domingo, 27 de marzo de 2022

Radiografía de la pelea Alberto-Cristina: la dura batalla subterránea que se desató en los ministerios


Por Martín Dinatale

Una batalla subterránea se libra en estos días en la Casa Rosada. Por debajo de la puja de poder entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner se libra puertas adentro una dura guerra en los ministerios, necretarías de Estado o entes autárquicos que ilustra claramente el paisaje actual del oficialismo: es decir, la radiografía cruel de un kirchnerismo combativo dispuesto a enfrentar a un albertismo que se defiende como puede.

El dilema que envuelve al oficialismo es doble. La batalla que libran el Presidente y su vice despierta por debajo de ellos una batalla que genera cierta parálisis de la gestión, el enfrentamiento entre facciones territoriales del Frente de Todos y trabas en el desarrollo de la administración pública.

Según pudo reconstruir El Cronista en diferentes dependencias estatales, la pelea de Alberto Fernández y Cristina Kirchner potenció las disputas de poder en los siguientes espacios de la Casa Rosada:

Cancillería

En el Ministerio de Relaciones Exteriores el canciller Santiago Cafiero libra una dura puja con el vicecanciller Pablo Tettamanti, quien responde a la Vicepresidenta. El esquema de poder de peso que allí tiene Cristina Kirchner también se percibe en el accionar de los embajadores que le responden como Sabino Vaca Narvaja (China), Eduardo Zuain (Rusia), Carlos Raimundi (OEA) y Luis Ilarregui (Cuba), entre otros.

Esta pelea de poder se cristalizó en los últimos días con definiciones cruciales de la Argentina en relación a la guerra desatada entre Rusia y Ucrania. Mientras que el canciller Cafiero por orden de Alberto Fernández cuestionó la invasión de Moscú en Ucrania, el vicecanciller Tettamanti emitía cables secretos contradictorios respaldando a Moscú y rechazando cualquier tipo de sanción contra Putin, una línea de acción diagramada por Cristina Kirchner.

El tema no es menor si se tiene en cuenta que la Argentina pone en juego su prestigio internacional ante las grandes potencias que acechan a Rusia como Estados Unidos, la Unión Europea o el Reino Unido. Además, Tettamanti maneja a su antojo los asensos y traslados de diplomáticos, lo que también despertó malestar en Cafiero.

Ministerio de Economía

La carta que se filtró del Secretario de Energía, el kirchnerista Daniel Martínez, alertando al ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre los posibles faltantes de gas en invierno para la Argentina por falta de presupuesto resulta ser apenas la punta de un iceberg profundo.

La batalla que libra Guzmán con el kirchnerismo es despiadada. La Vicepresidenta detesta al ministro de Economía por el manejo que hizo del acuerdo con el FMI y ya envió a varios emisarios a pedir su renuncia. Pero Alberto Fernández resistirá, por ahora, este embate. Fuentes de jerarquía de la Casa Rosada aseguraron a El Cronista que Guzmán sigue acorralado por los movimientos que hace el subsecretario de Energía, Federico Basualdo y el kirchnerismo no dejará que el ministro imponga el 40% de de aumento de tarifas por la quita de subsidios que prevé el acuerdo con el Fondo.

Desarrollo Social

En paralelo al reclamo de aperturas de nuevos planes sociales que hicieron en las últimas semanas los piqueteros críticos del gobierno, el ministro de Desarrollo Social,

Juan Zabaleta, despunta una batalla interna con el camporismo desplegado en su cartera por la secretaria de Políticas Alimentarias Laura Alonso y la subsecretaria de Articulación y Comunicación Comunitaria tiene como titular a Laura Grande.

Estas jóvenes cristinistas combaten una dura pulseada por el manejo de 1,2 millones de planes sociales. Zabaleta no está solo en esta pulseada. Lo acompañan el Secretario de la Economía Social y referente del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, y desde la Casa Rosada el secretario de Relaciones Parlamentarias, Fernando "Chino" Navarro, que también lidera el Movimiento Evita en el conurbano. "Tenemos miradas diferentes de la política", admitió ante El Cronista el dirigente de la CETEP, Gildo Onorato, cercano a Navarro.

Desde el Movimiento Evita se preguntan con picardía: "¿Qué culpa tiene el Movimiento Evita de ser como Boca Juniors: la mitad más uno?". Así, justifican que esa agrupación hoy retiene más de 60% de los programas sociales.

En medio de esta pelea aparece desde la provincia de Buenos Aires el ministro de Desarrollo Social, el camporista Andrés Larroque, quien también le recrimina a Zabaleta por el reparto "discriminatorio" de planes y escala en la pelea con una frase tajante: "el Presidente fue jefe de campaña de un espacio que sacó cuatro puntos", dijo.

Ministerio del Interior

El ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro trata de hacer equilibrios entre Alberto Fernández y su protectora política histórica, Cristina Kirchner. Pero no logra contener a las bases camporistas de su cartera que se disputan una fuerte batalla con intendentes y gobernadores alineados al peronismo ortodoxo.

No son pocos los gobernadores del PJ que se quejan por el reparto de fondos. La respuesta que dan los funcionarios de Interior es simple: el reparto especial de ATN se terminó con la pandemia, los subsidios al transporte y a la energía entraron en un "impase" por el acuerdo con el FMI y las cuentas provinciales están en orden, por lo que no hay motivos para hacer transferencias extraordinarias desde la Nación.

El ministro De Pedro cuenta con el apoyo incondicional del cristinista Axel Kicillof desde la provincia de Buenos Aires. Pero la liga de gobernadores del PJ reniega las explicaciones que dan en Interior ante el retaceo en el giro de fondos. Es el mismo grupo de mandatarios provinciales que protegen a Alberto Fernández de los embates del camporismo duro y le prometen apoyo en una eventual pelea por la reelección.

La puja cristinismo versus albertismo en el Ministerio del Interior excede todo tipo de fornteras. Sino habrá que preguntar al gobernador de Jujuy, el radical Gerardo Morales, que la semana pasada visitó a los funcionarios del Ministerio del Interior en nombre del Foro de Intendentes de la UCR que nuclea a 415 jefes comunales de todo el país. El mandatario radical fue a pedir que se destraben fondos para las intendencias y se aceleren convenios. No les pudo arrancar demasiado y salió espantado del encuentro. "La interna de Alberto y Cristina paraliza toda la gestión", dijo a sus allegados.

Vivienda y Obra Pública

Los Ministerios de Obras Públicas y Vivienda de Gabriel Katopodis y Jorge Ferraresi, respectivamente, también son dos ollas en ebullición por la pelea de Cristina y Alberto.

La liga pequeña de intendentes del PJ bonaerense que responden a Máximo Kirchner se quejan por el reparto de planes de vivienda o de obras que no les llegan. Del otro lado hay un sector de jefes comunales que salió públicamente a pedir que haya unidad en el Frente de Todos y que se terminen las disputas entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

En un rapto de sincericidio político el mismo Katopodis describió crudamente lo que se está viviendo puertas adentro y el peligro que eso conlleva: "Tenemos la responsabilidad de conducir al conjunto, no nos van a perdonar que no estemos a la altura. Cuando se cuente que estuvimos casi al borde de una guerra mundial, si se escribe que la dirigencia del Frente de Todos estuvo disputándose en cuestiones internas, bueno, la verdad es que nos van a cagar a palos todos los argentinos", dijo.

Producción en guerra

El ministro de la Producción, Matías Kulfas y el cristinista Roberto Feletti a cargo de la Secretaría de Comercio Interior no le escapan a esta guerra subterránea. Ambos se disputan por visiones contrapuestas sobre los mecanismos para encarar la inflación. Feletti va a fondo con un mayor intervencionismo estatal y Kulfas prefiere un esquema más moderado.

Kulfas ya había adelantado su postura sobre el tema retenciones para frenar la inflación. "El esquema más tradicional es aumentar los derechos de exportación y un alternativo es crear fideicomisos de subsidio cruzado", dijo. Finalmente imperó la fórmula de Feletti.

En su reciente visita a Estados Unidos Kulfas tuvo que justificar muchas de las medidas de control estatal al sector privado ante un grupo de empresarios del Consejo de las Américas y la Cámara de Comercio de Estados Unidos (AmCham). "Los controles de precios o mecanismos de precios cuidados son instrumentos de auxilio de aplicación transitoria", dijo en lo que se interpretó como una llamada de advertencia directa para Feletti.

© El Cronista

0 comentarios :

Publicar un comentario