viernes, 5 de octubre de 2012

Separan a Oyarbide de la causa contra Moreno y designan al juez Lijo

Norberto Oyarbide fue separado de la causa
contra Guillermo Moreno.
JudicialesFinalmente, el juez Norberto Oyarbide fue separado de la causa iniciada por la denuncia presentada por la despachante de aduana Paula de Conto contra el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Así lo resolvió la Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal que, tras separar a Oyarbide, ordenó un nuevo sorteo que recayó en el Juzgado Federal Nº4, a cargo de Ariel Lijo.

La Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal declaró la nulidad de la inhibición que había planteado el juez Norberto Oyarbide y decidió apartarlo de la causa iniciada por la denuncia presentada por la despachante de aduana Paula de Conto contra Guillermo Moreno, secretario de Comercio Interior.

En consecuencia, el tribunal (integrado por los camaristas Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Farah) ordenó un nuevo sorteo para que se determine el juez que deberá seguir entendiendo en la causa, resultando designado este viernes el Juzgado Federal N° 4, a cargo de Ariel Lijo.

La causa había llegado a conocimiento de la Cámara luego de la inhibición que había formulado por el juez Oyarbide, la cual no había sido aceptada por su par Daniel Rafecas.

El martes último el juez federal Daniel Rafecas, que había recibido la denuncia luego del apartamiento personal de Oyarbide, rechazó la inhibición de su colega y advirtió que la excusa de una protesta en su contra para dejar el caso podría derivar en manipulación de magistrados.

Oyarbide había sido sorteado la semana pasada para estar al frente de la denuncia que radicó la despachante De Conto contra Moreno por "amenazas, coacciones, malos tratos, abuso de poder, violencia de género y exigencias indebidas".

Sin embargo, hubo un "cacerolazo" en la puerta del edificio donde vive el juez, con duras críticas y cuestionamientos a su labor.

En ese marco Oyarbide decidió desligarse de la investigación por "violencia moral", y el caso pasó a Rafecas, el mismo juez que intervino en la causa Ciccone inicialmente y que fue apartado por las denuncias públicas del vicepresidente Amado Boudou.

Pero Rafecas rechazó hacerse cargo de ese expediente por entender que eran "inadmisibles" las excusas de Oyarbide, y señaló que aceptarlas implicaría avalar el apartamiento de un juez por "cualquier protesta de relativa magnitud o intento de amedrentamiento que reciba un magistrado".

"Si desde el Poder Judicial se admiten este tipo de apartamientos, dejaríamos librada la estabilidad de un juez en el marco de un proceso en manos de las personas o grupos que puedan estar interesados en que -según el caso- la causa avance o se paralice, y en la efectividad en amedrentar o alterar la tranquilidad del magistrado interviniente", dijo.

"Por esta vía -advirtió-, estaríamos generando un nuevo método de Forum Shopping dado que la metodología se podría repetir hasta que el caso llegue a manos de un juez que satisfaga las expectativas de los activistas de turno", advirtió Rafecas en la resolución a la que accedió DyN.

El clima de protesta a través de los "cacerolazos" se extendió en la noche del 26 de septiembre al edificio de la calle Salta al 900 donde vive el secretario de Comercio.
Por eso fue que el Gobierno radicó una denuncia donde se asegura que el funcionario fue víctima de mensajes "amenazantes, con tono mafioso, intimidatorios y de incitación a la violencia", y la causa también recayó en Oyarbide por sorteo.

El juez entendió que también debía excusarse porque ambos casos, con Moreno como protagonista, estaban relacionados, pero su colega Ariel Lijo rechazó el martes esos argumentos.

Informe: CIJ y DyN

0 comentarios :

Publicar un comentario