viernes, 4 de agosto de 2017

ENTREVISTAS / ERNESTO SANZ

"Hay una inercia de mala onda en la economía alimentada por la oposición"

Ernesto Sanz: "La Justicia está muy politizada, pero no por intervención de los
políticos en la Justicia, sino porque los jueces está politizados".
Por  Micaela Pérez

En diciembre de 2015 Ernesto Sanz sorprendió a propios y extraños cuando anunció su intempestiva decisión de sacarle el cuerpo al fragor de la política. Hoy asegura a quien intente convencerlo de volver atrás sobre sus pasos que ésta no es una opción que piense siquiera contemplar. "Recuperé al ser humano que lo tenía perdido por haberme desequilibrado con la política", confiesa, en un extenso reportaje con 3Días.

El mendocino, arquitecto fundamental de la alianza Cambiemos que llevó a Mauricio Macri al poder, rompe el silencio a poco más de una semana de las primarias y afirma que en octubre se dará una polarización donde no habrá "lugar para terceras vías". También acusa a los jueces de "especular políticamente" a la hora de sentarse a juzgar la corrupción K. "La verdadera grieta es entre la buena y la mala política. Y la única herramienta para poder resolverla es la Justicia, porque es la que tiene la potestad de distinguir quiénes son los buenos y quiénes los malos. Si no, para la sociedad somos todos iguales", sentencia.

- ¿Cómo es esto de ser una suerte de "ministro sin cartera" de Macri?
-No lo soy de ninguna manera, porque no ocupo ningún rol en especial, simplemente soy un colaborador que a veces intervengo en algunas cosas a pedido del Presidente o alguno de los ministros, y muchas veces solamente doy una opinión. No podría asimilarme al cargo de un ministro, porque tienen muchísimas responsabilidades y funciones y yo tengo muchas más libertades para moverme.

- Pero integra la mesa chica del Gobierno...
-Ellos tienen una mesa que se llama Gabinete de coordinación, yo no estoy todos los días, estoy cuando vengo desde Mendoza a Buenos Aires, la mayoría de las semanas estoy un par de días en Buenos Aires, normalmente martes y miércoles, y voy a esas reuniones. Me reciben muy bien y el Presidente me permite participar. Allí mi opinión sirve para integrar la visión del conjunto, porque al no estar dentro del microclima de todos los días, mi voz trae a veces la opinión del afuera. El Presidente tiene una virtud: escucha a mucha gente fuera del Gabinete, tiene mucha gente que le lleva datos, visiones, proyectos, muchas críticas también. Un gobernante debe nutrirse siempre de esas dos visiones, la de los colaboradores inmediatos, pero también de gente de afuera.

- ¿Cómo está hoy su relación con sus correligionarios? Tras el armado de listas hubo muchas quejas radicales al dedazo del macrismo y varios se quedaron afuera.
-Pero eso no es privativo de estas elecciones, ocurrió siempre, y en un partido como el mío, que es muy horizontal, de mucho debate, siempre hay gente que se queda afuera, en todos los cierres de listas. Antes quizá no tenía tanta trascendencia porque se cocinaba todo dentro del caldo exclusivamente partidario. Ahora que somos más, que está la CC y el PRO, y en algunas provincias otros aliados... Hay que mirarlo en esta perspectiva: cuantitativamente, el radicalismo va a tener otra vez más legisladores que los que renueva, eso ocurrió en 2015 y va a ocurrir en 2017. Hacía muchos años que no pasaba, que durante dos elecciones consecutivas la UCR pueda renovar más legisladores que lo que pone en juego es una noticia y es de por sí la respuesta más contundente a aquellos que se quejan. Ahora, desde lo cualitativo, el radicalismo ha sido y es una parte integrante muy sustanciosa de una fuerza política nueva en la Argentina. Cambiemos ha reemplazado en esta elección a esa fuerza homogénea, unida, de base territorial extendida que fue siempre el peronismo. El peronismo, el día de la elección, empezaba a recibir votos de todos los lugares del país en una ventanilla única, entonces siempre reaparecía el PJ como el ganador indiscutible a nivel nacional. Mientras tanto, los opositores al PJ estaban nadando en un mar de divisiones, nunca podías cobrar por una ventanilla única. Ahora la torta se ha dado vuelta: el que va hacer de peronismo en estas elecciones es Cambiemos, y el peronismo es el que está fragmentado y dividido. Si cuantitativamente vamos a tener más, y cualitativamente formamos parte de esta coalición potente que se instaló como una de las variables del famoso bipartidismo, ¿cuál es la queja?

- Más allá de las listas, reniegan del lugar que ocupa la UCR en las decisiones del Gobierno...
-No soy el indicado para contestar eso, deberían ser los presidentes de bloque y el presidente del partido, que han conformado todos los martes una mesa donde hay tres de un lado, que son Peña, Frigerio y Monzó, y hay tres de este lado, que son Corral, Negri y Rozas. Además los tres radicales, que son la cara visible de la organicidad partidaria, forman parte del gabinete ampliado del Presidente. Ahora, el radicalismo también tiene que entender que hoy la política se manifiesta a través de la relevancia mediática, de la exposición, y entonces tiene que asumir que tiene que tener protagonismo mediático. Eso está faltando.

- ¿Y por qué cree que no lo asumen?
-El único rasgo de vanidad personal en este reportaje lo voy a hacer ahora: yo, durante un tiempo, me hice cargo de esa relevancia mediática. Lo hice como presidente del partido y demás, pero ya no estoy. Ahora hace falta que otros protagonistas tomen esa posta de la relevancia mediática, y quizá el ejemplo más claro sea Carrió, que sin tener una estructura como el radicalismo ni la cantidad de legisladores ni intendentes ni un partido orgánico, con una gran relevancia mediática y una gran inteligencia para usarlo, fijate lo que ha obtenido. Entonces el radicalismo, en vez de quejarse debería ver eso, tomar esa posta, ir a los programas, debatir... No hace falta inventar a nadie, los que tienen responsabilidades orgánicas tienen que hacerlo.

- ¿Gana las PASO Cambiemos?
-Si vos haces la sumatoria nacional, absolutamente. Y eso es un dato objetivo porque como decía, es la única fuerza política que va a tener una sola ventanilla donde va a ir sumando los votos de todo el país.

- La incógnita es qué va a decir el diario del lunes. Si CFK gana la Provincia y Cambiemos el resto del país, ¿quién emerge ganador? Aunque la Provincia es el 38% del padrón...
-Es verdad, sería necio desconocer que el título del día siguiente te define. Aún así, creo que va a haber dos elecciones diferentes, una la de agosto y otra la de octubre. La de agosto tendrá dos condimentos que no va a tener la de octubre: dispersión y apatía. Esos dos factores no van a estar en octubre, la dispersión se va a transformar en polarización.

- ¿Pero eso no es mirar la elección con la lógica de una presidencial? En una legislativa la gente vota al que le gusta más...
-Esta es una elección semi presidencial o cuasi presidencial, porque se pone en juego el Gobierno, la gestión, no es una legislativa común. Hay otras legislativas que son medio término pero en medio de un proceso general homogéneo. Así fueron las de 2005, 2009, 2013. Estas legislativas son las primeras de un cambio profundo de paradigma, de modelo, esto vendría a ser, salvando todas las distancias porque son procesos históricos distintos, un 85 de Alfonsín y un 91 de Menem. La primera después de un click, de una bisagra muy profunda, y como ocurre cuando se da un proceso así, es donde se pone en juego el modelo, el paradigma nuevo. Vamos hacia una polarización fruto de que están otra vez en pugna los dos modelos, el viejo que intenta volver y uno nuevo que intenta consolidarse. Por eso te encontrás en las encuestas lo que se avizora que puede ocurrir en esa polarización, que no hay lugar para terceras vías.

