jueves, 23 de agosto de 2012

Advertencia de obispos por reformas al Código Civil

Obispo José María Arancedo,
titular de la Conferencia
Episcopal Argentina
 
NacionalesCon una exhortación a los legisladores “para que asuman en plenitud sus responsabilidades, estudien a fondo las reformas propuestas, sean fieles a la herencia y a las tradiciones patrias y estén abiertos a escuchar todas las voces”, los obispos argentinos fijaron su posición en relación a las reformas al Código Civil. Este jueves, el titular de la Conferencia Episcopal, José María Arancedo, se reunirá con legisladores nacionales.

A través de un documento de la 162º reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina, los obispos expresaron su preocupación por diversos aspectos de la reforma al Código Civil que encarará el Congreso de la Nación.

En el documento advierten sobre el cambio del Código Civil y señalan que si se aprueba el proyecto sin modificaciones “algunos seres humanos en gestación no tendrán derecho a ser llamados `personas´”.

Advierten que “se legitimará, por un lado, la promoción del `alquiler de vientres´ que codifica a la mujer y por otro, el congelar embriones humanos por tiempo indeterminado, pudiendo ser éstos descartados o utilizados con fines comerciales y de investigación. Los lazos afectivos matrimoniales quedarán debilitados y desvalorizados”.

Asimismo, se informó que monseñor José María Arancedo, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) participará este jueves a las 17.30 en el debate que se lleva a cabo en la Comisión Bicameral del Congreso de la Nación, con el propósito de ofrecer los aportes del Episcopado a la reforma del Código Civil. Irá acompañado por el presbítero Andrés Tello Cornejo, secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Salud.

Llevarán los dos documentos emitidos por los obispos durante este año: éste recién difundido durante la 162ª Comisión Permanente y el del 27 de abril al finalizar la 103ª Asamblea Plenaria de la CEA.

En el documento llaman a “renovar nuestro compromiso ciudadano colaborando en el debate por la reforma del Código Civil” y advierten que “ésta, como otras reformas legislativas recientes o en curso, afecta nuestra cultura y nuestra vida cotidiana; proyecta cambios que nos tocan de cerca”.

Los obispos afirman que “el modelo de familia proyectado por estas normas expresa una tendencia individualista y se opone a los criterios evangélicos y también a valores sociales fundamentales, como la estabilidad, el compromiso por el otro, el don sincero de sí, la fidelidad, el respeto a la vida propia y ajena, los deberes de los padres y los derechos de los niños”.

En el mensaje piden vivir en una sociedad “en la cual se fomenten los vínculos estables y en donde se dé prioridad a la protección de los niños y de los más indefensos” y aseguran que “es necesario que reconozcamos y demos protección jurídica a toda vida humana desde la concepción, y que recordemos que no todo lo científicamente posible es éticamente aceptable”.

Además, exhortan “a los legisladores para que asuman en plenitud sus responsabilidades, estudien a fondo las reformas propuestas, sean fieles a la herencia y a las tradiciones patrias y estén abiertos a escuchar todas las voces que tienen algo que decir al respecto. Y finalmente, que no dejen de escuchar a la voz de su conciencia, evitando que las legítimas pertenencias partidarias los lleven a votar en contra o al margen de aquella”. 

Informe: www.agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario