lunes, 20 de febrero de 2017

SIN DEFINICIÓN EN ECUADOR

Con el 87,8% de votos escrutados, el oficialista Lenín Moreno obtiene el 39,09% pero no le alcanza para consagrarse 
en primera vuelta.

Lenín Moreno (izq.) y Guillermo Lasso definirían las presidenciales ecuatorianas
en la segunda vuelta, de confirmarse los resultados actuales.
Ecuador - De acuerdo al conteo publicado en la página web del CNE, con el 87,8% de mesas escrutadas, el oficialista Lenín Moreno logró el 39,09% de los votos frente al opositor Guillermo Lasso obtuvo el 28,28%. En tercer puesto se ubica Cynthia Viteri, con el 16,36% de los votos. Los cuatro candidatos restantes aún cuentan con menos del 10% de los votos.

El cuarto lugar lo tiene Paco Moncayo con el 6,88%, seguido por Abdalá ‘Dalo’ Bucaram que alcanzó los 4,70%. Los resultados finalizan con los presidenciables Iván Espinel 3,23%, Washington Pesántez 0,77% y Patricio Zuquilanda que logró el 0,75%.

Guillermo Lasso llamó a construir una mesa por la gobernabilidad de Ecuador, tras conocer los resultados oficiales. Por su parte Cinthia Viteri anunció su apoyo a la candidatura de Guillermo Lasso y que no participara en ningún futuro gobierno.

Para que no hubiera habido segunda vuelta del 2 de abril, el más votado habría debido obtener, al menos, el 40 por ciento con una ventaja de 10 puntos porcentuales sobre su rival más cercano.

Más temprano, tres encuestas a boca de urna también le daban la ventaja a Moreno y una de ellas lo declaraba ganador en primera vuelta.

“A esta revolución no la para nada ni nadie”, dijo Moreno, acompañado de Correa y de un puñado de seguidores tras escuchar los datos de las encuestas. “Hemos ganado estas elecciones en justa lid”.

El nuevo presidente de Ecuador, que gobernará desde el 24 de mayo por un periodo de cuatro años, tendrá un difícil camino que recorrer para crear empleos, afrontar un abultado endeudamiento y sostener millonarios planes sociales acumulados durante una década de gobierno socialista de Correa.

El candidato oficialista, ex vicepresidente entre 2007 y 2013, convenció a sus seguidores con la promesa de continuar el proyecto político de Correa centrado en programas sociales, participación activa del Estado en la economía y una mejor distribución de la riqueza.

Una eventual victoria de Moreno, mantendría a Ecuador como uno de los pocos países de Latinoamérica que continúa en la senda socialista, luego de que el movimiento sufriera reveses el año pasado en Brasil, Argentina y Perú.

Los escándalos que salpican a funcionarios cercanos a Correa, en una trama corrupta de la estatal Petroecuador y una red de sobornos de la brasileña Odebrecht, le habrían restado puntos a Moreno.

El propio Lasso pidió calma a sus seguidores y los conminó a esperar los resultados del Consejo Nacional Electoral (CNE).

“El pueblo ecuatoriano quiere un cambio. De eso no cabe duda. En la segunda vuelta electoral todos nos uniremos”, dijo el candidato opositor en su natal Guayaquil.

Lasso, de 61 años, pidió a los otros seis candidatos opositores unirse para una eventual segunda vuelta, buscando ponerle fin a una década de Gobierno izquierdista, el más largo y estable de la historia reciente de Ecuador.

El ex presidente del Banco Guayaquil encarna el descontento de una parte de los ecuatorianos con las políticas socialistas de Correa y su estilo confrontacional, así como el manejo de la economía dolarizada fuertemente golpeada por la caída de los precios del crudo.

Lasso centró su oferta electoral en la creación de empleos, reducción de impuestos, mayor inversión extranjera y la convocatoria a una consulta popular para reformar la Constitución del 2008.

Informe: Agencias

0 comentarios :

Publicar un comentario