viernes, 27 de octubre de 2017

CATALUÑA DECLARA INDEPENDENCIA

El Gobierno de Rajoy prepara la intervención 
a poderes y organismos catalanes.

El presidente catalán, Carles Puigdemont, tras la aprobación de la independencia
por parte del Parlament de Catalunya. (Foto / Reuters)
Mundo - El Parlament ha aprobado, por 70 votos secretos a favor, diez en contra y dos abstenciones, la propuesta de Junts pel Sí y la CUP que propone declarar la independencia y abrir un proceso constituyente que "acabe con la redacción y aprobación de la constitución de la república". El texto insta, además, al Govern a desplegar la ley de transitoriedad. La oposición se ha ausentado en el momento de la votación.

El voto secreto ha sido apoyado tanto por la Cup como por Junts pel Sí, cuyo portavoz adjunto,  Roger Torrent, ha pedido una votación nominal y en urna con el fin de evitar posteriores acciones penales, tras la advertencia de los servicios jurídicos del parlament de que el texto no podía votarse debido a que la ley en la que se sostiene está anulada por el Tribunal Constitucional.

Además de los diputados de Junts pel Si y la CUP han participado en la votación los 11 diputados de Catalunya Sí Que Es Pot, encabezados por Joan Coscubiela, que han votado no. Todos ellos han mostrado su voto excepto los tres de Podem, Albano Dante Fachín, Joan Giner y Àngels Martínez Castells que no lo han enseñado.

Antes de producirse la votación, la presidenta del parlament, Carme Forcadell, ha leído la propuesta de Junts pel Sí: "En virtud de lo que se acaba de exponer, constituimos la república catalana, como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social", ha dicho.

Al igual que ayer, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, no ha intervenido en el pleno de este viernes y ha sido la portavoz del grupo de Junts pel Sí, Marta Rovira (ERC), quien ha reprochado con crudeza al PSC, PP y Ciudadanos de querer intervenir las instituciones democráticas, de haber querido rechazar el diálogo y de haber impuesto una mayoría que existe en el Congreso y que no es tal en el Parlament (47 diputados sobre 135, aunque los partidos no independentistas superan a los soberanistas en porcentaje de voto). La diputada les ha achacado no haber explicado los efectos del 155 y de haber torpedeado sistemáticamente cualquier debate para después denunciar que se les vulneran sus derechos. “Señora Arrimadas: diga a la policía de paisano que deje de perseguirnos”, ha señalado Rovira que ha asegurado que le hacen fotografías cuando acompaña a su hija al colegio.

Carles Riera, diputado de la CUP, ha asegurado que el Parlament dará un paso “histórico” al empezar a poner fin con el régimen de 1978 y con la monarquía borbónica. “Ha llegado la hora del pueblo. Nos autodeterminamos ante el Estado y ante las oligarquías catalanas”, ha afirmado el diputado que ha afirmado que Cataluña aún carece de estructuras de Estado y que deberá, por tanto, arrancar ese proceso constituyente con un contrapoder catalán frente “al poder autoritario del Estado. “Queremos una república de acogida. Y deseamos un tierno abrazo para quien desea un mundo mejor sea quien sea su identidad. Y damos el paso de pie y con la cabeza bien alta. Ni de rodillas ni como súbditos. Como personas libras y son miedo. Hoy es un día feliz. ¡Visca la terra!”, ha concluido.

"Ha llegado la hora del pueblo, sin estructuras de Estado, para construir la república desde abajo, desde la autorganización, desde los Ayuntamientos, y para todo eso reclamamos hoy que el Parlament asuma el resultado del 1 de octubre y vote las propuestas de resolución y declare que Cataluña es un Estado independiente en forma de república", ha afirmado el portavoz de la CUP, Carles Riera, quien ha comenzado su intervención recordando a los líderes de las entidades soberanistas, ANC y Ònnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, encarcelados por un presunto delito de sedición.

La propuesta de Junts pel Sí y la CUP propone la apertura de un proceso constituyente que "acabe con la redacción y aprobación de la constitución de la república" e insta al Govern a desplegar la ley de transitoriedad. El texto fija un plazo de 15 días para la constitución de un "consejo asesor del proceso constituyente" y convocar elecciones constituyentes una vez culminadas todas las fases del proceso. Según han indicado fuentes de Junts pel Sí antes de que se iniciara el pleno, el texto no dispone la declaración y votación de la independencia, aunque en la exposición de motivos señala: "Constituimos la república catalana, como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social", al citar la declaración que firmaron los diputados separatistas tras el pleno del día 10 de octubre.

Preparan intervención

El Senado ha aprobado, tras seis horas de debate, la aplicación del artículo 155 de la Constitución, una solución extrema e inédita en la democracia, para frenar el proceso independentista de Cataluña, por 214 votos a favor, 47 en contra y una abstención. La medida, apoyada por el Partido Popular (con sus coaligados Foro Asturias y Unión del Pueblo Navarro), el PSOE, Ciudadanos y Coalición Canaria, supone el cese del presidente de la Generalitat y su Gobierno, la restricción de los poderes del Parlamento catalán, la intervención de organismos y servicios de la comunidad autónoma, como los Mossos d'Esquadra, y la convocatoria de elecciones en una plazo de seis meses. Fue tras una sesión densa, a menudo bronca y cargada de inquietud por el transcurso del pleno del Parlament catalán. La votación llegó tan solo 45 minutos después de la aprobación en Barcelona de la resolución para declarar la independencia. Se han opuesto al 155 Unidos Podemos y sus confluencias, Esquerra Republicana de Catalunya, Partido Nacionalista Vasco y el PDeCAT.

La aprobación de este precepto constitucional no supone su puesta en marcha sino que solo autoriza al Gobierno a utilizarlo, tras ratificarlo esta tarde el Consejo de Ministros. El fin del trámite en el Senado, que ha durado seis días, ha cerrado unos días vertiginosos en los que el Gobierno y la Generalitat han estado tratando de alcanzar un acuerdo para descongestionar una de las situaciones más complicadas, junto al 23-F, que ha vivido España desde la instauración de la democracia tras la muerte del dictador Francisco Franco.

La sesión, que arrancó a las 10.00 de este viernes, inició su trabajo sobre el acuerdo alcanzado en la jornada anterior por la Comisión conjunta creada ad hoc para tramitar la aplicación del 155. La propuesta constataba la “extraordinaria gravedad en el incumplimiento de las obligaciones constitucionales”, las actuaciones de la Generalitat en contra del interés general y que su presidente, Carles Puigdemont, no atendió el requerimiento planteado por el Gobierno para regresar a la legalidad. En ese sentido, consideraba procedente la aprobación de medidas extraordinarias para garantizarla.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha intervenido al principio para recordar los hechos que han conducido a adoptar esta “decisión excepcional” tras un “proceso continuado de decisiones antidemocráticas, contrarias a la ley y a los valores españoles y europeos” impulsado por la Generalitat y parte del Parlament. Rajoy ha incidido en los cuatro propósitos perseguidos con la aplicación del 155: volver a la legalidad, recuperar la confianza, mantener los niveles de crecimiento perjudicados por la situación y celebrar elecciones en un situación de normalidad institucional.

Informe: El País (España)

0 comentarios :

Publicar un comentario