domingo, 15 de enero de 2017

FOTOS / ¿TODAVÍA EXISTO SI NO ME VES?

Las fotografías de Francesca Woodman

Francesca Woodman: Prefiero morir joven dejando varias realizaciones...en vez
de ir borrando atropelladamente todas estas cosas delicadas".
Por Anitzel Díaz

Una mujer desnuda sentada en una silla. Sola, hermosa, triste. La pared y la puerta blancas. Un tapete, los pies escondidos. La mirada lejos. Las sombras descubiertas. Francesca Woodman sentada en su desasosiego. Su modelo preferida: ella. 

El papel donde quedó su alma: su espejo. La intensidad que es imposible ver sin que quemen los pliegues de la mirada.

Mi vida en este punto es como un sedimento muy viejo en una taza de café y preferiría morir joven dejando varias realizaciones… en vez de ir borrando atropelladamente todas estas cosas delicadas…
—F.W.

Francesca Woodman nos dejó su cuerpo donde sembró toda su desesperación. Refleja en la cámara el drama de una mujer hermosa, joven y sumamente creativa. Francesca sucia de barro, como un mueble más, convertida en sombra o en garabato. Gateando, sin cara, escondiéndose, transparente, frágil y fuerte; siempre mujer. Pero si ella estaba ante la cámara, ¿quién detenía el tiempo en la imagen? Ella misma, y los quince segundos que tenía para posar.

Gateando, sin cara, escondiéndose, transparente, frágil y fuerte; siempre mujer. Pero si ella estaba ante la cámara, ¿quién detenía el tiempo en la imagen? Ella misma, y los quince segundos que tenía para posar.

Tenía sólo 22 años cuando saltó al vacío desde su casa del Lower East en Manhattan, abandonando una vida corta, intensa y prolífica (más de 800 fotografías). Francesa Woodman vivió convencida de que tenía un destino. Criada entre Estados Unidos e Italia, hija de artistas (madre ceramista y escultora y padre pintor y fotógrafo), encontró desde pequeña en el arte un refugio. A los trece años comenzó a hacer fotografías de una intimidad tan fuera de lo común que al mirarlas sabemos todo de ella. ¿O nada? Francesca potentísima y terrible, duele, hiere, confronta.

Kathryn Hixon escribió en su ensayo Magia esencial (Zurich, 1992): “Las fotografías de Woodman no son deconstructivas, sino constructivas. Añade capas de reflexión y mímica dentro de la imagen para confundir el transparente registro de lo real”. Sus fotografías son de pequeño formato, rigurosamente en blanco y negro, y a veces borrosas. Se disuelven dentro del fondo escenográfico, a menudo bucólico y decadente. Juega a fusionarse en una cotidianeidad que no coincide nunca con el lugar que ocupa. En la obra de Francesca se percibe una ambigüedad, hurgaba en su mundo interno y se enfrentaba a la curiosidad que sentía por esa realidad siempre fragmentada. Hay una carga psicológica, turbia, en su trabajo, en el que conviven una frágil personalidad y un ego obsesivo. Niña poeta y ninfa.


© Revista Replicante / Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada