viernes, 14 de agosto de 2015

El mal PASO de Margarita y Hermes

Por Ana Gerschenson
Desconcierto, rabia, pase de facturas y autocrítica: el frente Progresistas todavía no entiende que pasó en las PASO. Y es que los dos referentes del espacio, Hermes Binner en Santa Fe, y Margarita Stolbizer a nivel nacional, tuvieron una performance olvidable el domingo pasado.

Stolbizer arañó un 3,51% de votos a nivel nacional, y estuvo a punto de perder con el candidato de la izquierda, Nicolás del Caño (3.31%). Y peor le fue a Binner, quien salió cuarto en el recuento, como candidato a senador por Santa Fe.

En el frente Progresistas, que armó Margarita, todo es debate y autocrítica. La diputada por GEN repitió en los últimos dos años que no quería ser candidata en estos comicios, ni siquiera para la gobernación de Buenos Aires, su distrito.

Pero el santafesino decidió en marzo no competir en las presidenciales, y "le tiró la candidatura presidencial por la cabeza" a Stolbizer, se quejan hoy, con los números puestos, en Progresistas.

Margarita armó un plan presidencial apurado, aunque consistente, pero se concentró en demostrar que era una candidata decente. Fue un error.

La debacle es más profunda. Comenzó con el fracaso de UNEN, justamente una agrupación que pretendía concentrar a los referentes del progresismo nacional para competir en estas elecciones. Pero lo egos pudieron más que la construcción política. Binner, Stolbizer, Elisa Carrió, Pino Solanas y Ernesto Sanz, entre otros, comenzaron ya peleando por los lugares en la foto de presentación del Frente. La ruptura fue inevitable. También la decepción de sus votantes.

Así las cosas, con el radicalismo y "Lilita" asociados con Mauricio Macri, un sector grueso del progresismo decidió por Cambiemos en las PASO del domingo. Es la primera lectura que hacen en GEN, el partido de Stolbizer.

"El histórico votante progresista evolucionó a un lugar donde creía que había competitividad. Macri terminó siendo el emergente competitivo de lo que era UNEN", analiza, con cierta resignación, el director de AFSCA y "margarito" Gerardo Milman, ante una pregunta de 3Días.

En el equipo de Stolbizer abundan las reuniones de análisis de lo que pasó, pero sobre todo, de cómo encarar las elecciones de octubre, cómo hacer para reconquistar al electorado de centro izquierda sin morir en el intento. "No va a replantear su discurso, va a seguir diciendo lo que piensa", adelantó uno de sus colaboradores más estrechos.

La postura ya generó críticas internas. "La gente sabe que Margarita es una candidata decente, pero también tiene que hablar de otras cosas, de republicanismo", sugieren en el Frente. Todos coinciden que, como están las cosas, la única opción es apuntalar a los legisladores de Progresistas con opciones de ingresar al Congreso. Son tres los distritos en los que la agrupación tiene chances: Buenos Aires, con 4,33%; la Ciudad de Buenos Aires, en donde ganó la interna Victoria Donda, y en Santa Fe.

En Santa Fe, Binner fue con boleta corta. "Dijo que Margarita era su heredera y después no llevó su boleta presidencial por los acuerdos provinciales del socialismo con la UCR", se quejan los margaritos. Al socialista le costó muy caro la indefinición, no ganó siquiera en Rosario, su ciudad.

La depresión de Stolbizer son los números tan bajos. En Buenos Aires, su provincia, cosechó el 4,36% de los votos. Lejos del 11,68% que obtuvo en 2011 como candidata a gobernadora. Y en territorio porteño, que ha sabido abonar los espacios de centro izquierda, sacó 6,75% de votos, la mitad que el FR de Sergio Massa.

En Progresistas hay quien cree que Margarita debería hacer un gesto, ya que sus posibilidades de alcanzar la Presidencia son remotas. "Debería hacer campaña por sus legisladores, pedir a los votantes de centroizquierda que corten boleta, pero que apoyen a los candidatos que pueden llegar al Congreso", confesó un armador del espacio. Pero no es lo que Margarita está pensando hoy. "No hay que autoflagelarse. Vamos a ser menos guerreros y más positivos", aseguran en el entorno de Stolbizer. Muy a tono con los dos candidatos que salieron primeros. El "con fuerza y con esperanza" de Daniel Scioli, y el "vamos juntos a la felicidad" de Mauricio Macri. El progresismo no está de moda en estas elecciones. La "buena energía", sí.

© 3D

0 comentarios :

Publicar un comentario