martes, 26 de abril de 2022

NOVELA, MUJERES Y POLITICA EN LA ESCRITURA DE BORGES

PRIMERA ENTREGA (*)

 Tapa del libro "Novela, mujeres y política en Jorge Luis Borges", y los autores.

Por Liliana Bellone y Antonio Ramón Gutiérrez

Borges y la novela, Borges y las mujeres, Borges y la política, parecieran ser las aristas de una problemática posible de leer en los textos de este gran escritor que optó por la sublimación y el artificio, por el desvío hacia el mundo platónico de las matemáticas y las especulaciones lógicas, laberinto donde jugó sus mejores espejismos y geniales intuiciones que asombraron, y asombran aún, no solamente a críticos literarios y lectores, sino a científicos y filósofos.

La concepción de la obra literaria como arquitectura, que demanda del constructor un tiempo precioso, notable en Proust y en Joyce, aparece ejemplificada en “El jardín de senderos que se bifurcan” (Ficciones, 1944), donde uno de los personajes se retira a “construir un laberinto” que, al cabo de los años y de las investigaciones detectivescas del protagonista, resulta ser una novela. Estas “construcciones” tienen sin duda un punto de partida caro a Borges: La Divina Comedia, verdadero edificio verbal, concebido y ejecutado por un genial arquitecto. De este modo, el laberinto, el dédalo borgeano, desde el antecedente dantesco, se acerca también al dédalo joyceano y, de un modo sutil y fantasmático, al mundo de otro gran constructor: Marcel Proust, quien se “retira” para escribir una obra monumental, en la que invirtió todo el tiempo que le quedaba de existencia, sustituyendo vida por escritura.

En los cuentos “Examen de la obra de Herbert Quain” y en “Pierre Menard, autor del Quijote”, ambos de Ficciones, se plantea la cuestión de la construcción metódica, obsesivamente planificada de una novela a la que el escritor dedica años de su vida. Borges pone así al descubierto el proceso escritural del novelista, muestra su preocupación por el “hacerse” de una novela y su relación con los lectores y elabora de este modo una teoría de este género literario.

Las lógicas amorosas (analizadas por Freud en dos artículos, uno, de 1910, denominado “Sobre una particular elección de objeto en el hombre” y el otro, de 1912, titulado “Sobre una degradación general de la vida erótica”) constituyen en Borges motivos recurrentes donde aparecen paralelismos y oposiciones. Hay una galería de mujeres idealizadas, cultas señoras de la alta sociedad, que reciben las dedicatorias del escritor Borges, quien a menudo las ficcionaliza en sus cuentos para crear personajes femeninos complejos como Beatriz Viterbo o Teodelina Villar en el libro El Aleph (1949) o Delia Elena San Marco en El hacedor (1960) con las cuales es imposible el encuentro sexual por la alta posición de estas damas o porque están comprometidas con otro hombre. Innumerables obstáculos se interponen entre el amante y la amada y, por último, irreversiblemente, irremediablemente, se interpone la muerte. Otra galería femenina muestra a tristes y grises mujeres del pueblo, a menudo humilladas, olvidadas y ofendidas que se alejan del ideal de la mujer virtuosa, ideal que ocupa, en última instancia, su propia madre, Leonor Acevedo Suárez. Cautivas, prostitutas, milongueras del arrabal hablan de aquello vergonzoso y prohibido y que este escritor, de acuerdo con su educación tradicional y conservadora, pretende sublimar, aquello que implica la relación sexual, la presencia del objeto prohibido que no deja de evocarle la figura materna, lo que conlleva el horror al incesto y su castigo edípico: la ceguera. Se hace necesario entonces buscar el placer en los lugares más alejados de esa figura venerada, en los lugares que solamente pueden brindar las mujeres disminuidas, a menudo degradadas, quienes cumplirán simplemente una función: la de objeto, y con las que es posible el placer carnal.

El acto y la iniciación sexual aparecen en varios cuentos borgeanos teñidos de violencia y crueldad, como son el caso de “Emma Zunz”, “La noche de los dones”, “La intrusa”, “Hombre de la esquina rosada”, “Biografía de Tadeo Isidoro Cruz (1829-1874)” e “Historia de Rosendo Juárez”.

(*) Fragmento de Novela, mujeres y política en Jorge Luis Borges, Madrid, Editorial Verbum, 2021

Selección: Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario