lunes, 17 de enero de 2022

GRAFENO / ANMAT ACLARA QUE HUBO UN «ERROR DE TIPEO» EN UN INFORME

El organismo dio a conocer una notificación judicial 
aclarando que el mencionado documento no se encuentra 
en la vacuna de AstraZeneca


Nacionales
- Después de la polémica que se generó en las redes sociales en torno a la vacuna contra el Covid de AstraZeneca porque la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) indicó en un informe que la misma contenía grafeno, este lunes el organismo aclaró que “hubo un error de tipeo” en el informe y que debió decir que “el Grafeno no se encuentra dentro de los componentes de la misma”.

La información sobre el contenido de grafeno surge de un error en el tipeo del Informe IF-2021-120912800-APN-DECBR#ANMAT adjunto al expediente judicial y que fuera aclarado en la declaración realizada día martes 11 de enero del corriente año, en la causa judicial correspondiente, por la responsable del área, se informó de manera oficial.

De este modo, en el punto 4 del informe donde dice “el Grafeno se encuentra dentro de los componentes de la misma” debe decir “el Grafeno NO se encuentra dentro de los componentes de la misma”.

En diciembre pasado circuló por redes sociales un video con falso contenido que se volvió viral y en el que se aseguraba que las vacunas de AstraZeneca contenían óxido de grafeno, que esta sustancia entraba a las células del organismo y que a partir de allí se emitía una señal de Bluetooth.

Ninguna de las vacunas contra el coronavirus aprobadas en la Argentina ni en el mundo tiene entre sus componentes grafeno u óxido de grafeno, según se desprende de sus fichas técnicas.

El grafeno es un material compuesto por la agrupación de átomos de carbono que se posicionan hexagonalmente. Esta disposición da lugar a monocapas de un átomo de espesor. Este material, forma parte de una de las sustancias más abundante en la naturaleza, el grafito (el grafito podemos encontrarlo, por ejemplo, en las minas de nuestros lápices). Un milímetro de grafito contiene tres millones de capas de grafeno.

Por otra parte, el año pasado se había difundido en todo el mundo una mentira respecto de que las vacunas contra el COVID-19 contenían grafeno. La teoría se compartió y desmintió en español, inglés y francés, pero también en chino, árabe, ruso, indonesio, noruego o albanés, entre otros muchos idiomas. De todas formas, motivó vídeos en Estados Unidos, preguntas en el Parlamento Europeo y se manifestó como una de las preocupaciones sobre la seguridad de las vacunas en encuestas de Nueva Zelanda.

Se trata de una fabulación que tuvo su origen en 2020, cuando las vacunas solo estaban en estudio, y se relaciona con otras conjeturas fantasiosas sobre la inoculación de nanobots, antenas o microchips de 5G con el fin de controlar la voluntad humana.

Informe: LN, Infobae y agencias

0 comentarios :

Publicar un comentario