sábado, 9 de enero de 2016

Ahora…la inflación

Por J. Valeriano Colque (*)
Mientras se conocieron las primeras estimaciones privadas sobre la inflación de diciembre–en un marco en que los próximos meses no habrá un número oficial por la “emergencia estadística” en el Indec–la noticia de que algunas petroleras comenzaron a subir un 6 % promedio el valor de los combustibles recalentó ayer las expectativas por la evolución de los precios tras la devaluación.

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren se reunió con las conducciones de YPF, Shell, Axion, Petrobras y Oil para acordar cómo trasladar los efectos de la devaluación (con una depreciación del orden del 25 % del peso) a los combustibles, dado que el barril del petróleo está fijado en dólares no sólo por contratos de las petroleras sino también por exigencias de las provincias hidrocarburíferas (entre ellas, Salta).

Allí se acordó–en cierta medida como se vino haciendo por dos años con Axel Kicillof–un aumento del 6 % promedio.

Las empresas acordaron no modificar precios en febrero a cambio de realizar otra subida en marzo, cuyo porcentaje no estaría definido.

La noticia importante es que Aranguren logró arrancarles una baja en el valor del crudo, que en Argentina está hasta hoy a valores de 77 dólares (el doble del valor internacional) para los crudos de Neuquén. Esa también había sido una concesión de Cristina Fernández a las petroleras y, sobre todo, a las provincias hidrocarburíferas.

Los valores del crudo bajarán 12 % (55 % para la variedad Escalante, de Chubut, y 67,5 % para la Medanito, de Neuquén). El Gobierno confía en que ese abaratamiento del crudo permita a la refinación mantener sedados los precios. De todos modos, esos valores seguirán estando muy por ¬encima de los precios internacionales.

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, sostuvo que el Gobierno prevé una inflación del “20 al 25” % este año y consideró que en la futura negociación paritaria, los gremios verán “dónde le aprieta el zapato y hasta qué punto puede arriesgar salarios a cambio de empleo”.

“Estoy preocupado por la inflación”, sostuvo Prat Gay y dijo que “aspiramos a que a lo largo del mandato de Macri la llevemos a un dígito”, reiteró el ministro.

“Arrancamos (con una inflación) cerca del 30 %, que es con lo que va a cerrar el año (2015), y en el 2016 apuntamos a una del 20 o 25 %. No sabemos cómo terminar algunos ajustes de precios del año anterior, ya que tenemos un arrastre que nos ensucia un poco la discusión”, sostuvo.

Cabe recordar que el ministro propuso que la discusión paritaria tenga como base de negociación la “inflación proyectada” para los próximos meses y “no la inflación pasada”.

No obstante, admitió que los acuerdos debieran estar “un poco por encima de la inflación proyectada” para que los salarios recuperen una parte de lo que han cedido en los últimos meses.

El funcionario lamentó nuevamente que la gestión de Cristina Fernández dispuso una “zona liberada” para que comercios o empresas ajustaran sus precios previo a la definición del balotaje del 22 de noviembre pasado.

“Nosotros nos vamos, aprovechen a subir todos los precios que quieran”, especuló Prat Gay respecto a las directivas expuestas al sector privado por parte de la anterior administración.

En ese sentido, habrá nuevas reuniones con empresas y gremios tendientes, por un lado, a renovar el esquema de Precios Cuidados–que vence el siete de enero–con una reducción de los productos alcanzados. Allí también se conversa sobre el pacto social que el Gobierno aspira a cerrar con cámaras empresarias y sindicatos a mediados de enero.

Diciembre: 3,7 %. En ese marco, la consultora Elypsis fue la primera privada en publicar su estimación de inflación para diciembre, que calculó en 3,7 %, uno de los registros más altos desde la anterior devaluación, con Kicillof en Economía, en 2014.

La variación de precios acumulada en el año llegó a 25,4 %, según la consultora.

“En diciembre se aceleran los precios con respecto al mes pasado”, destacó Elypsis, e indicó que de acuerdo con su relevamiento la inflación promedio en ese mes fue “3,7 %, ubicándose por encima del 2,1 % de noviembre”.

La consultora calculó que el mes deja para enero “un arrastre estadístico de 1,7 %, el más alto del año, y considerablemente mayor al 1,2 % que recibió de noviembre”.

“La inflación interanual se mostró al alza. Luego de cerrar el 2014 con una medición interanual de 36,7 %, entre diciembre de 2014 y diciembre de 2015 la inflación acumuló una suba de 25,4 %, frente al 23,1 % de noviembre”, señaló.

Carne baja en Liniers. No en mostradores. Aún no se nota en los mostradores de las carnicerías y en las góndolas de los supermercados, pero en ambas superficies los precios de los cortes vacunos deberían comenzar a reducirse.

Referencia. Esto es así si se tiene en cuenta que el precio de la hacienda en pie en el Mercado de Liniers se redujo 15,7 % desde el 17 de diciembre, día en que el Gobierno nacional anunció el fin del cepo cambiario. El precio promedio por kilo vivo para todas las categorías se ubicó ayer en 20,7 pesos, cuando hace dos semanas había llegado a 24,55 pesos.

Inestable. Los valores para la hacienda en pie habían subido anticipándose a la devaluación, suponiendo un tipo de cambio en torno a 15 pesos. Pero la estabilidad del dólar en 13 pesos hizo que finalmente los precios volvieran a reducirse, algo que debería trasladarse a los precios finales que pagan los consumidores.

(*) Economista

© Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario