sábado, 10 de junio de 2017

Manzur, Alperovich, Lousteau: mensajes cifrados en un laberinto de internas

Por Analía Argento

El peronismo es incorregible y pícaro. El gobernador de Tucumán y ex ministro de Salud de Cristina Kirchner, Juan Manzur, preparó un acto en homenaje a Martín Lousteau en calidad de ex embajador argentino en Washington y no sólo le agradeció en público las gestiones para la exportación de limones a Estados Unidos sino que llamó a votar por él en la Ciudad de Buenos Aires.

Así Manzur, el mismo al que Cambiemos había denunciado por fraude electoral en 2015 y que venía llevando una relación cordial con la Rosada, se inmiscuyó en todas las internas: en la de Cambiemos de la Capital, en la del peronismo porteño que busca la unidad para enfrentar a Elisa Carrió y a Lousteau y en la de la UCR local.

Nada es casual. Manzur, según voceros consultados por El Cronista, quiere jugar en la liga de gobernadores peronistas de forma independiente. La semana pasada, en Buenos Aires, se reunió con Lousteau y se solidarizó con su situación, impedido de competir en la interna de Cambiemos. En ese encuentro y lo invitó a visitar la provincia.

El jueves el ex embajador y precandidato a diputado nacional de ECO llegó al ‘Jardín de la Repùblica’ donde fue convidado con una íntima cena nada menos que en la casa de Manzur y nada menos que con José Alperovich, ex gobernador del PJ que supo operar para el kirchnerismo, entre los selectos invitados. Hoy por la mañana, en el Salón Blanco, Manzur reunió a todos los representantes del sector citrícola, los productores de limones, los sindicatos  y también los industriales.

“Despista”, es la evaluación de muchos. Porque además en el acto estuvo nada menos que Sergio Palazzo, secretario general de La Bancaria, que viajó a un plenario y olimpíadas de su gremio, hombre cercano al kirchnerismo y tal vez candidato (en su entorno dicen que su participación fue “sólo protocolar”).

Representa Palazzo a un gremio que a nivel local ha mantenido roces con Manzur, al punto que en campaña los peronistas los identificaban cercanos a José Cano, el candidato a gobernador de Cambiemos que hoy es titular del Plan Belgrano Norte. Algunos interpretan que Manzur se quiere colar por grieta del radicalismo tucumano, que como en el resto del país encuentra muchos dirigentes disconformes con el espacio y trato que les da el PRO para esta próxima campaña.

El mensaje es también para los gobernadores y especialmente para el peronismo de la Capital donde, sin presencia, Manzur acaba de hacerse notar.

La última actividad de Lousteau en Tucumán fue un almuerzo en una citrícola este viernes, parte del tour que le organizó la gobernación. “El país está en una situación mucho más delicada de lo que pensamos”, dijo Lousteau a los tucumanos, en tono de campaña anti macrista. Le devolvió la gentileza Manzur: “Los porteños deben darse cuenta que es una buena persona. Ojalá que lo voten”, pidió y lo calificó como “un gran amigo”.

© El Cronista

0 comentarios :

Publicar un comentario