domingo, 14 de agosto de 2016

Jaque mate / UN PAÍS SIN DIRIGENCIA

Por Martín Risso Patrón

«No den Quorum» 
[Jefe de la bancada Pro en Diputados]

Fuera de la virtualidad, democracia

En la sociedad organizada, y para que la convivencia transcurra en paz, la naturaleza de las cosas determina roles, papeles a realizar por lo individuos y sus grupos, en lo que sea, para que se cumpla lo prescripto naturalmente. 

El intelecto, la vocación, la palabra y los hechos indudablemente forman un sistema en el ser humano, de cuyo equilibrio depende que la cosa ande bien. En la democracia, que es la categoría más compleja que tiene una expresión de vida social humana, se sintetiza lo que se concibe como conducción hacia los fines de vivir mejor que impone la naturaleza humana. Ese concepto contiene la esencia de lo que somos, hacemos y aspiramos a ser y hacer: No desperdigarnos por ahí en un agujero negro existencial que sale a cazar Pokemones, con el agravante que es su sangre, la de esos bichos, construida de bits de sangre electrónica, los que envenenan al ser vivo-vivo real, que está fuera de la virtualidad. Pero eso es otro tema, Doña Clota, y si me permití este desliz pokemónico, ha sido por escucharla mascullar mateando sobre la tontera de sus nietos de andar de noche por esas plazas de dios y de los porros, chocando con las farolas y después amanecidos como vaca pitiada por el tren. De todas maneras, no viene mal para mis propósitos en este despacho; ¿sabe por qué? Sencillamente, porque en días nomás si seguimos así, usted no sabrá si sus nietos son o se hacen, pero que opas-opas, mentecatos de sangre azul, seguro que sí; y eso en la democracia se paga caro. Carísimo.

Crisis

La sociedad humana nunca será uniforme porque la Libertad impregna sus entrañas. De modo que cada quien es cada cual y así será siempre y cuando no decida ponerse al margen del acuerdo sustancial que se manifiesta en ese estado exquisito, digno de los dioses del Olimpo, con colores como los de las estampas de los curas con nubes y cielo azul y sol; o esas imágenes plácidas de la eternidad imaginada por los testigos jehovaenses y los que manejan muy bien la imaginación, porque ésta, como usted bien sabe Don Sencillo otorga poder. Igual que el conocimiento, el saber, la sensibilidad, y también como la prepotencia y la ignorancia que se apoyan en la mala leche. El poder es algo que en Democracia tiene mucho sentido, del bueno, del malo, y del peor.

En el país nuestro y amado, tenemos la República con sus instituciones, que la construimos todos los días, todos nosotros. También están nuestras queridas juntadas en clubes, asociaciones como esa entrañable de los jubilados donde usted baila bien pintada Doña Clota. Los sindicatos, como los albañiles, donde usted, Don Sencillo hace el asao cada muchas veces al año sólo pa festejar cualquier cosa siempre que sea de los máistros, los media cuchara o los aprendices... En fin, eterna sería la lista. Pero que cada cual de esas juntadas,  sea la que fuere, tiene su dirigencia; eso, posta.

Así es que, como la República las valora, les da consistencia en leyes, normas de conducta, a veces impuestos, y también premios. La Asociación del Fóbal Argentino, por ejemplo. O el sindicato de camineros o la CGT, o el Pro, o el FpV, la UCR, Peyegrini [sublime adoquinero], y los que, nacidos de un lao, deciden hacerse del otro con o sin cirugía, pero siguen siendo buenas personas. Todo en esta viña del señor, Doña, tiene organización; y como tal, exige dirigencia.

Pero resulta que dirigir, significa tener en claro dos cosas: Un objetivo, y el camino para lograrlo; también una conducta: actuar en función de todos, y no de sí mismo [el que dirige]. El que dirige, en una dimensión de su gestión, debe cumplir con el mandato que le fuera otorgado por aquellos a quienes dirige; claramente, entonces, también manda. Todo eso, desde el mismísimo presidente de la República, hasta la directora de la academia de zapateo donde luce su zarandeo usted cada tanto. Mandar es ejercer poder para dirigir. Por ejemplo, don Grondona, fallecido inocente, mandó a la AFA, más o menos unos 40 pirulos en los que hizo, deshizo, no hizo y todo fue un desquicio. Los que creían que era eterno, se equivocaron; y hoy, en que la oferta diaria es ver quién destapa la olla más grande o la más podrida, para ser objetivo, todo el paisanaje claramente se da cuenta que de dirigencia, nada; y el común dicho es: “Nada es como antes”; antes de qué, entonces, y ahí nos peleamos pa’ ver desde cuándo no tenemos dirigentes. A ver, aclaremos, de tener, tenemos dirigentes. Pero desde algún momento, los dirigentes no dirigen, limitándose a mandar, según su particular concepto del mando. En la política, en el deporte, en la cultura organizada, en el comercio, en las escuelas y ministerios; incluso en el mismísimo riñón republicano. Y salta la ficha: Dirigencia en crisis, en el país. Según la real academia, crisis indica, entre otros conceptos, una situación mala o difícil. Y así nomás es.

Perdemos casi todo en las olimpiadas que son un epígono del orden mundial; y lo que ganamos, no lo debemos a la dirigencia, como la pequeña gran médica o la ama de casa pesista de las pesadas, de 19 años, rosarina que cada cual a su modo entrena, una en un gimnasio mientras tiene que laburar en su profesión, y la otra, debajo de una tribuna de un sencillo club del rrioba, que le presta su espacio para entrenarse. Y lo demás que perdimos, se lo debemos a los dirigentes que no dirigen y que miran como majaderos memos desde su escondite tanto desastre.

De la política, ni hablar, mire vea. Espacios que ya no lo son y hoy derraman lagrimones por haber vendido el alma al busca que los buscó, como el PRS y la UCR en serio peligro de disolución doblada, todavía, pero no quebrada.

Intendentes, gobernadores, el mismo presidente que desde su poder partidario ordena: “Diputados, ordeno no dar quórum porque no nos conviene la mano”, cometiendo lo mismo, lo mismo, que hizo el Régimen de infeliz memoria hasta el año 15, y que el Pro denostaba; mayoría automática, escribanía, decían. Y hoy hacen lo mismo.

Salir de esto, pronto

Nos urge recuperar dirigentes que dirijan; felizmente la República tiene dirigencia para ordenarla vida social.

Por eso, Paisanos, en las próximas elecciones parlamentarias habrá que elegir diputados, senadores, ediles. Y eso no significa darle mayoría automática a nadie. Hacer que los números cierren para generar discusión, sana discusión parlamentaria nacional, provincial y vecinal.

El voto y el carné del club o el certificado con diploma incluido, otorgan autoridad, mando y poder. Entonces nos preguntemos quién es el pollo al que votamos en la República, en el club, en la asociación. Y si le vemos las patas a la sota, entonces sin irnos al mazo, solemnemente se las cortamos mediante el tallar y dar de nuevo con nuestra conciencia, que es la soberana, sobre la que asienta lo que les dije antes; asienta la Libertad, paisanos. Porque si hay algo que dignifica nuestro ser libre en Democracia, es que nuestro voto no tiene precio. Votar no nos convierte esclavos ni del dogma ni de la mentira, ni de las buenas intenciones. Nos convierte en esclavos de la Libertad; aunque suene paradójico.

© www.agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario