miércoles, 22 de agosto de 2018

APRUEBAN ALLANAMIENTOS A PROPIEDADES DE CRISTINA KIRCHNER

La expresidenta dijo que “si creen que con Bonadio o con 
los desafueros me voy a arrepentir, ¡no!, no me arrepiento 
de nada de lo que hice”.

Nacionales – Por unanimidad, el Senado de la Nación aprobó el pedido del juez Claudio Bonadio, solicitando autorización para allanar propiedades de la expresidenta Cristina Kirchner en el marco de la causa de los “cuadernos de las coimas”, que involucra a numerosos exfuncionarios y empresarios.

La carta enviada por la senadora del FpV-PJ a Labor Parlamentaria, en la que aceptó los operativos en sus domicilios pero puso condiciones, destrabó la sesión que no había reunido quórum la semana pasada, cuando sólo faltó un legislador para reunir el número necesario.

Al abrir el debate, el senador Ernesto Martínez (Pro) llamó a votar a favor para “prestigiar la buena política” y precisó que según la Ley de Fueros los legisladores gozan de “inmunidad de arresto y nada más que eso”. “Todos los senadores estamos sometidos a los procesos penales de principio a fin y a todas sus incidencias”, puntualizó el cordobés.

El presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Dalmacio Mera, aclaró que el Senado “no será responsable” si se filtran imágenes de los allanamientos, y pidió a Bonadio “cuidar la diligencia” y respetar las garantías que otorga el Código Procesal.

Desde el Frente para la Victoria-PJ llovieron críticas a Bonadio. Una de las más duras provino de la chaqueña María Inés Pilatti Vergara, quien le recomendó al magistrado: “Escanéate la cabeza, en una de esas te surge que te queda una neurona de sensatez republicana”.

Pilatti también dedicó un mensaje a sus excompañeros del bloque peronista: “Pueden tratar de justificar su accionar con la transparencia, con la anticorrupción, con querer quedar bien con las señoras gordas que se pronunciaban anoche frente al Congreso, pero ¿saben qué? En los barrios desde donde nosotros venimos eso se llama traición. Y de la traición no se vuelve”.

También por el kirchnerismo, la chubutense Nancy González expresó su preocupación respecto a “qué show van a inventar cuando terminen los allanamientos, para poder tapar la gran crisis económica que vivimos en nuestro país”.

“No escuché tampoco hablar a ninguno de ustedes del aumento de la pobreza desde que asumieron. Tampoco de los despidos en el sector público y privado, de los recortes de salud y de las jubilaciones”, se quejó González, vicepresidenta del bloque del Frente para la Victoria-PJ.

Por el bloque Justicialista, el formoseño José Mayans -cercano a Cristina- vinculó la causa de los “cuadernos de las coimas” al “64% de imagen negativa” que según él acumula el Gobierno. “En el momento que había un desplome muy fuerte del Gobierno salió este tema para contener la caída”, sugirió.

Mayans alertó que “no hubo sorteo” del juez de la causa y además señaló que a la exmandataria “se la declara culpable antes del proceso”.

Eduardo Costa fue uno de los senadores más enfáticos del oficialismo contra la corrupción kirchnerista. “En mi provincia fueron por todo, y se quedaron con todo”, disparó, y denunció “el mayor saqueo de recursos públicos que se ha hecho del Estado argentino”.

“Esto no es un show mediático, es la corrupción del gobierno kirchnerista. Llama la atención la manera obscena en la que lo han instrumentado, ha sido una política de Estado: comenzaron en 2003 y así siguieron hasta el último día”, enfatizó el santacruceño, que además mencionó con nombre y apellido a exfuncionarios y empresarios detenidos.

Cristina llegó al Congreso pasadas las 13.30, en medio de un enorme operativo de seguridad, aunque ingresó al recinto poco después de iniciada la sesión, cuando ya se había reunido quórum. Para ese entonces, ya estaban las primeras kirchneristas: Anabel Fernández Sagasti, Nancy González y María de los Angeles Sacnun. El bloque del Frente para la Victoria-PJ estuvo presente, a diferencia del anterior intento.

Habla Cristina Kirchner

Faltaban minutos para las 20 cuando Cristina Kirchner tomó la palabra en el Senado para defenderse del pedido de allanamiento y advirtió: “Si creen que con (Claudio) Bonadio o con los desafueros me voy a arrepentir, ¡no!, no me arrepiento de nada de lo que hice”.

En tono enérgico, la expresidenta dijo ser la primera senadora cuyas propiedades serán allanadas, y advirtió: “Si algo faltaba para consagrar la persecución política y el uso del Poder Judicial era esta causa” sobre los “cuadernos de las coimas”.

Al inicio de su discurso en el recinto, la exmandataria dijo que “esta es la primera vez que se va a allanar la vivienda de un senador”, y se basó en una nota de parlamentario.com para sostener esa afirmación.

“En 2001, con el mayor escándalo de corrupción institucional del que se tenga memoria, ni siquiera en esa oportunidad se allanó. Lo que se hizo fue una inspección ocular por parte del juez (Carlos) Liporaci” sobre las oficinas del senador salteño Emilio Cantarero, recordó Cristina.

Por eso, alertó que no solo fue la primera presidenta mujer, sino que también será “la primera senadora allanada”.

La legisladora del Frente para la Victoria-PJ subrayó que “si algo faltaba para consagrar la persecución política y el uso del Poder Judicial era esta causa”, y se preguntó: “¿Ustedes creen que los que están hablando como arrepentidos están diciendo la verdad? ¿Ustedes creen realmente que la patria contratista y la cartelización de la obra pública empezó el 25 de mayo de 2003?”.

Cristina repasó que tiene seis causas abiertas, de las cuales cuatro tienen que ver con el delito de asociación ilícita. “Durante años machacaron con que quien habla era socia de un empresario de Santa Cruz y que todo lo que tenía era de un empresario de Santa Cruz, o también otro empresario de medios”, dijo, en alusión a Lázaro Báez y Cristóbal López.

Por eso, reclamó que se trate un proyecto de ley que presentó recientemente para realizar una auditoría integral de la obra pública.

En otro pasaje de su discurso, la senadora planteó que “estamos en un momento del lawfare” y agregó que “ya no es necesario recurrir a los métodos utilizados durante la dictadura. En aquellas etapas había que suprimir a los adversarios. Hoy no es necesario desaparecer gente porque hay otra forma de desaparición: la eliminación mediática”.

Tras referirse a la “proscripción” de Lula Da Silva en Brasil, Cristina explicó que “si ‘cualquieras’ o ‘cualquieros’ levantan la manito para la reforma previsional, el pacto fiscal o lo que necesite el poder de turno, no les pasa nada: estas persecuciones le pasan a los que con errores o aciertos creemos en algo y defendemos eso. Yo creo en la redistribución del ingreso, en el empoderamiento de los derechos, en la universidad pública, en la ciencia y tecnología, en el desendeudamiento”.

“No me van a hacer arrepentir. Si creen que con Bonadio o con los desafueros me voy a arrepentir, ¡no!, no me arrepiento de nada de lo que hice. En todo caso me arrepiento de no haber sido lo suficientemente inteligente para persuadir de que lo que estábamos haciendo había mejorado la vida de millones de argentinos”, recalcó.

Se refirió puntualmente a la causa por el dólar futuro y recordó que cuando prestó declaración indagatoria, en abril de 2016, el dólar estaba a 14,60 pesos. “Voy por la sexta declaración indagatoria y el dólar ya está a 31, ¿ustedes creen que van a tapar el sol con la mano?”, inquirió, y acotó: “El lawfare, además de proscribir, sirve para distraer”.

Hacia el final, mencionó cuando fue víctima de la filtración de escuchas telefónicas, y por eso defendió su pedido de que no haya cámaras televisivas ni fotográficas en los allanamientos. “Si pido que no haya registros fílmicos es para que después no salgan en los programas de televisión, porque ha sido una constante”, advirtió.

Informe: Parlamentario.com

0 comentarios :

Publicar un comentario