martes, 2 de junio de 2020

CONFIRMAN IDENTIDAD DEL POLICÍA QUE MATÓ A LUIS ESPINOZA

Se agrava la situación procesal de los otros oficiales 
detenidos por el crimen del peón rural tucumano, cuyo 
cadáver arrojaron en Catamarca

Luis Espinoza, el peón rural tucumano que fue asesinado de un balazo el 15 de mayo.
Tucumán - El crimen de Luis Espinoza, un trabajador rural de la provincia de Tucumán, padre de seis hijos, conmocionó a todo el país. Es que el hombre, de 31 años, desapareció tras quedar en el medio de un operativo policial y tras varios días, su cuerpo, fue hallado envuelto en bolsas en un barranco en la provincia de Catamarca.
Por su muerte, fueron detenidos 8 policías que participaron en un operativo por carreras de caballo.

“Se conocieron los resultados del peritaje que realizó el Laboratorio de Criminalística del Equipo Científico para identificar la bala que se halló en uno de los omóplatos de Luis Espinoza y que le quitó la vida: salió de un arma reglamentaria”, informó la abogada de la familia, Cinthia Campos.

La abogada, en dialogo con primerafuente, confirmó que el arma utilizada “es una 9 MM, pertenece al oficial José Morales y fue secuestrada en el marco de la causa. En estos días esperamos también los resultados del peritaje que se realizó a una camioneta Chevrolet que pertenece a un primo de uno de los policías involucrados".

Es importante señalar, que Morales se encuentra detenido junto al subcomisario Rubén Montenegro, el oficial José Morales, los sargentos René Ardiles y Víctor Salinas; los cabos Claudio Zelaya, José Paz y Miriam González; el agente Esteban Rojas González, el vigilador comunal Sergio Santillán y otro civil, que es hermano de uno de los efectivos”.

La fiscal sostiene que el hombre fue asesinado y que luego su cuerpo fue trasladado hasta la comisaría de Monteagudo y, finalmente, descartado en Catamarca a 200 metros del límite con Tucumán.

La Justicia cambiará la imputación de los ocho policías detenidos por el crimen. Así, la fiscalía del caso pedirá que se los enjuicie por un delito que puede suponer la pena máxima de prisión perpetua.

La fiscal Mónica García de Targa calificará la imputación contra los ocho policías como homicidio doblemente agravado, artículo 80 del Código Penal, inciso 6 e inciso 9.

“Se les cambiará la imputación en las próximas horas. Todos tendrán la misma. El inciso 6 detalla que se agrava la causa cuando hay una pluralidad de intervinientes o más de una persona en el hecho. El inciso 9 tipifica la conducta cuando los imputados fueren funcionarios públicos, en este caso funcionarios policiales”, explicó la abogada de la familia Espinoza, Cinthia Campos.

A su vez, el próximo jueves vencerá el período de prisión preventiva de los ocho policías y de los dos civiles detenidos por el crimen de Espinoza. La fiscal podrá solicitar una extensión de la misma, que se podría prolongar hasta la celebración de un juicio oral.

La pericia balística confirmó que el proyectil que mató a Espinoza en un campo de la zona El Melcho salió de un arma modelo Jericho calibre 9 milímetros que pertenecía al oficial auxiliar José Morales. Ese modelo y marca son nuevos entre las fuerzas de seguridad de Tucumán y su uso fue permitido solo para aquellos efectivos con rango de oficiales.

En tanto, la autopsia realizada sobre el cuerpo de Luis Espinoza permitió confirmar que el peón rural de 31 años murió en el mismo lugar donde fue baleado y apenas unos minutos después del ataque.

“Se pudo concluir que el proyectil que impactó en el cuerpo, lesionó la aorta torácica, produjo una herida afectando el lóbulo del pulmón izquierdo, generando una hemorragia masiva que evolucionó hacia el shock hipovolémico. Fue un traumatismo de tórax grave, producto del impacto de un proyectil de arma de fuego”, confirmó la abogada Campos.

Los peritos forenses comprobaron que el cuerpo de Espinoza pesaba unos 120 kilos y medía 1,83 metros al momento del análisis, por lo que se permite estimar la dificultad y la necesidad de varias personas para poder trasladar el cuerpo, hasta su aparición en un acantilado de Catamarca.

De los seis vehículos secuestrados en la causa, ya fueron peritados cinco. Hasta el momento, ninguno de ellos registró evidencia de sangre o muestras de ADN de la víctima. Solo resta por analizar la camioneta Chevrolet Silverado roja, señalada por los dos policías que se quebraron en su declaración como el vehículo utilizado para recorrer los más de 80 kilómetros y deshacerse del cuerpo en otra provincia.

Por ende, se estima que ese fue el único vehículo que se utilizó para realizar el operativo que condujo al crimen y para trasladar al fallecido Espinoza después del asesinato.

“La camioneta pertenece al primo del policía Esteban González Rojas, un aspirante a la fuerza policial llamado Álvaro González, de 19 años. Él también se encuentra detenido, pero su imputación será por el delito de encubrimiento”, afirmó la abogada Campos.

En las primeras horas del martes se les tomaron nuevas declaraciones al subcomisario de Monteagudo Rubén Montenegro, señalado como el ideólogo del intento de desaparición del cuerpo, y el propio oficial auxiliar José Morales. Al momento de la publicación de esta historia, se encontraba declarando el sargento primero René Ardiles.

Informe: Primera Fuente (Tucumán) e Infobae

0 comentarios :

Publicar un comentario