domingo, 24 de junio de 2018

PARO NACIONAL DE LA CGT

Será este lunes y afectará a la mayoría de las actividades públicas y privadas. Movilizaciones de la izquierda.

Nacionales - La CGT concreta este lunes su tercer paro nacional en la gestión de Mauricio Macri en rechazo a las políticas del Gobierno, con lo cual no funcionarán la mayoría de las actividades y servicios del país, incluyendo escuelas, dependencias públicas, transporte y comercios.

La medida de fuerza no será sólo de los sindicatos que integran la entidad de la calle Azopardo, sino que además incluye a los gremios de la CTA de los Trabajadores, de la CTA Autónoma, además de los que están alineados con partidos de izquierda, sectores que tras reclamar durante bastante tiempo a la CGT que convoque a un paro general, adhirieron a la huelga.

Si bien la idea de la CGT fue la de un paro sin movilización con las típicas imágenes las ciudades del país con sus calles vacías, las agrupaciones trotskistas desafiaron esa postura ya que realizarán durante la jornada de la huelga movilizaciones con actos en el Obelisco.

Todo lo contrario a la imagen de consenso interno que pretende mostrar el Presidente a los inversores extranjeros, ahora que el país acaba de ser reconocido como "mercado emergente" y avanza en la implementación del acuerdo con el FMI, que prevé un fuerte ajuste de más de $200.000 millones en el gasto público.

En un gesto de acercamiento, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, recibió una semana y media atrás a la cúpula sindical en la Rosada. Allí les anticipó el decreto que redefinió la pauta salarial en 20% -tal como adelantó iProfesional-, mientras que se dejó trascender la promesa de devolver fondos millonarios retenidos a las obras sociales.

Pero la oferta llegó tarde y sonó a poco en los oídos de una dirigencia sindical ya sin margen para dilatar la tercera huelga general durante la gestión de Cambiemos.

Así las cosas, desde las 12 del mediodía, el consejo directivo reunido en el edificio histórico de Azopardo al 800 monitoreará paso a paso el nivel de acatamiento.

En las últimas horas, los colectiveros de la UTA y los conductores ferroviarios de La Fraternidad confirmaron su adhesión al paro, dos organizaciones claves para garantizar su efectividad por su capacidad para paralizar la circulación de personas en el área metropolitana.

"El transporte va a ayudar mucho a que el paro sea un éxito pero hay una realidad que no se puede ocultar: las recetas del FMI son todas recesivas", dijo a iProfesional el vocero de la UTA, Mario Calegaris.

Enfrentado a la UTA y por fuera de la CGT, también tendrá un rol protagónico en la jornada el sindicato del subte (Agtsyp), que viene de obtener un fallo favorable a su reclamo de reabrir paritarias.

La sensación de parálisis se verá reforzada por el sector duro que presionó a la central obrera a ir al paro. Se trata de camioneros, portuarios y aeronáuticos, cuya adhesión forzó la cancelación de los vuelos en Aerolíneas, así como de los bancarios.

A diferencia de otras ocasiones, también será de la partida el ala dialoguista integrada por los "gordos" (mercantiles y sanidad) e "independientes" (contrucción, obras sanitarias y los estatales de UPCN), donde también anticipan un "paro total".

El líder de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), Gerardo Martínez, reclamó medidas "anticíclicas" frente al acuerdo con el Fondo. De lo contrario, alertó, en los próximos días se podrían perder 40.000 puestos de trabajo.

En la industria, se sumarán los textiles, metalúrgicos, metalmecánicos, los trabajadores de la alimentación y del neumático. El líder de la Unión Obrera Metalúrgica, Antonio Caló, advirtió días atrás que desde diciembre de 2015 se perdieron 28.000 puestos de trabajo y otros 20.000 empleados están suspendidos.

La preocupación se extendió también a las terminales automotrices y autopartidas, donde el gremio Smata, alertó por la apertura de importaciones y su impacto en la actividad.

Informe: iProfesional y NA

0 comentarios :

Publicar un comentario