sábado, 20 de septiembre de 2014

Larroque le regala una remera de La Cámpora al Papa

La agrupación kirchnerista había repudiado a Bergoglio cuando fue elegido 
como Pontífice el año pasado.

Larroque le entregó una remera de
La Cámpora al Papa. (Foto: Télam)
Nacionales - La historia de La Cámpora con Jorge Bergoglio es de una llamativa sinuosidad. El 14 de marzo de 2013, un día después de que el entonces arzobispo de Buenos Aires fuera elegido Papa, el camporista Juan Cabandié retiró al interbloque kirchnerista de la sesión para no participar del beneplácito que la Legislatura porteña se disponía a aprobar por la designación del nuevo sumo pontífice de la Iglesia Católica.

Pero los jóvenes camporistas debieron doblar en U luego de la devoción repentina que Cristina Kirchner adoptó por el Papa Francisco luego de años de enfrentamientos con el ex arzobispo.

La Cámpora ahora acompañó a la Presidenta en su visita oficial a la Santa Sede y el titular de la organización, Andrés “Cuervo” Larroque, le regaló una remera de la “orga” al Papa, gesto que Cristina festejó, acaso sin comprender la enormidad de la desmesura. Se trata de una jefa de Estado visitando al líder religioso más importante del mundo y a su vez, también jefe de Estado.

La opción de la Presidenta por La Cámpora llegó así al bochorno de transformar un evento diplomático de gran importancia, no ya en un acto partidista sino en la búsqueda de réditos políticos para una agrupación política particular, que casualmente conduce su hijo.

"El Cuervo le regaló una camiseta de La Cámpora y todos los libros de La Cámpora, los que escriben bien y mal porque la historia hay que contarla completa", resaltó Cristina luego del encuentro.

Además, también festejó los salamines que le llevó de obsequio otro diputado camporista Eduardo "Wado" de Pedro, oriundo de Mercedes y confidente de la Presidenta.

Cristina celebró así el contacto que La Cámpora tuvo con el Papa y que ella especialmente trabajó para que se produzca y afirmó que "el momento más emotivo" fue el saludo con Victoria Montenegro, hija de desaparecidos durante la dictadura, cuando Jorge Bergoglio le dijo "si conozco la historia".

"Se me heló la sangre, se me vino a la memoria todo", añadió la presidenta y destacó "la calidez" del papa Francisco con quien compartió un tercer almuerzo en la residencia vaticana de Santa Marta.

Informe: LPO

0 comentarios :

Publicar un comentario