lunes, 6 de julio de 2020

«Yo, Ennio Morricone, he muerto»

El mundo despide emocionado al genial compositor, que 
falleció este lunes dejando una carta de adiós a todos 
sus amigos. El Mundial del 78 en la Argentina

Ennio Morricone
Culturales - “Yo, Ennio Morricone, he muerto”, escribió en una carta el genial compositor italiano, fallecido este lunes a los 91 años, para despedirse de sus amigos y de su familia. Tiempo antes de sufrir el accidente doméstico que le costó la vida, el maestro decidió redactar en una curiosa misiva algunas palabras de adiós y de amor, que su abogado leyó en público, por una razón: quería irse sin hacer ruido. 

“Lo anuncio a todos los amigos que siempre han estado cerca de mí y también a aquellos que están un poco lejos, a los que saludo con gran afecto [...]. No quiero molestar a nadie”, lo resumió él mismo. También por este motivo, siguiendo su voluntad, el funeral será privado.

Italia ha despedido con gratitud y afecto a uno de sus artistas más queridos y seguidos, dentro y fuera de sus fronteras, y que conquistó la meca del cine sin moverse de su adorada Roma. Las principales autoridades y representantes políticos del país, y exponentes del mundo de la música y del arte han rememorado al multipremiado maestro como “orgullo nacional” o “genio universal” que firmó una obra que ya es “patrimonio de la humanidad”. Y han recordado su incalculable legado, una pieza esencial en la historia musical del siglo XX.

El presidente de la República, Sergio Mattarella, ha lamentado la desaparición del legendario compositor que con sus bandas sonoras contribuyó a “reforzar y difundir enormemente el prestigio de Italia en el mundo”. El primer ministro, Giuseppe Conte, ha expresado también su “infinita gratitud” al maestro y ha recordado su herencia: “Nos hizo soñar, emocionarnos, reflexionar, escribiendo notas memorables que quedarán indelebles en la historia de la música y del cine”. El ministro de Cultura, Dario Franceschini, ha señalado que su pérdida marca un día triste para la cultura: “Nos deja uno de los grandes maestros italianos, un músico de refinada habilidad que con sus melodías ha sabido emocionar y hacer soñar al mundo entero, que ha reconocido su labor con los más importantes premios y distinciones”.

El productor de cine Aurelio de Laurentiis ha lamentado que con Morricone “se va una parte del cine mundial” y “un testimonio de cómo los italianos pueden ser protagonistas en todas partes”. “Su humildad, combinada con una grandeza nunca ostentosa, le ha permitido apoyar películas pequeñas y muy grandes, otorgándoles un alma única que las ha hecho inolvidables y perfectas”, ha apuntado. Y ha calificado su música como “un vínculo universal capaz de unir a todos en un abrazo global de amor”.

El director Marco Bellocchio, que trabajó con el genio en varias ocasiones, como en Con los puños en el bolsillo (1965) o China está cerca (1967), ha señalado que “como sucede con los grandes compositores, su música es inmediatamente reconocible”. Y ha destacado que el desaparecido maestro “era alguien que sabía cómo ser él mismo aunque tocara temas muy diferentes”. “Su historia musical es inmensa y nadie podrá repetirla”, ha añadido.

El escritor y director artístico de la Fiesta del Cine de Roma, Antonio Monda, autor de un libro de conversaciones con el compositor, lo ha evocado como un genio “insustituible” y uno de los mayores artistas de la historia del cine y de la música. “Trabajando con él, descubrí sus grandes habilidades en el ajedrez, su pasión por la Roma [era un ávido fanático del fútbol] y el orgullo de ser romano. Estaba profundamente arraigado en sus raíces, incluso cuando su extraordinario éxito lo llevó por todo el mundo”, ha señalado en el diario La Repubblica. Su añorado equipo de fútbol se ha despedido con una foto en las redes sociales en las que se leía: “Gracias por todo, maestro”. Y también la alcaldesa de la capital, Virginia Raggi, expresó su dolor: “Su ciudad llora hoy la pérdida de un artista muy amado”.

El actor y director Carlo Verdone, para quien Morricone compuso la música de sus dos primeros largometrajes, Spaghetti (Un Sacco bello) (1980) y Bianco, rosso e Verdone (1981), también ha lamentado la pérdida del músico. “Será inmoral por su inigualable talento que lo llevó a exaltar cualquier película”, ha dicho.

La actriz Monica Bellucci, protagonista de Malena (2000), de Giuseppe Tornatore, que a menudo ha recurrido a la música de su gran amigo Morricone para sus obras, también ha llorado la pérdida del alabado autor de más de 500 bandas sonoras: “Hay personas que tienen la capacidad de hacer el mundo mejor porque saber crear belleza. Ennio Morricone, con su música, nos hace elevarnos hacia algo alto, que necesitamos tanto para poder volver a creer en la nobleza del alma”. El director de orquesta y también Premio Príncipe de Asturias 2011, Riccardo Muti, lo ha recordado como “un músico extraordinario no sólo para la música del cine sino también para las composiciones clásicas”.

El cardenal Gianfranco Ravasi, especie de ministro de Cultura del Vaticano, también ha despedido al compositor. “Lo encomiendo a Dios para que lo acoja en la armonía celestial, quizás asignándole la tarea de alguna partitura para ser interpretada por los coros angelicales”, ha señalado en sus redes. En 2019, Morricone recibió la Medalla de oro del Pontificado de Francisco por “su extraordinario compromiso con la música que también ha tenido aspectos de naturaleza religiosa”.

El escritor Roberto Saviano también ha dado su adiós “al genio que creó con sus notas la épica en el mundo moderno”. Roberto Fico, el presidente de la Cámara de los diputados, ha dedicado un homenaje al compositor: “Se va un auténtico monumento de nuestra cultura, un orgullo para nuestro país, un compositor que ha hecho historia en el cine mundial, que nos ha hecho emocionarnos, soñar, conmovernos como pocos otros”.

Algunas de sus grandes composiciones

El compositor italiano Ennio Morricone ha fallecido a los 91 años en su Roma natal. Considerado como una leyenda de la historia del cine, ha dejado tras de sí un legado de más de 500 bandas sonoras. El pasado 5 de junio fue galardonado con el Premio Princesa de Asturias de las Artes 2020 junto a su compañero de profesión estadounidense John Williams. Estas son algunas de sus bandas sonoras más destacadas:

‘Los odiosos ocho’ (2015). Tras estar nominado en seis ocasiones a los premios Oscar y haber recibido en 2007 una estatuilla honorífica de la Academia, poco hacía apuntar a la posibilidad de que se alzase con el de 2016. Morricone llevaba sin hacer la banda sonora de un wéstern desde Dos granujas del Oeste (1981) y sin participar en una gran producción desde El juego de Ripley (2002). El compositor, con 87 años por entonces, reconoció que se alegró de haber aceptado finalmente la propuesta de Quentin Tarantino, tras haberla rechazado en un primer momento. Cambió de opinión cuando el director le fue a visitar a su casa en Roma y aceptó la condición de Morricone de crear una banda sonora que no se pareciese a nada que había hecho antes en el género. Lo confesó recogiendo el Globo de Oro, que también consiguió ese año.

‘Los intocables de Eliot Ness’ (1987). El éxito de Brian De Palma le valió al actor Sean Connery su primer y único Oscar. Al actor británico le acompañó un espectacular reparto con nombres como Kevin Costner, Andy García o Robert de Niro. Una sección de cuerda que marca el ritmo de los gánsteres, una banda sonora que da vuelo y épica a la labor del grupo especial de policías encabezado por Ness. Idealismo contra barbarie en una misma melodía de Morricone.

‘Novecento’ (1976). Bertolucci contaba que, para él, lo que había hecho Morricone en Novecento era componer uno de los himnos más bellos de la historia del cine en loor del proletariado italiano.

‘Cinema Paradiso’ (1988). Con una sensibilidad pasmosa, las notas de los instrumentos de cuerda trasladan casi flotando a sus espectadores a su infancia más tierna, para ver crecer y enamorarse por primera vez al pequeño Salvatore antes de convertirse en un director de renombre. El director Giuseppe Tornatore supo retratar con maestría la magia que traía consigo el proyector del bueno de Alfredo a un pueblo siciliano que, como tantos, trataba de salir adelante tras la Segunda Guerra Mundial. En la obra participó también el hijo de Ennio, Andrea, para componer el tema Amor.

