jueves, 22 de septiembre de 2022

«ALBERTO FERNÁNDEZ TIENE LA COSTUMBRE DE INMISCUIRSE EN LA POLÍTICA INTERNA DE PAÍSES VECINOS»

Un hackeo a correos del Estado Mayor Conjunto de Chile, 
reveló la percepción del gobierno chileno frente a 
la Argentina

 Alberto Fernández y Gabriel Boric

Chile
- El gobierno de Chile ordenó una investigación luego de que se filtrara información de correos electrónicos de la cúpula militar, y en uno de esos reportes de inteligencia se conoció lo que advierten del presidente Alberto Fernández: que “tiene la costumbre” de “inmiscuirse de algún modo en la política interna de países vecinos”.

En el informe, que consta de 29 páginas y fue elaborado en abril por Estado Mayor Conjunto chileno (EMCO), se analizan los dichos del presidente de ese país, Gabriel Boric, y las “probabilidades” de que haya “alteraciones” en las relaciones bilaterales con Argentina.

Según reportó el medio chileno Bio Bio, se detalla que “hay un 46% de probabilidades de que se produzcan alteraciones a la seguridad nacional y al normal desarrollo de las relaciones diplomáticas bilaterales, a razón de exhibir un escenario Anormal” entre Argentina y Chile. El reporte describe a Alberto Fernández como un mandatario que "tiene la costumbre" de inmiscuirse en la política doméstica de los vecinos. Pero no sólo eso. También califica como "un potencial argumento para la estrategia argentina sobre los Campos de Hielo Sur", los dichos del Presidente Gabriel Boric en medio de su primer viaje oficial al otro lado de la cordillera.

La percepción del Presidente Alberto Fernández como un mandatario que se inmiscuye en la política interna de países limítrofes, las reacciones en Argentina por los dichos de la exministra Izkia Siches sobre el “Wallmapu” y una especial atención al despliegue militar trasandino en Tierra del Fuego. Esas son sólo algunas de las conclusiones de un informe interno del Estado Mayor Conjunto chileno (EMCO), develado en medio de la filtración de miles de archivos del organismo asesor del Ministerio de Defensa.

Caratulado como “Informe de estimación de riesgo de amenazas”, el reporte analizado por la Unidad de Investigación de BioBioChile consta en un correo intercambiado entre dos altos asesores del EMCO en abril de este año. En él, se describe el monitoreo del organismo al país trasandino.

En su informe, el EMCO estudia la figura del Presidente Alberto Fernández. En un apartado de análisis de eventuales amenazas o peligros para el sector de Defensa de Chile, se describe al Jefe de Estado trasandino como alguien que “tiene la costumbre” de “inmiscuirse de algún modo en la política interna de países vecinos”.

En este ítem, se menciona el apoyo que hizo el mandatario a Luiz Inácio Lula da Silva como “eventual próximo candidato presidencial” en Brasil, hecho que desató la molestia en el gobierno de Jair Bolsonaro.

Chile también es señalado. Específicamente, se cita la reunión que mantuvo Fernández con “dirigentes opositores de la izquierda chilena” durante el mandato del Presidente Sebastián Piñera.

Fue en abril de 2020 cuando la Cancillería chilena manifestó su “extrañeza” por los dichos de Fernández durante un encuentro virtual -organizado por miembros de la oposición chilena- con el Grupo de Puebla, fundado por importantes políticos de izquierda como Luís Mujica y Rafael Correa.

Tal como consignó Agencia Reuters en aquella oportunidad, el mandatario trasandino alentó a la oposición a unirse y superar sus diferencias “para recuperar el poder en favor de los chilenos”.

Posteriormente se recuerda la invitación que Fernández hizo en diciembre de 2021 al expresidente brasileño Lula para la conmemoración de la recuperación de la democracia en Argentina, además de la propuesta hecha al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, para crear junto a un eventual gobierno de Lula da Silva en Brasil, un eje contra la inequidad social.

“Tal secuencia de hechos, más allá de ser una posible costumbre del mandatario argentino, también es coherente con la política exterior argentina”, detalla el informe.

Otro de los episodios mencionados en el informe es la polémica generada luego de que la entonces ministra del Interior, Izkia Siches, se refiriera a la Macrozona Sur de Chile como “Wallmapu”.

El episodio desató la molestia en el país vecino, puesto que el término empleado por la secretaria de Estado -consideraban políticos trasandinos- incluía parte de la provincia de Chubut.

“Las reacciones desde Argentina fueron diversas, tanto de sectores oficialistas como opositores, debido a que lo entienden como un reclamo territorial que afecta la soberanía nacional de Argentina”, remarca el texto.

Con todo, luego de que Siches aclarara sus dichos y se excusara con Argentina, Boric visitó al país vecino en su primer viaje oficial al exterior. En la ocasión, el mandatario chileno declaró su apoyo decidido a la reivindicación trasandina sobre las Islas Malvinas (Falklands). Algo que cayó bien al otro lado de la cordillera.

“Esta declaración se alinea con la posición de Argentina, en tanto ejerce la presidencia de CELAC y ejecuta su agenda sobre la reivindicación de Las Malvinas, afirmando el Presidente Boric su compromiso con la cooperación e internacionalismo a partir de una mirada latinoamericanista”, acota.

El análisis del EMCO detalla otra de las intervenciones del Presidente Gabriel Boric durante la misma visita a Argentina. Aunque esta vez, con una connotación diferente.

Desde la Casa Rosada, el Jefe de Estado llamó a la unidad latinoamericana, destacó la “profunda hermandad” entre Chile y los trasandinos y lanzó: “En la Patagonia no hay fronteras”.

Precisamente, esta última declaración fue recogida en el informe del organismo asesor del Ministerio de Defensa. En la página cinco del documento, se lee que los dichos del Presidente acarrean “un potencial argumento para la estrategia argentina sobre los Campos de Hielo sur, el Estrecho de Magallanes y la Plataforma Continental Extendida”.

Esto último, “dado que el país trasandino impulsa la tesis geopolítica de la prolongación natural de su territorio”.

“Otro aspecto que emerge con la afirmación de que en “Patagonia no hay fronteras” son las potenciales iniciativas de actores transnacionales situados en el lado argentino (…) las que deben ser indagadas con profundidad y su posible relación con nuestro país”, concluye el estudio.

En la misma línea, el EMCO destaca al peronismo o Partido Justicialista, como un movimiento “de corte nacionalista con características expansionistas y hegemónicas”.

De esta manera, plantea el texto, el peronismo podría usar tácticamente el internacionalismo “para su estrategia de hegemonía regional y proyección estratégica en el Atlántico sur”.

El documento enfatiza, por su parte, que el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas de Argentina están desarrollando un plan para robustecer la presencia militar en Tierra del Fuego.

Esto emerge como un aspecto clave, plantea el documento, en el rediseño estratégico mayor que busca solucionar la “discontinuidad territorial” del continente con “la isla (fueguina)” y de ésta con la Antártida Argentina, destacando la posición geográfica “frente a la presencia militar británica en las Malvinas”.

El “Informe de estimación de riesgo de amenazas” remarca el hecho de que el Ministerio de Defensa argentino anunció un puente aéreo entre Río Gallegos y Tierra del Fuego con aviones de la Fuerza Aérea.

El Ministerio de Defensa Nacional dijo la noche del miércoles que ante “la falla de seguridad de los correos electrónicos del Estado Mayor Conjunto”, Boric instruyó el regreso de la ministra Maya Fernández, que lo acompañaba en un viaje oficial con motivo de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, “para liderar la respuesta frente a estos hechos”.

“El gobierno ha ordenado un sumario administrativo para determinar las responsabilidades correspondientes. Adicionalmente, los antecedentes han sido puestos a disposición de la justicia militar para dar pie a la investigación penal”, agregó el breve comunicado de prensa.

Según medios chilenos, se filtraron más de 300.000 correos electrónicos del Estado Mayor Conjunto, en un hackeo atribuido al grupo activista Guacamaya. Los mismos medios indican que el contenido de los correos filtrados contempla comunicaciones, cuidados, complicaciones y los gastos operacionales de las Fuerzas Armadas durante el Estado de Excepción Constitucional que se llevó a cabo en las regiones del Bío Bío y La Araucanía, durante la administración del expresidente Sebastián Piñera.

Informe: Bio Bio (Chile), AFP, agencias y Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario