domingo, 24 de febrero de 2019

Las condiciones de Cristina para bajarse

Por Gustavo González
Si no fuera que la está pasando tan mal, la estaría pasando muy bien. Si no fuera que ella y su familia pueden ir a prisión, estaría gozando este momento en el que siente que todos bailan al compás de sus tiempos.

El 19 de febrero Cristina cumplió 66 años y lo celebró en medio de esas contradicciones y en privado, junto a sus hijos y nietos, en la casa de Eduardo Valdés

Hicieron coincidir esa celebración con el festejo de los cumpleaños de Valdés y Máximo Kirchner, que habían cumplido tres días antes.

La duda que sobrevoló es si el próximo aniversario lo celebrará de nuevo en la casa de su amigo, en la residencia de Olivos, o un poco más cerca de la prisión.

Es táctica. En esta columna del 23 de diciembre en la que PERFIL anticipó el despertar de las ansias electorales de Roberto Lavagna (Ver en Perfil.com “Lavagna: el cisne negro de Macri y CFK”), se informaba también sobre las primeras evaluaciones de Cristina sobre la posibilidad de bajarse de la carrera presidencial.

Hoy, cada vez son más los que en su círculo íntimo creen que esa es la mejor opción. Hablan de un renunciamiento al estilo Evita.

No es solo una hipótesis.

Es una táctica electoral que no significa de por sí que terminará bajándose. Solo significa que está pensando seriamente en la posibilidad de hacerlo y que llegó a la conclusión de que, aun cuando luego compita, esta táctica le facilita seguir operando en el armado de listas de unidad en las provincias, como sucede en San Juan, Entre Ríos y Santa Fe.

La idea del “renunciamiento” le permite presentarse hacia adentro y fuera del peronismo como una voz conciliadora, desprendida de intereses personales, bregando por la unidad de las fuerzas "populares y progresistas".

Y le permite retomar diálogos con quienes, hasta hace poco, parecía irreconciliable. Ya lo hizo con ex férreos críticos suyos como Moyano, Juan Grabois, Alberto Fernández y Felipe Solá.

Su último acercamiento fue con Duhalde. Lo llamó tras la operación que sufrió en la espalda y que todavía lo tiene convaleciente. Al principio Cristina no tuvo suerte: el secretario de Duhalde le cortó después de que ella le dijera quién hablaba. “Era una joda –le transmitió el secretario a su jefe–, una mujer que se hacía pasar por Cristina”. Pero ella volvió a llamar y el que la atendió directamente fue el ex presidente.

Duhalde acepta que ese gesto, que se repitió otra vez, no dejó de conmoverlo, después de tantos años de duras disputas. Parafraseando el título de un libro suyo, cree que el país se encuentra en un estadio de “megabarbarie” y que llegó el momento de cerrar grietas.

Promotor original de la candidatura de Lavagna, podrá suponer igual que ese gesto de CFK tendría alguna intencionalidad política. De hecho, desde el kirchnerismo venían intentando, sin éxito, aproximarse a su ex ministro. Quieren contarle lo que cuentan en privado: ella estaría dispuesta a un renunciamiento histórico, ve con buenos ojos la candidatura de Lavagna y solo tiene una condición: ser tratada “con la consideración que merece quien fue dos veces presidenta del país”.

Duhalde mediador. Le piden algo más a Lavagna. Le piden que la vaya a visitar para hablar de todo esto. Es probable que el renovado contacto de Cristina con Duhalde busque su intermediación para que Lavagna reciba a los enviados de la ex presidenta.

Duhalde ya había estado con otros cristinistas como Pepe Albistur y Carlos Kunkel, quienes le contaron que ella no piensa en ella sino en el bien del país y que, en ese sentido, no tendría problema en dar un paso al costado. Y le hablan de lo buen candidato que para ellos sería Lavagna.

El problema es que convencer al ex ministro de Duhalde de que vaya a visitar a Cristina es difícil.

Y sería un error político que aceptara.

La única posibilidad de que esa táctica le dé resultados a Cristina es bajarse y apoyar a Lavagna de la forma más imperceptible posible. De lo contrario, el nuevo candidato sumaría al eventual votante cristinista, pero también el rechazo del amplio sector que jamás votaría a alguien que la represente.

Si buscara nada más que un beneficio electoral, ella debería escenificar ante los suyos el sacrificio evitista del renunciamiento y convencerlos de que Lavagna es el candidato “menos malo”, sin aparecer jamás en la campaña.

Por su lado, Lavagna (si al final decide presentarse) no debería ceder en sus críticas al kirchnerismo. Cuanto más se distancie, más chances tendrá.

No les será fácil. El Gobierno estará allí para azuzar el detrás de escena de una eventual negociación. Y la sociedad, que de por sí desconfía de los políticos, estará atenta a lo que suceda. Tampoco será fácil resolver el drama de fondo que acosa a Cristina: la prisión.

De la boca para afuera, ella no pondría condiciones en ese punto. Dice pretender que quien gobierne la deje de “perseguir judicialmente” y la trate con respeto. Pero es una condición implícita: quizás crea que los jueces que la tienen en la mira percibirán el cambio de ánimo en el Ejecutivo y la dejarán en paz.

Demasiado optimista: el avanzado estado de causas como el fraude en la obra pública o el Cuadernogate haría inverosímil cualquier marcha atrás.

Sin contar que, si su hipótesis de acuerdo fuera Lavagna, este no tiene el perfil de alguien que operaría en ese sentido. Sí podría suponerse que no la hostigará, ya que su discurso estaría vinculado al cierre de la grieta para diferenciarse del macrismo y del kirchnerismo.

Otra alternativa es Massa. Cristina dio el OK al contacto de Alberto Fernández y su hijo Máximo con el massismo. Entiende el guiño de Massa de dejar de criticarla para hacer foco en el Gobierno y acepta el juego del tigrense de sacarle intención de votos a ella para llegar en mejores condiciones a una negociación. Estima, con razón, que con Massa podrá negociar mejor que con Lavagna.  

También serían considerados en la táctica del renunciamiento candidatos como Felipe Solá o Agustín Rossi, pero parecen más estructura propia que producto de alguna alianza más amplia que justifique la épica del paso al costado.

“Ya cumplió. Ya está”.  La voz de un hombre muy cercano desde lo político y personal con Cristina, da una idea de cuál es el sentimiento que hoy la ronda: “Por un lado hay un clamor interesado para que se baje. Es el del Peronismo Federal, que sabe que pierde si compite con ella. Pero hay otros que lo pensamos desde el mejor lugar. Yo creo que no se debe presentar, porque la quiero y no me gusta que ella y sus hijos sigan sufriendo humillaciones. Ya cumplió dos mandatos muy buenos. Ya está”.

En cambio, uno de los que recuperó cercanía con la ex mandataria opina que se debe bajar, pero por otro motivo: “No le sirve agarrar el desastre que deja este gobierno, con la sociedad partida en dos y los medios en contra.”

Los peronistas que negocian informalmente con los cristinistas dicen que les piden ministerios, lugares en las listas y continuar con los acuerdos en las provincias para llevar candidatos comunes. Los más reacios a aceptar el pacto señalan que solo tolerarían nombres de prestigio y a nadie relacionado con La Cámpora.

Los cristinistas que bregan por un “renunciamiento histórico” recuerdan que Evita pasó a la historia el 31 de agosto de 1951, “ni antes ni después”. Fue cuando en cadena nacional anunció que no integraría la fórmula presidencial junto a Perón, y que su única ambición era que, cuando se escribiera la historia de aquellos años, se dijera que su pueblo la llamaba cariñosamente Evita.

Hoy Evita es ella y el pueblo la recordará por siempre como Cristina”, dicen los que de seguro no coinciden en que la historia se repite dos veces, pero en la segunda, lo que alguna vez fue una tragedia podría transformarse en una mera farsa.    

© Perfil.com                                                                 

0 comentarios :

Publicar un comentario