- ¿La candidatura de Cristina es producto de que el Gobierno la infló buscando polarizar o de que la ex Presidenta contó con alguna cobertura para que la Justicia no le complique por ahora el camino?
-Te olvidas de un tercer factor, para mí el más importante: la incapacidad del peronismo no kirchnerista de construir una alternativa superior a Cristina. El Gobierno no hizo nada para polarizar, la polarización se dio sola, te diría que al contrario, el Gobierno apenas asumió, apostó a la idea de recomponer el viejo bipartidismo, pero ya no con los partidos tradicionales sino con dos coaliciones: una somos nosotros, y estamos en la cancha, y la otra coalición es el peronismo, como movimiento, un peronismo renovado, aggiornado, republicano, con nuevos liderazgos, un sistema que le pudiera dar a la Argentina acuerdos, modernidad, progreso, posibilidad de hacer reformas estructurales. Ahora, vos no le podés echar la culpa al Presidente, a Cambiemos y al Gobierno de que porque ellos no hicieron su tarea el Gobierno entronizó de nuevo a Cristina; el hueco por lo que no hicieron hizo que emergiera naturalmente lo de Cristina.

- ¿Y CFK va a seguir el camino de Menem como dicen muchos?
-A nivel nacional, es una minoría, una minoría que puede estar entre 15 y 20 puntos, pero es una minoría. Para gobernar tenés que construir mayoría y para conducir hay que construir mayoría, y hoy está mucho más cerca de consolidar una mayoría estable y permanente Cambiemos que el kirchnerismo.

- ¿Qué pasa con la Justicia que avanza y retrocede alternativamente mientras la corrupción K sigue impune?
-La Justicia está muy politizada, pero no por intervención de los políticos en la Justicia, sino porque los jueces se han politizado. Porque los jueces tienen una conducta y una actitud más cercana a la política que a la Justicia, y muchas de sus conductas, decisiones y manejo están teñidas de una especulación política.

- ¿Los jueces también miran las encuestas y cuando ven a CFK arriba se frenan?
-Eso hay que preguntárselo a los jueces, a mí me pasa lo mismo que a vos y que a cualquier ciudadano común: lo vemos y decimos no debería ser así.

- ¿El fracaso en desaforar a De Vido fue una derrota de Cambiemos?
-En absoluto, fue una derrota de la Justicia lo de De Vido, porque no tiene que ver tanto con el resultado de la votación sino con algo más profundo que ocurrió en el mismo momento que se tocó la campanilla para dar inicio a la sesión, La existencia de esa sesión fue una muestra clara de un disvalor de la Justicia, nunca podría haber llegado la Cámara a discutir sobre la habilidad moral o no de uno de sus integrantes si antes la Justicia hubiera hecho lo que tenía que hacer con De Vido. Y es más grave. Soy un convencido de que la famosa grieta en la Argentina, que no es una grieta entre kirchneristas y antikirchneristas, la grieta en la Argentina es entre la buena y la mala política. Y la única herramienta para poder resolver la grieta es la Justicia, porque es la que tiene la potestad, como poder del Estado, de distinguir quiénes son los buenos y quiénes son los malos. Si esto queda en manos de los políticos, nunca nos vamos a poner de acuerdo. Si la Justicia no pone lo que tiene que poner, para la sociedad somos todos iguales. Esto es quizá de las cosas más profundas que hoy deberíamos discutir.

- Macri lleva casi dos años de Gobierno y muchos le cuestionan la falta de un rumbo económico claro. Dicen que hay bicicleta financiera y no hay un mensaje productivista.
-No lo creo, al contrario, el Presidente lo ha dicho y lo repite, que el modelo de desarrollo de la Argentina tiene que ver con un modelo productivo, moderno, competitivo, habla mucho de competitividad para llamar la atención de que todas las actividades tienen que poner eje en cómo hacemos para lograr mayor productividad, competitividad y que eso signifique mayores ventas, mayores mercados, mayor empleo. Hoy pasa una cosa puntual, que muchos la leen mal, y que te marca cuál es el sentido de la economía: hoy hay más importaciones que exportaciones y muchos ponen el grito en el cielo diciendo la "balanza comercial deficitaria..." Pero si te metés al rubro importaciones te das cuenta que hay más importaciones porque se están importando bienes de capital, eso es extraordinario, maquinarias, no estás importando baratijas de China. Si esa es la balanza comercial, bienvenida, y vamos a tener que aguantar esa diferencia hasta que en algún momento todas esas importaciones de bienes de capital logren que las exportaciones crezcan y ahí sí vas a recomponer la ecuación. Eso es un modelo productivo, y no parecido a otras épocas históricas, donde había apertura pero para desfavorecer a la industria nacional. Acá hay apertura para que la tecnología ayude a la industria nacional, pero además hay protección, de textiles y de calzado a través de dos modelos de competitividad, aliento a las inversiones, como el modelo de productividad de Vaca Muerta. Hay inversión en infraestructura pero para sacar la producción... ¿Cómo no va a haber un modelo productivo?

- ¿Y por qué no llegan con más fuerza las señales de reactivación, a excepción de sectores como el campo y la construcción que sí ya las sienten?
-Están llegando, esto no es una manta que vos tirás sobre el mapa de la Argentina y cubre virtuosamente a todos. Hay un proceso de ordenamiento, donde primero se ordenó el Estado y se intenta todos los días ordenarlo, que te marca que no es un modelo liberal o conservador, porque hay una clara noción de cuál es el rol del Estado al servicio de una economía inteligente. Luego empezaste a ordenar la macroeconomía para que empiece a impactar, impacto en algunas actividades primero y en otras después. Y es probable que en algunas actividades demore mucho o no impacte, porque son actividades que quizá eran ganadoras en el modelo anterior porque estaban subsidiadas o con una mirada muy populista y ahora ya no lo están. Lo que nos tiene que poner bien es que los sectores que están empezando a sentir los efectos de una reactivación son los que generan más empleo: la construcción, el campo, la industria petrolera, son sectores dinámicos. Entre las buenas noticias de estos días esta la de la recaudación. Cuando vos mirás cuáles son los impuestos que más han crecido, te das cuenta que el IVA creció, y mucho, por arriba de la inflación, con una inflación promedio de 22, 23, el IVA creció 34,8 y tiene que ver con un aumento del consumo.

- Pero el consumo no repunta... En alimentos, ropa, ahí no hay reactivación....
-Está cambiando también el consumo, dentro de alimentos, la gente está cuidando más el tema de supermercados y va a comprar en lugares donde le ofrecen mejor precio. También los créditos hipotecarios son importantes... Lo que yo creo es que hay una inercia de mala onda respecto a la economía que no se justifica y alimentada por la oposición política que en épocas de campaña se ha ido a un extremo de anunciar tragedias y cataclismos y cada vez está más alejada de lo que es la realidad. No se de qué se van a disfrazar los opositores que anuncian hecatombes económicas cuando adviertan que éste es un proceso que paulatinamente va hacia arriba y no hacia abajo. Es poco serio.

-¿Y por qué las inversiones se demoran? ¿Qué es lo que hace que la lluvia prometida no se produzca?
-La política. El día que la política se alinee detrás de un proyecto común de desarrollo y progreso, aun cuando cada uno conserve sus identidades y diferencias, las inversiones van a venir mucho más fácil. El Gobierno no tiene la mayoría para encauzar esto y la tiene que construir con una oposición que todavía está tratando de encontrar su destino.

-¿Confía en que después de octubre se allane ese camino?
-Estoy convencido que sí, porque creo que hay una línea transversal que une a los distintos partidos, sobre todo a Cambiemos y algún sector del peronismo. A muchos dirigentes les pesan los fracasos del pasado y están dispuestos a aportar a una salida definitiva del país, y además sería inteligente de parte de ellos, porque si ves la edad promedio de los peronistas que pueden llegar a liderar dentro de tres, cuatro o cinco años su espacio, tendrían que pensar que este gobierno tiene que hacer las reformas profundas para dejarles un país mucho más ordenado, en sintonía con el mundo, y de esa manera alcanzar la alternancia futura después de cuatro u ocho años de Cambiemos.

- ¿Cree que habrá Macri 2019?
-Yo aspiro a que, más allá de Macri, Cambiemos pueda ser una bisagra en la historia argentina y generar un proceso de estabilidad, de crecimiento y progreso y desde un lugar no peronista que es el que hoy estamos compartiendo.

© 3Días

0 comentarios :

Publicar un comentario