‘La misión’ (1986). Parece increíble que cuando le llegó el encargo a Morricone, este se lo pensara: la película le parecía tan espectacular que no necesitaba una banda sonora. Luego no ganó el Oscar y se enfadó: el premio se lo llevó Herbie Hancock por Alrededor de medianoche, cuya música se basaba en temas previos, con lo que no era original. En cambio, La misión... Cualquier cinéfilo es capaz hoy de silbar la melodía de El oboe de Gabriel.

‘Por un puñado de dólares’ (1964). Con la trilogía del dólar (Por un puñado de dólaresLa muerte tenía un precio y El bueno, el feo y el malo), Sergio Leone levantó ahí la piedra angular del spaghetti western, gracias a varios elementos, entre ellos el rostro de Clint Eastwood y la música de Ennio Morricone, con el que había ido de niño al colegio -curiosamente, ninguno se acordaba de ello-.

‘El bueno, el feo y el malo’ (1966). Lo que hace Morricone en el duelo final de El bueno, el feo y el malo es mágico. Su uso de las guitarras eléctricas, las voces de sopranos y coros, de armónicas y campanas, flautas y arpas... Impresionante. Por eso Metallica empieza todos sus conciertos con esa melodía.

‘Érase una vez en América’ (1984). El compositor italiano contaba que sentía que este Oscar se le había escapado. Al parecer, alguien no anduvo rápido con el papeleo, y llegaron tarde a registrarle como posible candidato en la categoría musical. Una pena, porque es uno de sus más grandes trabajos, y Leone subrayaba cómo usó distintos estilos para cada época, además de saber enhebrar Amapola dentro de la música de la película.

‘¡Átame!’ (1990). Morricone también dejó su impronta sonora en el universo de Pedro Almodóvar en ¡Átame!, en la que Antonio Banderas interpretaba a un joven de 23 años con 50.000 pesetas en el banco y una obsesión con la actriz que interpretaba Victoria Abril. Años después, confesaría en su libro En busca de aquel sonido (Malpaso) que permaneció años sin saber qué le había parecido su obra sonora al cineasta manchego, hasta que en un encuentro, Almodóvar le confesó que le había gustado.

‘La leyenda del pianista en el océano’ (1998). El músico volvió a trabajar junto a Tornatore, una década después de Cinema Paradiso, para contar esta adaptación del monólogo teatral Novecento, del dramaturgo Alessandro Baricco. El británico Phillip Roth encarna a un pianista que encuentra su mundo en el buque RMS Virginian, atravesando el Atlántico de Europa a Estados Unidos y viceversa, en una época caracterizada por las migraciones masivas al continente americano. Observa el mundo a través de las ventanas de su camarote, y de un cruce de miradas con una hermosa joven surge Playing Love, una de las más destacadas de la banda sonora de la película.




Sacco y Vanzetti (1971). Es una película que documenta el ambiente y el juicio a dos luchadores anarquistas como los italianos Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, en las luchas sociales en Estados Unidos a principios del Siglo XX. El tema principal de la banda de sonido fue La balada de Sacco y Vanzetti (Here’s to you), interpretada magistralmente por Joan Báez.

La canción del Mundial 78

Ennio Morricone no solo dejó una profunda huella en el mundo del cine, sino que también hizo su aporte al deporte. Aunque muchos no lo recuerden, el italiano fue el autor de la canción oficial del Mundial de 1978 que se disputó en Argentina.


“El Mundial” era el simple título del tema que fue encargado al compositor europeo por la organización y que dura poco más de tres minutos. Dada conocer públicamente solo 20 días antes del partido inaugural, se trató de una canción casi completamente instrumental: salvo en los primeros segundos en los que se escucha “Argentina, aquí el Mundial”, el resto de la canción transcurre entre sonidos de instrumentos de viento y sintetizadores, y un suave coro que tararea.

Informe: El País (España), Infobae y Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario