domingo, 21 de julio de 2019

Iglesia(s) y género(s)

Por Carlos Gabetta (*)
Esta columna podría titularse Religión(es)y género(s), pero las religiones no están hoy tan en cuestión como sus instituciones, que les impiden beber de sus verdaderas fuentes para adaptarse a la evolución civilizatoria. En el Occidente cristiano, es hoy el caso en asuntos relativos a la igualdad de género: el derecho al aborto, la preeminencia masculina y la violencia que engendra y permite o tolera; el reconocimiento de la diversidad sexual. En fin, esas y tantas otras cosas.

La religión es un dato de todos los tiempos; antropológico. Un asunto personal, espiritual y al cabo cultural, ya que deviene social y político. En tanto fenómeno social, repercute en la vida comunitaria; mientras que allí donde se organiza como autoridad, deviene actor político. En tiempos monárquicos, por no ir más atrás, las instituciones religiosas integraban el poder político a tiempo y responsabilidad completos. En tiempos republicanos, se limitan a influir en el poder político desde su amplia influencia social; cuando no son parte del Estado, como entre nosotros.

En el caso de la Iglesia Católica, “desde que sobrevivió al Imperio Romano pasó por todas e hizo de todo. Los Papas sedujeron o sometieron a millones, comandaron ejércitos, provocaron masacres, quemaron herejes, se envenenaron entre ellos, se amancebaron, tuvieron hijos y amantes. Acumularon fortunas en todas las épocas y sistemas: con la esclavitud, la servidumbre, el capitalismo monárquico y el republicano; el colonial y el imperialista. La Iglesia Católica se enfangó en las miserias y violencias de cada época, y de cada una ha salido, hasta hoy, fortalecida. Es el mejor surfer de la historia de Occidente” (esta columna, en Perfil, 3/3/13). Con las variantes del caso, así es la historia de todas las religiones, que incluye sangrientas guerras entre ellas.

Esta larga y supersintética introducción viene a cuento porque aunque todas, cristianas, islámicas o judías, para citar las más importantes, sufren los mismos cuestionamientos respecto de la evolución civilizatoria, no todas han perdido tanto poder político y social como la católica.

Todo indica que la Iglesia Católica ya no surfea tan bien en la historia; no al menos en este momento. Los datos son abrumadores, pero la “crisis de fieles y vocaciones”, que hace que la Iglesia carezca de “personal” en el mundo para sus funciones, es el más elocuente.

En tiempos de crisis estructural capitalista y desconcierto político de las izquierdas, el cuestionamiento, las luchas, se expresan social, culturalmente, hasta devenir políticas. Es el caso de las luchas por la igualdad absoluta de género y el reconocimiento de su diversidad, que hoy constituyen el cuestionamiento más fuerte que sufren las religiones. Hasta crece en el mundo islámico; el más cerrado en este punto. Pero en el Occidente republicano, la Iglesia Católica es la que peor surfea este momento de la historia, ya que evangélicos y judíos al menos conservan, si no aumentan, su poder político.

Imposible resumir aquí los datos, pero el último es la decisión de varios países, entre ellos Estados Unidos, Australia y Chile, “de obligar al sacerdote a denunciar a los curas abusadores que admiten su crimen en el confesionario”. (Clarín, 7/7/19). La Iglesia, por supuesto, se niega a aceptarlo. Pero es un asunto de lógica: ¿significa que el ego te absolvo autoriza a proseguir en delito? Para la lógica republicana, el confesor resulta, pura y simplemente, un encubridor.

El tema da para mucho más y mejor que esta columna; tanto como para preguntarse por la apatía del feminismo, con las excepciones del caso, ante los millares de casos de pedofilia y violaciones en la Iglesia; o su resistencia al cambio. “El Vaticano no quiere dialogar sobre género: un reciente documento (…) elude las investigaciones científicas sobre sexualidad”. (El País, 7/7/19).

En fin; tema para otra(s) nota(s).

(*) Periodista y escritor

© Perfil.com

0 comentarios :

Publicar un comentario