lunes, 31 de octubre de 2016

CONCLUYE INDAGATORIA A CFK

La expresidenta realizó una exposición oral y no respondió preguntas. Ante la prensa, dijo que es una perseguida 
política.

Cristina Fernández de Kirchner al retirarse de los tribunales. (Foto: Télam)
Judiciales - La expresidenta declaró, durante más de dos horas, ante el juez federal Julián Ercolini en la causa en la que se le atribuye haber orquestado un plan para adjudicar obra pública al detenido empresario Lázaro Báez.

La declaración indagatoria de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, ante el juez federal Julián Ercolini, concluyó cerca de las 12:30, luego de realizar exposición oral sin responder preguntas.

Cristina Kirchner había llegado minutos después de las 10 a los tribunales federales de Comodoro Py para declarar ante Ercolini en la causa en la que se le atribuye haber orquestado un plan para adjudicar obra pública al detenido empresario Lázaro Báez, en medio de un operativo con más de 300 efectivos de seguridad y un doble vallado en el perímetro del edificio judicial.

La llegada de la exmandataria estuvo acompañada por la presencia de militantes y simpatizantes ubicados sobre la avenida Antártida Argentina, entre los que se pudieron ver banderas de La Cámpora, La Tupac Amaru, Nuevo Encuentro, Miles, Peronismo Militante y Martín Fierro, entre otras agrupaciones. También algunos gremios, entre ellos los judiciales porteños del Sitraju, ATE y el sindicato de obreros curtidores.

Entre los dirigentes que esperaron la llegada de la exmandataria estaban los diputados nacionales del Frente para la Victoria Héctor Recalde y Axel Kicillof; al exsecretario general de la Presidencia Oscar Parrilli; al titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky; y al intendente de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini. También se encontraban el dirigente de MILES, Luis D'Elía, y el extitular de la AFSCA, Martín Sabbatella.

“Formidable persecución política”

La expresidente Cristina Elisabet Kirchner presentó un escrito ante el juez Julián Ercolini, quien la había convocado para defenderse en la causa que investiga la adjudicación de obra pública al empresario Lázaro Báez.

Según informó en diálogo con los medios que la esperaban, en ese escrito solicitó la nulidad del dictamen de los fiscales que la imputaron como jefa de una asociación ilícita.

La exjefa de Estado aseguró que la acusación en su contra es "un disparate mayúsculo". "Es una maniobra de formidable de persecución política y hostigamiento mediático. No es original, lo vemos en Brasil con Lula y tiene como destinatarios a quienes representamos los procesos de inclusión social", agregó.

Y acusó: "Es una maniobra regional y del actual Gobierno que trata de tapar el desastre económico y social que hoy tiene la Argentina".

Informe: Télam y agencias

0 comentarios :

Publicar un comentario