jueves, 20 de septiembre de 2018

Es competente la Justicia Federal en la causa contra Marcos Levín

La Corte Suprema rechazó el fallo de Casación que había desligado al empresario de la comisión de delitos de lesa humanidad.

Marcos Levín, el empresario salteño condenado por delitos de lesa humanidad.
Salta - En el acuerdo de este jueves, la Corte Suprema de Justicia de la Nación, al hacer lugar al recurso interpuesto por el ministerio público fiscal contra el pronunciamiento de la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal, declaró la competencia de la justicia federal salteña en la causa contra el empresario salteño, Marcos Levín, por delitos de lesa humanidad.

Para ello consideró que en la sentencia impugnada se había descartado, en forma indebida, subsumir provisionalmente los hechos investigados dentro de la categoría de crímenes de lesa humanidad, al haberlos incorrectamente considerado meros actos aislados de grave violencia institucional cometidos durante la última dictadura militar, pero no vinculados al terrorismo de estado.

Para así decidir, los ministros Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, enfatizaron que no se trata de que estos hechos puedan ser provisionalmente subsumidos dentro de la categoría de lesa humanidad solo con base en el contexto temporal y espacial en que habrían ocurrido.

En este sentido, sostuvieron que lo decisivo es que la política del terrorismo de estado motivó un ataque sistemático que incluyó toda clase de violaciones a los derechos fundamentales de quienes estaban vinculados a actividades políticas, sindicales y gremiales; y resaltaron que en este caso particular algunas víctimas refirieron haber sido torturadas para obtener información relativa a su vinculación y la de sus conocidos con estas actividades. Por ello, concluyeron que estos hechos podrían constituir, de acreditarse su comisión en los términos denunciados, concretos actos ejecutivos del ataque desplegado por el último gobierno militar conforme a su particular política represiva.

En las presentes actuaciones se investigan los presuntos hechos de privación ilegítima de libertad y de tortura cometidos entre diciembre de 1976 y enero de 1977 por funcionarios policiales de la provincia de Salta, con la participación de Marcos Levín -propietario de la empresa “La Veloz del Norte”-, en perjuicio de un grupo trabajadores de aquella empresa. Dichos hechos habrían tenido lugar en sede de una comisaría provincial ubicada en la ciudad de Salta, con motivo de una denuncia por supuesta defraudación que fuera formulada por el propietario de la citada empresa en contra de aquellos trabajadores.

Las presuntas torturas se habrían cometido en el marco de interrogatorios en los que se habría procurado obtener de los detenidos la confesión en la participación criminal en la mencionada defraudación. Asimismo, en ese contexto, algunos detenidos también habrían sido interrogados por su actividad política y gremial, por la identidad de quienes asistían a las reuniones gremiales y por su pertenencia individual, o la de sus conocidos, a la agrupación “Montoneros”.

El caso

Cabe recordar que en marzo de 2016, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Salta dio a conocer la sentencia en un juicio oral por delitos de lesa humanidad cometidos en esa provincia durante la última dictadura y en la que resultó condenado el empresario Marcos Levin, propietario de la empresa La Veloz del Norte. Levín estaba acusado de instigar la privación ilegítima de la libertad y tormentos durante la dictadura en detrimento de Víctor Cobos, un exempleado y gremialista de la empresa propiedad del acusado.

El tribunal –integrado por los jueces Carlos Enrique Jiménez Montilla, Federico Santiago Díaz y Gabriel Casas- condenó a Marcos Levin, Víctor Hugo Bocos y Víctor Hugo Almirón a la pena de 12 años de prisión. En tanto, impuso a Víctor Cardozo ocho años de cárcel.

Víctor Cobos, víctima y denunciante contra los acusados, declaró en octubre de 2012 ante el juez Julio Leonardo Bavio, quién inició la causa, que “al llegar de un viaje a la Provincia de Salta su padre le comentó que  habían entrado policías en horas de la madrugada a su domicilio –en referencia a la casa de sus padres-, que los golpearon y les preguntaron por Enrique Cobos, uno de sus hermanos. Continuó su relato indicando que al llegar a donde se encontraba Martín, fue golpeado, preguntándole dónde se encontraba su hermano Enrique, detallando cómo el nombrado intentó escapar siendo abatido”.

En el relato, también expresó que “a los tres meses de ocurrida la muerte de su hermano Martín, buscaban la forma de poder detenerlo y sostuvo que le armaron junto a otros compañeros de trabajo, una causa por estafa en perjuicio de la empresa La Veloz del Norte. Comentó que el Oficial Bocos fue quien lo detuvo, añadiendo que lo conocía porque lo había visto varias veces en la empresa hablando con Marcos Levin. Recordó que este oficial se movía dentro de la empresa como si fuera el dueño, añadiendo que no parecía un empleado más. Relató que su primera detención fue durante un paro, mientras circulaba por la ruta en el vehículo del gremio con dirección a General Güemes, indicando que en la zona del portezuelo, fue detenido por Bocos y un grupo de policías. Detalló que lo llevaron al galpón de La Veloz del Norte, donde desmantelaron el vehículo mencionado anteriormente, buscando armas según le manifestaron, agregando que al no encontrar nada lo liberaron. Explicó que su segunda detención fue a fines de diciembre  de  1976,  cuando  estaba  por  salir de  viaje, oportunidad en que  se  presentó el Oficial Bocos en la empresa, acompañado por un tal ‘Cardozo’ y un tal ‘Figueroa’ que eran oficiales de la policía y le hicieron saber que estaba detenido. Manifestó que al preguntar el motivo, le dijeron que ya se iba a enterar, que lo esposaron y lo llevaron a la Comisaría 4ta, ubicada en la calle Lerma frente al Club Juventud Antoniana. Puso de resalto que lo tuvieron dieciocho horas en un cuarto, mirando la pared, encapuchado y esposado. Señaló que luego lo comenzaron a golpear entre dos, agregando que lo desnudaron, lo pusieron en una camilla elástica, atándolo de manos y pies aplicándole picana. Recordó que le preguntó al Oficial Cardozo porqué motivo lo tenían y que el nombrado no respondió solo bajó la cabeza y le llevó agua. Mencionó que cerca de las dos de la mañana llegó Bocos acompañado por Figueroa, Cardozo y otro al que le decían ‘Sapo’ Toranzos, agregando que el primero de los nombrados se dirigió a sus compañeros diciendo ‘este también es subversivo, hay que limpiarlo’”.

Nulidad

Posteriormente, en octubre de 2017, la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal declaró la nulidad del juicio al empresario Marcos Levín, quien fue condenado a 12 años de prisión en marzo del año pasado. El tribunal de alzada había considerado que el delito que se le imputó a Levín y a tres policías no es de lesa humanidad y, por lo tanto, anuló todo lo resuelto por el Tribunal Oral Federal de Salta con lo que la causa pasaría a la Justicia ordinaria.

Ahora, con la resolución de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, la sentencia original por delitos de lesa humanidad, quedará firme.

Informe: CIJ y Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario