viernes, 18 de mayo de 2018

"ES UNA TOMA DE CONCIENCIA INSTITUCIONAL”

Los obispos chilenos renunciaron masivamente por los 
graves casos de abuso sexual por parte de sacerdotes.

Tras la reunión con el papa Francisco, los obispos chilenos renunciaron masivamente
por los casos de abusos sexuales por parte de sacerdotes de Chile.
Chile - "Es un hito histórico e inédito que una Conferencia Episcopal completa renuncie", empieza diciendo Alejandro Álvarez, abogado canonista y vocero de Voces Católicas, para expresar su reacción a la decisión de todos los obispos en ejercicio de poner su cargo a disposición del Papa Francisco, luego del encuentro que sostuvieron con él en Roma.

"El gesto es fundamentalmente asumir la responsabilidad colectiva que le cabe a los obispos en los abusos que han ocurrido en Chile, de la que ha hablado el Papa. La renuncia precisamente se hace cargo de la responsabilidad que todos los obispos tienen sobre la Iglesia", explica Álvarez. Desde ese punto de vista, asegura, le parece "un gesto muy potente que renuncien todos, sin distinción".

Su apreciación se parece a la de teólogos, quienes además señalan que el tratamiento por parte del Pontífice del caso chileno ha sido "paradigmático", porque "no sólo se ha tratado de abusos sexuales, sino de reiterados y sistemáticos abusos de poder religioso, traducidos en abusos de conciencia".

Así lo piensa Sandra Arenas, académica de la Facultad de Teología de la U. Católica. "Todo este proceso no hace más que reflejar y devolver, como un espejo, la realidad de la iglesia chilena, que tiene un modelo que ha hecho aguas por todos lados", señala.

Arenas destaca el rol que jugó la carta enviada por el Francisco a los obispos al inicio del encuentro. "Ayudado por los informes de Scicluna, él hace un excelente diagnóstico de lo que pasa, de los delitos que se han cometido durante procesos jurídico eclesiásticos viciados", afirma la teóloga.

"En el fondo, cristaliza todo en un espejo donde el Papa pone el rostro de la Conferencia Episcopal completa. Es como si les dijera: Han sido incapaces de verlo y de hacerse cargo, y la irresponsabilidad es de muchos de ustedes", añade.

Para ella, el gesto es "algo mínimo que se podía esperar", ya que "si lo analogamos al mundo civil, es algo que en una empresa se hubiera pedido hace mucho rato". Sin embargo, destaca el carácter corporativo de la decisión. "Hay obispos nuevos que no tienen mucho que ver, pero como se trataba de una decisión colegiada, respondieron en la forma que ameritaba la circunstancia".

"Sentido de gravedad"

La doctora en Teología Moral, Claudia Leal, cree que uno de los objetivos más importantes de la instancia de encuentro era que "el Pontífice lograra traspasar su sentido de gravedad del asunto a los obispos chilenos que, durante los últimos años, no habían acusado recibo".

"Esto pasa a ser histórico, porque efectivamente expresa una toma de conciencia institucional acerca de la gravedad y el peso de los abusos de conciencia, poder y sexuales", expone la también académica de Teología UC.

Es, además, el primer caso emblemático que le toca resolver a Francisco. "Va a ser un aspecto sumamente relevante de su Pontificado", añade Leal. Sin embargo, advierte que con la renuncia de los obispos no termina un proceso, sino que se inicia. "La persona que llegue a ocupar la sede episcopal que quede vacante va a ser la encargada de llevar un proceso de maduración institucional muy profundo", concluye.

Informe: Emol.com

0 comentarios :

Publicar un comentario