martes, 28 de mayo de 2019

Por octava vez presentan el proyecto de aborto legal

La nueva iniciativa excluye la objeción de conciencia para 
los profesionales de la salud, algo que sí contenía 
la redacción anterior.

En el Anexo C de Diputados, se volvió a presentar el proyecto para legalizar el
aborto con algunas modificaciones respecto de la iniciativa anterior. (Foto/La Nación)
Nacionales - Con una fuerte interpelación a los candidatos para las elecciones de este año, se presentó este martes por octava vez el proyecto para despenalizar y legalizar el aborto, que contó nuevamente con apoyo multipartidario y reunió 70 firmas de diputados y diputadas, que se comprometieron a volver a impulsar el debate en el Congreso.

Mientras miles de mujeres se congregaban en los alrededores del Congreso, legisladores de distintos bloques ofrecieron una conferencia de prensa en un colmado Anexo C de la Cámara baja, donde se sucedieron las críticas a los 38 senadores que en agosto pasado rechazaron el proyecto e impidieron así la sanción de la ley.

Después de esa derrota, la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito elaboró una nueva redacción, que recibió cambios con respecto a la media sanción, aunque mantuvo el objetivo original de garantizar la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) hasta las 14 semanas de gestación.

Si bien será muy difícil que el debate vuelva a darse este año, con la misma composición de las cámaras y en medio de la campaña electoral, las diputadas “verdes” buscaron darle un envión para mantener la vigencia del reclamo y, sobre todo, instar a los candidatos a que se pronuncien sobre el tema.

“Nos comprometemos a que el proyecto tenga sanción este año”, subrayó Victoria Donda (Somos), quien volvió a encabezar el proyecto con su firma, e ironizó con la canción de Charly García: “El año que viene, muchos dinosaurios que están en el Senado van a desaparecer”.

Donda remarcó que “los candidatos tendrán que elegir entre clandestinidad o ley”, mientras su discurso -como el del resto de las oradoras- era interrumpido por aplausos y cánticos de las militantes presentes, con sus pañuelos verdes en alto.

En la sala se dieron cita varias integrantes del colectivo Actrices Argentinas, como Luisa Kuliok, Muriel Santa Ana y Alejandra Darín, quienes el año pasado expusieron a favor del aborto legal en las audiencias públicas que se desarrollaron en la Cámara de Diputados.

También se vio a la actriz Thelma Fardin, denunciante de Juan Darthés por abuso sexual; la investigadora y exdirectora del CONICET Dora Barrancos; la escritora Claudia Piñeiro; la referente de MuMaLá Raquel Vivanco; y la legisladora porteña Myriam Bregman, entre otras.


Ubicada en la cabecera de la sala, la radical Brenda Austin consideró que “este es un hecho simbólico y político” y destacó la “sinergia” lograda entre la calle y la dirigencia política para avanzar con la causa, aunque advirtió que el próximo desafío es “fortalecer el rol federal de la Campaña”.

“Estamos acá más fuertes que nunca para trabajar hasta que sea ley. No debemos luchar contra los portadores del odio, sino por construir una mayoría social”, clarificó Austin.

Marta Alanis, de Católicas por el Derecho a Decidir -una de las organizaciones base de la Campaña- planteó que “es una vergüenza lo que pasó en el Senado”, y más tarde se sumó Araceli Ferreyra, del Movimiento Evita: “Los cinco senadores percha que nos faltaron no entendieron la dimensión de lo que estaban haciendo. ¿Cuántos abortos cuesta un voto?”.

Una voz que sonó disonante fue la de Romina del Plá, del Partido Obrero, quien propuso la idea de una consulta popular no vinculante sobre el aborto legal, algo que despertó murmullos de desaprobación en la sala.

Los únicos hombres que hablaron en la conferencia fueron Daniel Lipoveztky (Pro) y Nicolás Del Caño (PTS), aunque también asistieron Daniel Filmus, Carlos Castagneto, Adrián Grana (Frente para la Victoria-PJ), Alejandro Echegaray (UCR), Juan Carlos “Cali” Villalonga (Pro) y el senador Fernando “Pino” Solanas (Proyecto Sur).

El proyecto establece que más allá del plazo de las 14 semanas de gestación, las mujeres y “personas con capacidad de gestar” -término incorporado en la nueva redacción- tendrían derecho a acceder a la interrupción legal del embarazo (ILE) en caso de violación o si corre riesgo su vida o su salud integral.

La iniciativa no incluye la objeción de conciencia para los profesionales de la salud -algo que sí contenía la media sanción- y garantiza la realización del aborto voluntario dentro del citado plazo en todos los centros de salud públicos y privados sin necesidad de autorización judicial previa.

Las primeras 15 firmas del proyecto pertenecen a Victoria Donda (Somos), Brenda Austin (UCR), Mónica Macha (Frente para la Victoria-PJ), Romina del Plá (Partido Obrero), Cecilia Moreau (Frente Renovador), Carla Carrizo (Evolución), Daniel Lipovetzky (Pro), Araceli Ferreyra (Movimiento Evita), Mónica Schlotthauer (Izquierda Socialista), Nicolás del Caño (PTS), Carolina Moisés (Justicialista), Daniel Filmus (Frente para la Victoria-PJ), Mayra Mendoza (Frente para la Victoria-PJ), Silvia Lospennato (Pro) y Hugo Yasky (Frente para la Victoria-PJ).

Informe: Parlamentario.com

0 comentarios :

Publicar un comentario