sábado, 29 de agosto de 2020

PUNTOS PRINCIPALES DEL «IMPUESTO» A LAS GRANDES FORTUNAS

Aunque el oficialismo lo llama técnicamente “aporte”, se trata de una reforma tributaria que necesariamente requerirá mayoría especial

Carlos Heller y Máximo Kirchner, dos de los firmantes del proyecto de ley para gravar
las "grandes fortunas" y que necesita mayoría especial en Diputados.
Nacionales - El proyecto del oficialismo para gravar las “grandes fortunas” con un “aporte solidario y extraordinario” con el que buscan que el Estado recaude más fondos frente a los gastos en los que incurrió ante los efectos de la pandemia de coronavirus llegó el último viernes al Congreso.

Por la mañana tuvo una presentación en el bloque de diputados del Frente de Todos que estuvo a cargo de Carlos Heller, titular de la Comisión de Presupuesto. La vocera oficial del proyecto será en tanto Fernanda Vallejos, titular de la Comisión de Finanzas.

José Luis Gioja fue el encargado de abrir la ronda de preguntas en la reunión del bloque, en la que estuvieron, entre otros, Sergio MassaMáximo Kirchner, y Leopoldo Moreau, entre otros. Y hubo celebración generalizada por el proyecto, que entró formalmente al Congreso el viernes por la tarde.

Un detalle es que, como se trata de una reforma impositiva, requerirá mayorías especiales: en Diputados, 129 votos (la mitad más uno del pleno de la Cámara).

"Veníamos de cuatro años de enormes retrocesos en materia social, laboral, productiva, con saldos dramáticos en materia de pobreza y desigualdad. En este contexto, los que más tienen pueden ayudar mucho, con muy poco, tanto en la atención de la emergencia como de cara a la reconstrucción que deberemos encarar", argumentó Vallejos.

La 'vocera' oficial de la defensa del proyecto también sostuvo que "algunos de los sectores que concentran las mayores riquezas del país fueron beneficiados por la especulación financiera" en los últimos años, en los que, afirmó, también "se aumentaron los impuestos que pesan sobre las mayorías, que son los más regresivos, y se redujeron los que pagan los más ricos, lo que empeoró la desigualdad". "El aporte extraordinario va a permitir empezar reparar ese desequilibrio", concluyó.

Puntos principales

Como está planteado, el “aporte extraordinario” deberían hacerlo las personas que hayan declarado al 31 de diciembre del año patrimonios superiores a los $ 200 millones.

El gravamen -se trata de un aporte por única vez y no de un impuesto- plantea una escala ascendente que arranca en el 2% y llegaría al 3,5% para los patrimonios de más de $ 3000 millones.

A diferencia de lo que ocurre, por ejemplo, con Ganancias, no hay un "mínimo no imponible", por lo que quien tiene declarados $ 200 millones pagaría el 2% por el total de su patrimonio, es decir, $ 4 millones.

Por los bienes en el exterior el proyecto se prevé un recargo de la alícuota en un 50%, aunque ese diferencial se eliminaría con la repatriación del 30% de las tenencias declaradas fuera del país en los primeros dos meses siguientes a que eventualmente se apruebe la ley.

Los impulsores del proyecto estiman que alcanzaría a 12.000 personas

Sostienen que alrededor de la mitad de las personas alcanzadas por este aporte tienen entre $ 200 millones y $ 400 millones.

También, que la mayor tasa alcanza a menos de 300 personas.

Calculan que serviría al fisco para recaudar $ 300.000 millones

Escalas tentativas

Las escalas serían en principio las siguientes:

-de $ 200 millones a $ 300 millones: 2%

-hasta $ 400 millones: 2,25% 

-hasta $ 600 millones: 2,5%,

-hasta $ 800 millones: 2,75%,

-hasta $ 1500 millones: 3%,

-hasta $ 3000 millones: 3,25%

-por encima de $ 3000 millones: 3,5%.

Piso de $ 200 millones

En la reunión de bloque se explicó que el piso de tributación fue planteado con la idea de hallar “un punto de equilibrio”, para que “afecte a la menor cantidad posible de personas, con la mayor recaudación”.

El cálculo sugerido como comparación fue que un piso en $ 130 millones habría incorporado a 20.000 personas más pero con poco impacto en el monto recaudado.

Destino

El proyecto plantea que los fondos recaudados tengan afectación específica:

-20% a la compra y/o elaboración de equipamiento e insumos críticos para la emergencia sanitaria

-20% para empleo y remuneración de trabajadores

-20% para becas Progresar para estudiantes

-15% para habitantes barrios populares en proceso de integración urbana.

-y 25% -es decir, la parte más grande de los 5 objetivos- para programas de exploración y desarrollo de gas natural a través de Integración Energética Argentina S.A (IESA) en coordinación con YPF.

Se plantea además que “el Poder Ejecutivo deberá garantizar una distribución federal”.

Informe: El Cronista

0 comentarios :

Publicar un comentario