lunes, 11 de noviembre de 2019

CRISIS EN BOLIVIA / MINISTRO DE GOBIERNO ESTÁ REFUGIADO EN EMBAJADA ARGENTINA

La sede diplomática en La Paz alojó a Carlos Romero para protegerlo de “eventuales represalias” y es posible que 
reciba a más funcionarios bolivianos

Carlos Romero
Bolivia - El gobierno de Mauricio Macri aloja desde el domingo a la noche en la sede de su embajada en La Paz al ministro de gobierno de Bolivia, Carlos Romero, para protegerlo de "eventuales represalias" luego de la renuncia del presidente Evo Morales.

"Romero pidió ponerse a seguro dentro de la embajada", confirmaron al diario La Nación altas fuentes de la cancillería argentina. Y explicaron que de acuerdo a la "tradición de hospitalidad" con los países vecinos se le concedió un lugar, aunque técnicamente no se trata de un asilo. "Para que ello ocurra, tiene que haber una contraparte que lo solicite, y eso no ocurrió", contó un jerárquico de la Cancillería, que no descartó que otros dirigentes del oficialista MAS o del gobierno de Morales puedan sumarse con un pedido similar.

Desde la Cancillería también aclararon que la situación de Romero "será evaluada" con el correr de las horas y que en breve se definirá si pasa a condición de asilado político.

El presidente Macri encabezó este lunes a la mañana una reunión de gabinete, en el que la renuncia de Evo Morales fue el tema central. "Está muy preocupado por la desestabilización de la región", afirmó un miembro del gabinete que estuvo en la reunión. El Presidente conversó durante el fin de semana con varios "presidentes de la región" y lo mismo hizo Faurie con los cancilleres, afirmaron fuentes del Gobierno.

En la conferencia de prensa posterior, Faurie dejó una vez más en claro la postura oficial: reiteró que para el Gobierno no se trata de un golpe de Estado. Afirmó que la democracia en Bolivia tiene las herramientas para lograr una salida institucional al conflicto sin violencia. "El MAS tiene mayoría en la Asamblea Legislativa, con designar a un dirigente no irritativo para la oposición por 90 días alcanzaría para descomprimir", conjeturan fuentes oficiales del gobierno argentino.

El jefe de gabinete, Marcos Peña, también compartió la misma visión con varios ministros en las últimas horas. "Es una situación muy delicada, y las Fuerzas Armadas le dijeron a Evo que no iban a reprimir, para luego retirarse. Técnicamente no es un golpe de Estado", afirmó un ministro.

"Hay que esperar y tratar de que esto se resuelva en paz y por las vías institucionales que existen, que haya una elección y que haya una definición de quienes son los que tienen que administrar los destinos de Bolivia en los próximos años", dijo el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en declaraciones radiales luego de la reunión de gabinete.

Informe: La Nación

0 comentarios :

Publicar un comentario