domingo, 11 de julio de 2021

¡¡CAMPEONES...!!

Con un golazo de Di María, la Selección Argentina derrotó 
a Brasil por 1-0 y logra la Copa América luego de 28 años
de sequía

 Liones Messi levanta la copa, en el festejo con sus compañero,s luego de derrotar
a Brasil, en el estadio Maracaná. (Foto/AP)

Deportes
- Histórico. El Maracanazo bis. Cayeron todas las mochilas de Lionel Messi, los 28 años de sequía, los sufrimientos por las finales perdidas, las derrotas. Con gol de Di María, Argentina derrotó 1-0 a Brasil y se consagró campeón de la Copa América.

Y lo hizo con justicia. Porque aún sin grandes luces, jugó la final con seriedad, dejando hasta la última gota de sudor. Con un primer tiempo de concentración extrema, en el que sacó diferencia. Y con el aguante del segundo, con el padecimiento del gol anulado de Richarlison, de las dos atajadas de Dibu Martínez... Y las chance de Messi y De Paul del final, que pudieron haber disparado los festejos mucho antes, sin la necesidad del pitazo final de Ostojich.

El inicio resultó casi un juego de espejos. Con los dos equipos presionando bien arriba, dentro del área contrario, buscando bloquear los posibles receptores. Una vez con el balón, la Albiceleste buscó asegurar el balón, hacerlo correr, aún pecando de falto de ritmo, en pos de ganar confianza.

El inicio resultó intenso y áspero, con faltas al límite de ambos lados, como el planchazo de Fred a Montiel (lo dejó sangrando), que le valió una tarjeta amarilla, o la de Otamendi a Paquetá, similar, pero que no recibió amonestación por parte de Ostojich. Los roces llegaron hasta al banco de suplentes, donde se cruzaron los entrenadores Scaloni y Tite.

Ninguno de los dos habían generado riesgo, hasta que a los 21 minutos De Paul soltó la pierna con un pase milimétrico al espacio que atacó Di María sobre la derecha. Y Fideo dibujó un globo excelso por encima de Ederson para abrir el marcador, tal como hizo en los 7 partidos de la Copa América. La conquista, por su factura similar, hizo recordar al grito del mediocampista que le dio la consagración a la Selección frente a Nigeria en la final de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

El gol le marcó el camino a Argentina: a espaldas de Renán Lodi, Di María encontró territorio firme para lastimar, tal vez el único resquicio con continuidad que ofreció el primer tiempo. A los 32′, una réplica furiosa que inició en De Paul derivó en Messi, quien aceleró, gambeteó y remató de zurda: su intento se marchó apenas ancho.

Los minutos posteriores al gol fueron intensos. Porque la Argentina, a diferencia de otros partidos, no se replegó y siguió atacando, aprovechando el desorden brasileño. De hecho, Di María tuvo espacio para sacar un fuerte remate de afuera del área, que se desvió en la defensa.

A Brasil le costó reaccionar, pero cuando lo hizo fue con todo. Primero casi le roban la pelota a Dibu. Y más tarde, a los 33, un ataque de Neymar fue interrumpido con una fuerte infracción de Paredes, por la que fue amonestado. El tiro libre, unos seis metros detrás del área, dio en la barrera.

Jugado en ataque, el equipo verdemarelo comenzó a descuidarse en defensa.

Y a los 36 minutos se dio una jugada que preocupó al equipo argentino. Porque Di María quiso dominar por la derecha y cayó tendido. Con muchísimo dolor, tomándose el tobillo izquierdo. Luego de ser atendido, pudo regresar a la cancha.

El cierre del primer tiempo llegó con el dominio local, buscando la igualdad con centros. Se jugó tan lejos de las áreas que recién a los 43 minutos llegó el primer tiro de esquina del partido.

El inicio del complemento comenzó con la lógica presión brasileña, que quiso buscar la igualdad lo antes posible.

Sin apurarse, la Argentina estuvo atenta en su última línea, y apostó a encontrar a Messi más suelto para intentar ampliar la ventaja.

Hubo errores, claro. Porque los nervios también comenzaron a jugar. Pero Brasil tampoco supo aprovecharlos.

Una fuerte entrada de Lo Celso sobre Neymar en el mediocampo derivó en la amonestación del exCentral.

A los 7 Brasil llegó el gol. Aunque no valió. Un error de Romero derivó en el tanto de Richarlison. Pero en el comienzo de la jugada estaba en posición adelantada y el 1 a 1 fue invalidado.

Las alarmas siguieron activadas. Porque ante una muy mal parada la defensa argentina, Richarlison apareció solo por la derecha del área. Su fuerte derechazo fue controlado con esfuerzo por Martínez, para tranquilidad albiceleste.

El partido se hizo dramático. Porque dio la sensación de que Brasil llegaba al área albiceleste cuando se lo propusiese.

El conjunto verdeamarelo comenzó a encontrar sociedades. Con el peligroso Richarlison por derecha. Con Paquetá. Con Marquinhos. Con Thiago Silva. Y Con Neymar.

La Argentina, muy metida, aguantó como pudo. Con uñas y dientes, defendió la ventaja. Con voluntad para anotar el segundo e intentar sellar el resultado, pero bien atento para que Brasil no se le venga.

A los 22 hubo una buena jugada por derecha, con Di María y Messi. Pero el remate de Guido Rodríguez se fue muy desviado.

Hubo una tercera acción consecutiva. Pero Neymar exageró una supuesta infracción y el árbitro no compró.

Brasil siguió dominando las acciones. Buscando el hueco que le permita llegar con peligro a Martínez. Neymar comenzó a encontrar espacios y eso preocupó al conjunto de Scaloni. Tité notó eso y mandó al campo de juego a Gabigol y a Emerson para poblar el área.

Los últimos 15 minutos fueron dramáticos. Porque Brasil se fue con todo a empatarlo y Argentina no sabía como salir.

A los 35, una dura entrada de Otamendi sobre Neymar fue la mecha que activó una serie de empujones de varios de los protagonistas, Aunque todo se tranquilizó rápido.

Dos minutos más tarde lo tuvo Gabigol por la izquierda, pero el remate fue cortado por lo justo por Pezzella.

A los 42 Gabigol tuvo el empate. Pero su fuerte remate fue desviado por Dibu Martínez, con una volada espectacular.

Un minuto más tarde, Messi se asoció con De Paul. La Pulga quedó cara a cara con Ederson. Era el 2 a 0. Era la gran definición de la Copa. El broche de oro. Pero Messi pisó mal y la malogró.

El final fue desprolijo, dramático, electrizante. Hasta que el pitazo final lo sentenció: ¡Argentina campeón de América! ¡Lionel Messi campeón!

Informe: Infobae, La Nación, agencias y Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario