miércoles, 10 de agosto de 2016

APRUEBAN JUICIO POLÍTICO A ROUSSEFF

Por amplia mayoría, el Senado brasileño apoyó la apertura 
del impeachment contra la Presidenta.

Brasil - Mientras la atención de Brasil está centrada en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, tras una sesión de 16 horas y agitadísimos debates en Brasilia, el Senado aprobó este miércoles a la madrugada, y por amplia mayoría, la apertura del juicio político a la suspendida presidenta Dilma Rousseff, con lo cual el terreno ya queda listo para que a fin de este mes se decida si la mandataria, acusada de manipulación de las cuentas públicas, es destituida o no.

En la histórica sesión, que como manda la Constitución fue encabezada por el presidente del Supremo Tribunal Federal (STF), Ricardo Lewandowski, 59 senadores apoyaron el impeachment de Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), mientras que 21 votaron en contra. Para la aprobación de la moción en esta penúltima etapa era tan sólo necesaria una mayoría simple, por lo que el holgado margen que se obtuvo señala que son pocas las chances de que la mandataria sobreviva la votación final, en la cual se requiere de una mayoría calificada de dos tercios -54 votos- para que Rousseff sea definitivamente removida de su cargo.

En caso de que sea destituida, el presidente en ejercicio, Michel Temer, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), distanciado ex vicepresidente de Rousseff, permanecería al mando del Palacio del Planalto hasta el fin del actual mandato, que termina el 31 de diciembre de 2018. Rousseff, en tanto, quedaría inhabilitada para presentarse como candidata a cualquier cargo electivo por ocho años. Hasta ahora, en la historia de Brasil sólo un presidente fue destituido por el Congreso: Fernando Collor de Mello, en 1992, aunque prefirió renunciar la víspera antes de ser condenado. Igualmente, el Senado lo inhabilitó por ocho años, pero después de ese período él volvió al ruedo político y hasta el día de hoy es senador.

En medio de una aguda recesión y de una profunda crisis política generada por el impacto de las investigaciones acerca del esquema de corrupción en Petrobras, la Cámara de Diputados aprobó el 17 de abril iniciar el proceso de impeachment contra Rousseff, acusada de modificar leyes presupuestales sin autorización del Congreso para esconder el déficit público y aumentar el gasto en los últimos dos años, garantizándose así la reelección en 2014. El 12 de mayo, el Senado decidió su suspensión mientras se decidía si enfrentaría un juicio político. Ahora, con la aprobación del informe de la comisión especial de impeachment de la Cámara alta, el plenario del Senado tendrá en sus manos la decisión final: se espera que el debate y la votación que definirán el destino de la mandataria ocurra en dos semanas, entre el 23 y el 31 de agosto.

"Dilma Rousseff esta siendo condenada por el conjunto de su obra; ella sabía todo lo que estaba ocurriendo, ella es responsable de la violación de la Ley de Responsabilidad Fiscal", aseguró el jurista Miguel Reale Jr., abogado de la acusación.

"Este es un proceso viciado", acusó por su parte el senador petista Jorge Viana, quien acusó de "golpistas" a los ex aliados del PMDB ahora asociados a la principal fuerza de oposición al PT, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Aunque dentro de las filas del PT Rousseff ha quedado cada vez más aislada, el partido informó esta mañana que pretende denunciar el impeachment ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Esto fue un golpe parlamentario; estaremos gobernados por un presidente que no fue elegido, como es Temer", afirmó el senador Viana.

Informe: LN

0 comentarios :

Publicar un comentario