Daniel Scioli "porque no estaba conforme con su gestión".

Kirchner reprochó además a las autoridades de la Cámara baja porque, según él, no mandaron ninguna notificación sobre el cambio de despacho. “Nadie usurpó nada”, insistió, al tiempo que aseguró: “Si me lo hubieran pedido, habríamos escuchado".

Por su parte, Monzó volvió a defender la decisión de redistribuir los despachos en base a su potestad de “distribuirlos de acuerdo a la representación de cada fuerza política” y dado que la cantidad de bancas que tiene el FPV “ya no es la misma que en el 2007 cuando sí le correspondía ocupar la totalidad del tercer piso del Palacio”.

Informe: Agencias

0 comentarios :

Publicar un comentario