martes, 21 de mayo de 2019

JUICIO A CRISTINA KIRCHNER / PASA A CUARTO INTERMEDIO HASTA EL LUNES

En la jornada de este martes se leyeron las acusaciones 
y 100 de los 574 folios de los que consta la causa contra 
la expresidenta.

Cristina Kirchner, junto a su abogado Carlos Beraldi, durante la primera audiencia
que se le sigue como jefa de una "asociación ilícita". (Foto/Perfil)
Judiciales -Después de tres horas de estar sentada en el banquillo de los acusados, la expresidenta Cristina Kirchner se retiró de Comodoro Py sin hacer declaraciones. El Tribunal Oral Federal 2 dictó un cuarto intermedio hasta el lunes, a las 9:30, La actual senadora de Unidad Ciudadana asistió a la primera audiencia en la que se la señala como jefa de una "asociación ilícita" que benefició con contratos de obra pública al empresario Lázaro Báez.

La audiencia comenzó pasadas las 12, y la senadora se sentó junto a su abogado Carlos Beraldi en la quinta fila de la sala AMIA de los tribunales de Comodoro Py, mientras que el exministro de Planificación Federal y diputado suspendido, Julio De Vido, y Báez estuvieron juntos en la segunda hilera.

Durante esta primera audiencia se procedió a la lectura de los folios, alcanzándose a leer 100 de los 574 de los que consta la causa. La jornada se interrumpió cerca de las 15 y se reanudará la próxima semana, el 27 de mayo.

El proceso judicial, que se estima durará un año, se desarrollará en medio de la campaña electoral para la cual, y hasta el momento, la líder de Unidad Ciudadana ya está anotada como candidata a vicepresidenta en una fórmula que encabezará Alberto Fernández. Este último, exjefe de Gabinete de su primer gobierno, será justamente uno de los 160 testigos.

El juicio está a cargo del Tribunal Oral Federal N°2, integrado por los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu, Andrés Basso y Adriana Palliotti (suplente). La Oficina Anticorrupción (OA) y la Unidad de Información Financiera (UIF) serán las querellas.

Además de la exmandataria hay otros 12 acusados, entre los que ella está acusada por los delitos de asociación ilícita -figura como “jefa”- y de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública.

En la causa se indica que de 51 obras viales otorgadas a Báez, solo dos fueron culminadas en tiempo y forma. La investigación se originó a partir de una denuncia realizada por las nuevas autoridades de la Dirección Nacional de Vialidad en 2016.

Cristina Kirchner fue elevada a juicio oral además en las causas por dólar futuro, el Memorándum con Irán, Los Sauces y Hotesur, todas sin fecha de inicio programado. Además cuenta con cinco prisiones preventivas -entre ellas en la causa de los cuadernos- pero permanece en libertad por tener fueros y por nunca haberse aprobado en el Senado su desafuero.

Cómo fue la primera jornada

En la causa se investigan irregularidades en la adjudicación de obras públicas viales al Grupo Austral, propiedad de Báez, en la provincia de Santa Cruz. En el caso, el juez Julián Ercolini procesó a la ex presidenta en este expediente en diciembre de 2016, cuando también le trabó un embargo por 10 mil millones de pesos. "Cristina Elisabet Fernández, en su carácter de Presidente de la Nación, entre el 10 de diciembre de 2007 y el 9 de diciembre de 2015, habría perjudicado los intereses confiados al violar su deber de administrar y cuidar fielmente los bienes del Estado nacional que estaban bajo la órbita de su responsabilidad, en función de su calidad de jefa de gobierno y responsable política de la administración general del país", escribió entonces el magistrado en su fallo.

Sentada cerca del blindex que separa el área de la audiencia, CFK tenía desde el área del público la presencia en su apoyo de figuras como Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, a Taty Almeida, de Madres, al periodista Horacio Verbitsky, al ex secretario de Seguridad Sergio Berni y los legisladores Eduardo “Wado” De Pedro, Rodolfo Tailhade, y Andrés “Cuervo” Larroque, entre otros.

Con una puntualidad atípica en Comodoro Py, el debate comenzó a las 12, la hora pautada. CFK entró y no saludó a nadie. Su seriedad contrastó con la sonrisa con la que unos minutos antes miró al ingresar a los manifestantes que se autoconvocaron en los alrededores del edificio del barrio de Retiro. Estaban lejos, el vallado perimetral impuesto en la zona no permitía que se acercaran. Entró, como siempre, en el auto de su custodia, por la calle Costa Brava, a metros del ingreso directo a la sala más grande de Comodoro Py. Ya había estado dos veces. Una en el primer juicio por el atentado a la AMIA y luego como testigo en el caso por el encubrimiento del mismo.

Adentro ya estaban Báez y Santiago Carlos Kirchner, que habían sido trasladados desde el Penal de Ezeiza y De Vido desde Marcos Paz. Los tres quedaron sentados juntos y custodiados por miembros del Servicio Penitenciario Federal (SPF), de quien están a disposición. De los tres, solo Kirchner, primo hermano del ex presidente, está preso por este caso.

En el lugar ya estaban los restantes acusados, que llegaron al debate en libertad. Distribuidos en distintos lugares estaban: Nelson Periotti, Abel Fatala, Raúl Daruich, Mauricio Collareda, Héctor Garro, Juan Carlos Villafañe, Raúl Pavesi y José Santibáñez.

Por su lado, estaba José López. El exsecretario de Obra Pública es un personaje incómodo para el kirchnerismo. No sólo por la imagen que brindó en junio de 2016, en el convento de General Rodríguez, sino por sus dichos posteriores. Imputado colaborador en la causa de los cuadernos de las coimas, está desde agosto pasado en el Programa de Protección de Testigos e Imputados, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Sus declaraciones le valieron su ingreso al Programa y varios enemigos en el kirchnerismo, donde ya no era apreciado. Por ese mismo motivo hoy estuvo en el área cercana a las querellas y la fiscalía, y no junto al resto de los acusados.

Antes de empezar, De Vido y Báez cruzaron algunas palabras y risas, al tiempo que hablaban con sus defensas encabezadas por Maximiliano Rusconi y Víctor Hortel, respectivamente. Rusconi fue el protagonista del único momento tenso del día al plantear una serie de nulidades cuando todavía no se había abierto esa posibilidad por parte del tribunal. Jorge Gorini, presidente del Tribunal Oral Federal 2, que llevará adelante el caso, le hizo saber que no estaba permitido en ese momento y Rusconi insistió. Gorini fue terminante y Rusconi arremetió en su contra al momento de salir de la audiencia, pasadas las tres de la tarde. Para entonces, la primera jornada del juicio contra CFK ya había terminado. La continuación será el lunes a las 9:30 hs.

Informe: Parlamentario.com, Perfil.com y Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario