jueves, 21 de enero de 2016

EL GATO SIGUE PÁLIDO, PAISANOS

Por Martín Risso Patrón

Lo he dicho. Mala tos le siento al gato.

Por ahora, me dedico sólo al Candy, a charlar con mi tortugo El Toto y regar mis plantas; nada de tele, mucho menos de noticias y de vez en cuando, el facebú, donde los encuentro a ustedes.

Mala tos, mis amigos.

Comenzó la segunda temporada del mismo Culebrón [recargado]. Eso, sin contar el libreto escrito para hacer arder a Jujuy, con Ella presa en su propio feudo Alto Comedero [por dios] y Morales con la pelota llena de porquería en sus manos. Habrase visto. Debieran haberla soltado para que rinda cuentas al Pueblo, mire vea.

Ahora comenzó el protagonismo santafesino; una simiesca cuestión que llena las pantallas de TN vacías de material genuino con maquillados prófugos denunciadores, aparentemente asesinos.

Como al pasar, la orden de derribo de aviones con su blanco contenido; la señora Stolbizer, de borrada como estaba, protagonizando críticas adversas a una política de seguridad interior que, mal o bien, es una forma de querer hacer pata ancha. Sólo por protagonizar nomás. Por lo que es de algún aporte sano a la cuestión, niente.

¿Y Scioli? ¡Dándole la razón a la Anciana Estrella que almorzando monologa "dialogando"!

Con Larroque patoteando en los sagrados recintos de la República, esos mismos que tienen la gran cúpula, sí, allí donde impera el silencio que debiera ser sólo roto por el fervor puesto en la Voz del Pueblo materializada en las gargantas de sus mandatarios representantes. El patotero neomontonero Larroque, tomando por la fuerza un recinto con el justificativo de la "soberanía" que supuestamente se adjudica el espacio del régimen que como deshilachados jirones todavía campea porque felizmente la República aún se lo permite. Si esa violencia montonera no es un atentado al orden constitucional ¿qué será, pues?

Con la Niña de Buenos Aires que destituye a funcionarios heredados, supuestamente corruptos, los vuelve a designar y los vuelve a destituir.

Con la ventajita de la Capital de la República en lo de la participación federal que sigue mostrándonos el dedo medio o haciendo cazzo que es lo mismo...

Con la ciudad de Salta heredada hundiéndose en los baches y el gobierno provincial prácticamente en piloto automático con cheques sin piloto aterrizadores allá lejos en el tiempo en manos de oscuros Shylocks [aguante Shakespeare] que hacen la diferencia para el que quiera cobrarlos hoy, y el Gran Jefe Cara de Piedra ahora superministro diciendo "todo está bien".

¿Se entiende?

Las cosas que están sucediendo no pasan por que sí nomás.

El del cuchillo en los riñones sigue presionando. El saco del presionado, ya tiene un tajo por detrás.

Y el Pueblo, Paisanos, nosotros, los sencillos de a pata, discutiendo la estética de los billetes de 2 gambas. Que cuando nazcan valdrán lo mismo que un cuesco en un canasto.

Mala tos tiene el felino, Paisanada querida; y lo sostengo.

© Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario