miércoles, 23 de noviembre de 2016

El Enano goza de buena salud

SIMETRÍAS, MANGA DE COPIONES FASCISTAS

Por Martín Risso Patrón
«Salta proyecta institucionalizar el arancelamiento de atención sanitaria para los bolivianos» [de la Información Pública]

Dicho y hecho

Anticipaba en mi despacho anterior las pasiones que despiertan las conductas, los dichos y actitudes de Donald Trump, en el entorno mundial de su país, que es todo el Planeta. Sobre las migraciones interfronterizas y de las otras, sobre las libertades civiles, sobre la Economía, sobre todas las cosas en realidad, mire vea. 

Destaco ahora que atentamente sigo la información continental y mundial, y detalles más o menos relevantes, a toda escala demográfica y política, las pasiones, como en una noche cualquiera del Bagdad de las Mil y una, las pasiones reptan entre los mortales que tienen un cacho de Poder, como el famoso Sultán que no pudo con Scheherazade, según se sabe al final de esas conocidas crónicas. Gobiernos nacionales, provinciales o como se llamen, y lo peor, hasta la primera República que son los municipios, salieron de pechito a sacarse la careta. Prohibiciones, prohibiciones, prohibiciones. El leit motiv de estas jornadas planetarias [a las que humildemente considero históricas, pero no el mejor de los sentidos] constituyen un muestrario crudelísimo [“demás cruel”, me acota la Vieja que ya anda culillando por aquí] es señalar como blanco, digo como target, para ponerme al día en el lenguaje gringo, a cuanto extranjero ande por la calle laburando o no, enfermo o no, esperando en los hospitales o no, yendo a la escuela, o no. En el caso de nuestra Salta, la niña más bella del norte, apuntando a los ciudadanos bolivianos, con sus familias, sean nacionalizados o no. Ya conté lo del gobierno misionero, jactancioso de ser un crisol de razas, lo que hizo con los paraguayos, hermanos guaraníes, aunque se rasquen con un marlo los gringos fascistoides que gobiernan la reina de la selva y el río. 

Lo mismo que hoy, el gobierno del señor feudal Urtubey, con su amanuense  ministro de Salud pública, el hijo de aquel inmigrante siciliano que supo tener su zapatería en la calle República de Siria, de la Linda, para honra y orgullo de su nacionalidad y la nuestra, el médico Rosario Roque Mascarello. El asunto es que Mascarello, especialista en Salud Pública y polifuncional empleado de los gobiernos provincial y municipal, “...se refirió a la situación de los inmigrantes en Salta y destacó que es necesario que los países se hagan cargo de los gastos que genera la atención de los ciudadanos”. Así reza la información en los portales noticias locales, como Informate Salta. Continúa el mencionado portal de noticias señalando que entre los argumentos del ministro se menciona el de que “...no se puede calcular a los pacientes que son inmigrantes ilegales, ya que no existen registros, por lo que disminuye la calidad médica. Además, afirma que le planteó a la Cancillería argentina para que se formulen acuerdos entre países para que “se sume un protocolo de compensación de los gastos que generan los extranjeros y la reciprocidad en cuanto a la atención de los argentinos”. Remató su argumentación con que, “en una oportunidad, el 45% de los pacientes de consultorios externos de Orán fueron ciudadanos bolivianos que muchos se hacían atender en el hospital y regresaban a su país, lo que atenta con los recursos de atención”.

Bueno, bueno, bueno. Ahora, después del triunfo de la propuesta discriminadora de Donald Trump para con los inmigrantes en EEUU, aquí en Salta hay que estar a tono, según  la burocracia del gobierno, porque resulta que hoy se descubre que casi la mitad de la atención médica en Orán es para bolivianos; también que la calidad de atención médica disminuye porque la presencia de bolivianos atenta contra los recursos de atención, etcétera. Todo, en un escenario tal que ni los argentinos salteños tenemos una atención sanitaria adecuada, porque el gobierno prioriza la máquina de generar burocracia mediante el empleo público, antes que presupuestar en serio sus servicios críticos, como Salud, Seguridad y Educación. Encima, les echan las culpas a los bolivianos.

Me permito recordar al señor ministro de Salud de Salta, que entre los propósitos, misiones y funciones del ministerio a su cargo, escritos por el gobierno local en su página web oficial hallamos: “Conducir y administrar los RR.HH., materiales y financieros asignados a su área, planificando, programando, normatizando y ejecutando acciones de promoción, prevención, recuperación, y rehabilitación de la salud de la población”. También leemos que su misión y función es: “Brindar cobertura sanitaria a toda la población de la población de la provincia [sic], a través de una estrategia de atención primaria de la salud”. Que se sepa, “población” es un término que en su contexto sociológico demográfico, abarca al total del conjunto de Personas que viven en un determinado territorio, sin clasificaciones, y sin exclusiones por supuesto.

En ningún párrafo de este documento público, se mencionada ni arancelamiento, ni selección de pacientes por su nacionalidad para arancelarle su atención médica, ni ítem presupuestario alguno que pueda ser vulnerado por la presencia de pacientes bolivianos. Presumo que ese despropósito de la propuesta de Mascarello no puede ser ley bajo ningún aspecto, y si lo fuera, quedará colgada la gallina de que sería idéntica a las leyes nazi-fascistas del hitleriato. Al respecto, el presidente de la Cámara de diputados de la provincia, Santiago Manuel Godoy, se manifestó en entrevista radial con el periodista Daniel Salmoral sumamente crítico contra la iniciativa, lo que destaco aquí como un aliviante signo de sensatez política.

El pintoresco empresario rural devenido político que se viste amarillo, Alfredo Olmedo, se alinea con esa propuesta, según el portal noticioso mencionado, al pretender argumentar que los inmigrantes puedan estudiar en las universidades y atenderse en los hospitales de Argentina, pero no de manera gratuita. Ahora, mejor pasemos a otra cosa.

Trump contra la prensa

En su primera entrevista de prensa con medios, el electo presidente del Norte, los tildó de mentirosos a los periodistas y medios presentes. Titulan los medios gráficos argentinos y toman la noticia también los televisivos: “Donald Trump organiza un encuentro con los medios y los trata de mentirosos - Citó a periodistas y ejecutivos de CNN, NBC, CBS y Fox a sus oficinas de la Trump Tower. Sorprendió por sus frases con una bronca sin precedentes”.

Su speech de entrada en escena en la reunión, fue este: “Entro en una habitación llena de mentirosos, son todos unos mentirosos”. Así se presentó Trump en una reunión privada con periodistas y directivos de los principales medios de comunicación estadounidenses, convocada por él. Ya venía con esta bronca desde la campaña preelectoral, cuando les espetó, frente mismo a Hillary C., que eran sus agentes [de Ella], de campaña.

En esa reunión arremetió contra la CNN, en la persona de su presidente Jeff Zucker: “Odio tu cadena de televisión, debería darles vergüenza, son todos unos mentirosos. No se salva ni uno solo de los periodistas de tu cadena”. Zucker pertenece a la colectividad judía estadounidense.

Sintomatología que se va afianzado ¿vio? Como si fuera hoy, recuerdo los doce años felizmente pasados a la historia que terminaron en 2015. Y por qué no buscar también la náusea intentando rememorar a los Göbbels y la Gestapo.

Marcos Peña contra la prensa

Para concluir, porque esto no da para más, hoy me entero también por la información pública, mi confidente, la que nutre mi pensamiento, que, al igual que lo intentado por el régimen anterior, al parecer el Jefe de gabinete de ministros de la República Argentina Marcos Peña Braun [39], andaría buscando un lugar adecuado para trasladar la Sala de Prensa de la Casa Rosada, histórico reducto de la noticia pública, como lo manda la CN. Como tal, cuenta este ámbito, con una característica que identifica claramente su función. El acceso visual a los pasillos por donde circulan los funcionarios. Eso no tiene precio, lo saben los periodistas que siempre podrán abordarlos para alguna entrevista al paso. ¿Será esto lo que molesta a los burócratas estatales de elite? CFK intentó hacerlo, pero parece que hay algún cerrojo legal que no se lo permitió. De modo que, señor Peña, dedíquese a sustentar la libertad de Prensa; no a perseguirla cerrándole sus legales y legítimos caminos en su ámbito, suyo, de acción. Porque entre otras cosas, primordialmente para eso, para respetar a los voceros que tiene la democracia, lo pusieron en su cargo quienes fueron electos para servir al Pueblo.

Finalmente

Ya que estamos, le comento Jefe Peña, que también se hizo público que Trump ha solicitado a Macri, se le habilite urgente la construcción de una Trump´s Tower en el trocén de BA.

Esto me confirma que el síntoma de la globalización en su peor esencia bananera, se aproxima. Digo ¿será esta Torre, la plataforma máxima de América latina para centralizar toda actividad lobbista [la que les encanta a ustedes, los gobernantes argentinos, por cierto] en el Continente moreno?

Hay varios funcionarios de Aranguren, en el ministerio de Energía, que fueron denunciados esta semana por Lilita Carrió, por incompatibilidad entre su función pública y sus andanzas empresarias particulares. Los lobbistas no se entregan; derrotados por el Pueblo a través de sus instituciones en el proclamado tarifazo, estos personajes no se rinden. ¿Será su cuartel general la TT próxima a construirse?

Si unimos esto con la primera parte de este despacho, podremos concluir con que ya nos están pelando para el horno, para rostizarnos debidamente con manzanas y zanahorias, cada cual en su lugar.

©www.agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada