viernes, 15 de julio de 2016

Doña Clota, escandalizada / EN PATAS Y A LOS GRITOS

Por Martín Risso Patrón
« [...] andando en patas y en remera dentro de la casa gastan más energía  [...]» [Presidente de la República Mauricio Macri]

La Vieja, que estalla

“Mire vea, don Profe, cuimba que yo vi’a andá en patas y en remera en mi casa de lata con el frío que hace y ni pensar en la garrafa. Eso vi en la tele, en las propagandas, las chinitas y los changos revolcándose a las carcajadas mientras toman un vino y cantan en inglé... Esos andan en patas y en calzones en medio de la casa..., claro, en esos departamentos a todo gas...” 

Cuatro veces dijo una verdad Doña Clota: Su casa de lata, que es la de muchos argentinos pobres; las publicidades televisivas y señaladoras de un bienestar de pocos que gastan mucho consumiendo todo a costa de los pobres, el frío atroz de la pobreza y el frío de la soberbia.

Ese el argumento del Ingeniero para achacar los males a la gente, andar en pata y en remera. Para colmo, Morales Solá, como un corifeo al pedo, espetó en su columna en TN: “Debiera haber tarifas de gas diferenciadas entre norte y sur del país, porque en el norte hace mucho calor, etcétera”, por lo que se supone que en nuestra comarca productora del fluido, pagaríamos más porque gastamos menos.

Esto tiene ya carácter de esperpento

El relato que se está armando me recuerda a esas entrañables letras de Ramón del Valle-Inclán, en las cuales sus lectores somos el espejo cóncavo en el que se deforma la realidad, superando a la farsa. Un esperpento, hoy, vivir en la Argentina.

Nos espetan desde el gobierno administrador del Estado, a todo el paisanaje, que nos gusta andar en patas y con remera mientras gastamos gas y electricidad para calentarnos. Eso nos dijo el ingeniero presidente de la República, Mauricio Macri. A ver si puedo explicarme esto, como parte del esperpento en el que no se sabe muy bien quién es la estrella, y quiénes los comparsas. Y digo.

Ciudadano Macri, creo que usted le ha chingado al destinatario de su discurso. Le comento que eso de “andar en pata y en remera”, tiene usted razón, pero a medias; venga por Salta la Linda donde está su vasallo Urtubey, y verifique que ese es el look de los marginados hermanos indígenas del norte, y los chicos que aún así van a las Escuelas en nuestros barrios de cualquier ciudad y el campo. Su propia subsecretaria de Hábitat Marina Klemensiewicz, lo dijo: “Estoy muy triste por lo que vi...” al volver a la City después de visitar Dragones, población profunda en el Chaco salteño. Pregunte a las maestras que, con frío, enseñan en esas inhóspitas escuelas del gobierno, que no tienen calefacción. Ahorran energía. Me parece que los que andan en pata y remera gastando energía son los cholulos que salen por TV, de esos que hacen publicidad de vinos y cosas suntuarias imponiendo un “look casual”, o los descastados de Gran Hermano; no el pueblo que vive como Doña Clota en una casa de chapas, bien helada en invierno, bien caliente en verano, apenas abrigados con una remera la Vieja, y su familia en pata con un brasero que también los intoxica cuando hace frío. Claro, usted viene sólo a caretear en Salta junto a su virrey. Usted, sus ministros y su propia claque. El Pueblo se está hartando.

Deje las malas compañías, don Macri

Despida a los Aranguren de sus despachos y ponga gente socialmente sensible, capacitada técnicamente, y también no corrupta como lo son los lobbistas que viven de la corruptela. Le aseguro que así recuperará la credibilidad con que inició su gestión, y que la pierde de a minutos.

Por favor, escuche al Pueblo. Tiene que deshacerse urgente de las mochilas que ha elegido usted para su gestión. Reconozco que Vd. no siente el peso de tales cargas. Nosotros, el Pueblo, sí. Despida a Aranguren y su séquito de siervos del Capitalismo que se regodean apaleándonos en la economía doméstica. Si no lo hace, la lógica más elemental nos enseña que usted también es servil al Capitalismo. Desleal para con el Pueblo de parte suya de usted será despedirlo al CEO Aranguren, accionista y directivo de la Concha [no se escandalice Doña, sólo traduje Shell al castellano] después que ha hecho el inmundo trabajo de dejar gente en la calle, familias con frío y sin poder calentar sus alimentos. Hágalo ya mismo, porque este hombre está cebado. Le gusta que el paisanaje ande en pata y a los gritos.

© www.agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario